santafe
Sábado 20 de Febrero de 2016

Evacuados, anegamientos, árboles caídos y voladura de techos en toda la región

La tormenta, que afectó a las provincias del centro del país, se caracterizó por abundantes precipitaciones y vientos de gran intensidad. El fenómeno se inició a la madrugada y se extendió hasta las 8.30.  

El temporal de lluvia y viento desatado entre la madrugada y la mañana de ayer en gran parte del territorio santafesino y en las provincias vecinas, produjo anegamiento de viviendas, calles y rutas; voladura de techos, caída de árboles, cortes de energía eléctrica y derrumbes. Además de las víctimas fatales que se registraron en Santa Fe y Rosario, en varias poblaciones se produjeron daños de consideración y problemas de inundaciones en viviendas.
Si bien en Santa Fe y en las provincias vecinas el meteoro tuvo características homogéneas, los departamentos más afectados fueron La Capital, Garay, Castellanos, Las Colonias, San Martín, San Lorenzo, San Jerónimo, Constitución y Rosario.
En Rafaela, unas 36 familias fueron evacuadas, cayeron 200 árboles y volaron los techos de varias viviendas, pero no hubo daño humano. "Algunos árboles cayeron sobre vehículos. Hay postes de energía caídos y hasta el mediodía un 75 por ciento de la ciudad estaba sin luz", expresó el intendente Luis Castellano. Afirmó que "es una situación compleja, con muchas calles cortadas, cables colgando y techos que volaron".
En Sastre, hubo unas 20 personas entre evacuados y autoevacuados. Durante la noche y la mañana de ayer cayeron más de 185 milímetros en pocas horas. El fenómeno se inició durante la madrugada y se extendió hasta poco después de las 8.30. En esta ciudad, durante la tarde de ayer, el municipio ordenó cortar la ruta provincial 13 con excavadoras para acelerar el escurrimiento del agua hacia los bajos naturales.
En María Juana, también el registro del pluviómetro superó los 100 milímetros y se evacuaron unas 30 familias.
Las autoridades de ambas poblaciones manifestaron ayer su preocupación debido a la gran masa de agua que ingresa por los campos y canales desde el sector oeste y desde la provincia de Córdoba.
Durante la tarde de ayer, todos los canales y arroyos que desaguan hacia el este se encontraban en su cota máxima o desbordados provocando en la región cortes de ruta y caminos. La ruta nacional Nº 34, a la altura del puente Corralito, entre San Martín de las Escobas y el peaje estuvo interrumpido por exceso de agua sobre la calzada.
También hubo familias evacuadas, aunque en menor cantidad en Timbúes y Coronda. En Arroyo Leyes, a unos 25 kilómetros de la capital provincial, una persona sufrió una descarga eléctrica y debió ser internada en el hospital José María Cullen, donde permanece en estado grave.
Energía. En Casilda el barrio más afectado fue Nueva Roma y en el resto de la ciudad se dañaron dos líneas de media tensión que dejaron sin luz durante horas a una vasta zona. También quedaron fuera de servicio las localidades de Los Molinos, Arequito, San José de la Esquina, Arteaga, Fuentes y Pujato.
"Las líneas se vieron afectadas por caída de ramas debido a los fuertes vientos, razón por la cual tuvimos que hacer frente a diferentes inconvenientes que fuimos solucionando de la mejor manera", explicó a el encargado de la agencia Casilda de la Empresa Provincial de la Energía (EPE), Sebastián Rosini.
Si bien no se reportaron mayores daños hubo poblaciones en que la cantidad de lluvia supero los cien milímetros como sucedió en Sanford donde el agua anegó algunas calles aunque sin ingresar a las viviendas, lo que tranquilizó a los vecinos que aún recuerdan con angustia la inundación que sufrió en agosto del año pasado y que derivó en la ejecución de trabajos que mejoraron el drenaje de los excedente hídricos.
También hubo anegamientos de algunas calles en San José de la Esquina donde cayeron cerca de 80 milímetros en dos horas aunque sin generar importantes consecuencias.
La mayor preocupación en esta localidad es el estado en que quedó el balneario comunal que ayer fue clausurado al ser afectado por la fuerte crecida del Río Carcarañá como consecuencia del agua proveniente de Córdoba.
En la ruta nacional Nº 33 se interrumpió el tránsito a la altura de Casilda para evitar el tránsito en una zona en la que el agua pasaba sobre la cinta asfáltica entre los kilómetros 758 y 759 saliendo de Pujato con sentido a Rosario y en una zona cercana al cruce con la A0-12 en jurisdicción de Zavalla.
También se anegaron calles en Los Quirquinchos, Gódeken y Berabevú. En esta última ingresó agua en algunas viviendas aunque la situación se alivió durante la tarde de ayer. En Chañar Ladeado, al cierre de esta edición, había preocupación por la bajada del agua desde los campos hacia la zona urbana.

Fuente: La Capital

Comentarios