Colón
Lunes 12 de Septiembre de 2016

¿Etapa de cambios?

El arribo de Diego Mayora al plantel genera el interrogante respecto al esquema que elegirá Paolo Montero, teniendo en cuenta que hasta aquí utilizó el 4-2-3-1. Pero si se da el ingreso del peruano, no habría que descartar que modifique el sistema para jugar con dos delanteros

Durante todos los partidos de pretemporada y los dos encuentros por el campeonato Paolo Montero se inclinó por el 4-2-3-1 como esquema predilecto. Sin embargo, la llegada de Diego Mayora (arribó este lunes a Santa Fe) abre un interrogante respecto a lo que será el sistema táctico a partir de ahora en función de que el peruano es un referente de área y en esa posición venía desempeñándose Ismael Blanco, que obviamente es elemento titular para el entrenador.

En consecuencia se plantea la duda sobre lo que hará el cuerpo técnico a partir de la próxima fecha y más si se tiene en cuenta que Colón estará debutando en condición de local con la obligación que eso supone a la hora de salir a buscar el resultado. Está claro que la inversión que realizó la dirigencia rojinegra para contratar a Mayora hace suponer que el goleador viene para jugar y que por ese motivo habrá que hacerle un lugar dentro de la estructura titular. Para que eso suceda algo debe cambiar el DT.

En defensa el entrenador está muy conforme con el rendimiento evidenciado en estos 180 minutos dado que al equipo le generaron pocas opciones de gol y además no le marcaron ningún tanto. Por allí habría que esperar si ratifica a Clemente Rodríguez de flojo nivel ante el Taladro o se inclina por Raúl Iberbia a quien hizo ingresar en el complemento por el ex-Boca mostrando algunas cosas importantes y haciendo más que Rodríguez.

Embed

Los otros tres integrantes del bloque defensivo (Lucas Ceballos, Germán Conti y Guillermo Ortiz) no admiten discusión, aunque un dato a tener en cuenta como alternativa es que Emanuel Olivera ya cumplió con las dos fechas de suspensión y estará en la consideración del cuerpo técnico para el viernes.

En la mitad de la cancha, por ahora los dos volantes de marca (Adrián Bastía y Gerónimo Poblete) seguirán conformando ese tándem y detrás de ellos aparece el paraguayo Fidencio Oviedo quien ante Aldosivi ingresó a falta de dos minutos para finalizar el juego y frente a Banfield estuvo en el banco.

Mientras que las mayores incógnitas se presentan en la línea de los tres mediocampistas más adelantados (Christian Bernardi, Pablo Ledesma e Iván Torres). El primero de ellos es el que mejor nivel viene mostrando, aunque por momentos fue un tanto irregular.

De todos modos, en los primeros 25' ante el Tiburón y la última media hora con el Taladro brindó cosas interesantes desequilibrando en el mano a mano a través de su gambeta. Igualmente no se trata de un extremo, es un carrilero con llegada que puede jugar por las dos bandas (así lo hizo ante Banfield) y también por el centro.

Ledesma hasta aquí tuvo demasiadas intermitencias, ya que a veces hace un par de jugadas interesantes y después se equivoca seguido. Aún no alcanzó su mejor rendimiento y la pregunta es si logrará jugar como lo hizo el año pasado en el final del campeonato que lo llevó a Colón a disputar la Liguilla Sudamericana. O en el comienzo del torneo anterior.

Por características no es un jugador para desempeñarse como media punta ya que le falta gol y no pisa demasiado el área, aunque en el segundo tiempo del último partido estuvo más participativo, pero todavía debe participar con mayor asiduidad del juego.

En el caso de Iván Torres aún no pudo demostrar sus condiciones con la camiseta rojinegra y es por eso que no habría que descartar que Montero pueda realizar alguna variante, como sucedió el sábado cuando lo sacó al paraguayo para el ingreso de Walter Acuña y el equipo mejoró considerablemente. No tanto por lo que hizo Cachete, pero sí por la mayor audacia que tuvo el planteo táctico, quitando un volante para que juegue un delantero.
Embed

Frente a este panorama, la incorporación del peruano supone que el entrenador pueda mutar a un 4-4-2 para que la dupla de ataque sea Blanco-Mayora, dado que sería difícil observar al Sungui volcado por una banda ya que se siente mucho más cómodo jugando por el centro.
La otra alternativa sería como media punta en la función que viene desempeñando Ledesma, aunque pareciera que podría quedar muy alejado del área que es su fuerte, ya que ante Aldosivi convirtió y asistió y con Banfield fue el jugador que estuvo más cerca de concretar.

Así las cosas y apelando a la lógica siempre en el caso de que Blanco y Mayora sean titulares, da la sensación de que una opción válida sería modificar el dibujo táctico. La buena noticia para Montero es que cuenta con muchas variantes dentro del plantel para elegir el estilo que más le convenga para conformar un Colón protagonista.

Comentarios