santafe
Viernes 17 de Julio de 2015

Explotó un caño en Bulevard y Francia y los vecinos casi se inundan con desagüe cloacal

Un tubo utilizado como desagüe provisorio de la cloaca madre no dió a basto y se rompió despidiendo un gran caudal de agua en la zona, que llegó hasta varias cuadras contigüas. Los habitantes linderos están cansados, y aseguran que “vivmos con olor a materia fecal desde que arrancó la obra”.

Pasadas las 18 de la tarde de este viernes, los vecinos de Bulevard y Francia se llevaron una gran sorpresa cuando un caño que se encuentra ubicado sobre la dársena central de la mencionada autovía, explotó y dejó salir una gran cantidad de agua servida. Éste es utilizado como empalme de las tuberías cloacales, mientras se arregla la cañería central en esa cuadra, el cual se averió luego de que  que apareciera un gran socavón en la esquina de Bulevar y Urquiza.

En ese momento en el lugar se encontraba un sereno, que no tiene que ver con la obra y que no sabía cómo accionar o a quién recurrir, que le pidió ayuda a los mismos vecinos que iban a reclamarle. La gente realizó varios llamados de auxilio, al 911, a Aguas Santafesinas y a la Municipalidad, pero según ellos nadie acudió al llamado. Fue en ese momento cuando de casualidad un operario de Aguas pasó por el lugar y supo cómo apagar la bomba que estaba tirando el líquido hacia la calle.

Pero mientras se logró cerrar la salida de la tubería, el agua de desecho inundó la calle de cordón a cordón y se subió a la vereda atentando entrar a las casas de la zona. Ante esta situación los vecinos cortaron el paso de Bulevar y Urquiza hacia el oeste para evitar que los autos pasaran e ingresaran el líquido a sus casas. Luego, el agua fue corriendo por Francia y llegó hasta Cándido Pujato e inundó el Pasaje Lassaga.

Este panorama hizo expresar el hartazgo de los vecinos que aseguran que viven con olor a materia fecal desde que arrancó la obra y que el ruido de maquinaria es ensordecedor, sin mencionar los problemas de tránsito. “Todos los días tenemos un problema nuevo con esta bendita obra, pero esto ya es demasiado. Tenemos toda la vereda inundada con agua de desague y casi se mete a mi casa. Ahora estamos limpiando porque esto es realmente un asco”, aseguró Antonia, quién con escoba en mano no paraba de barrer y tirar agua con desinfectante. 

“Llamamos a todos los organismos y a la policía pero no vino nadie. Entre un vecino y yo tuvimos que cortar la calle para que los autos no nos hicieran entrar esta agua servida a las casas. Y para colmo los que pasaban en sus vehículos nos insultaban porque no los dejábamos seguir”, contaba Rubén, otro afectado. 

“Para colmo esta es la tercera vez que pasa esto con esta obra. Tienen los caños atados con alambres y siempre pasa algo. La segunda, que fue un caño que estaba bien frente al pasaje, no fue tan grave, pero esta vez fue terrible el agua que salió”, relató Miguel a la vez de asegurar que otro gran problema que tienen es el tránsito. 

“Esta esquina de Francia y Bulevard se convirtió en un problema desde que está la obra. Tuvimos el semáforo cortado por mucho tiempo y antes había una media-sombra tapando la obra que no dejaba ver a los que venían ni de un lado ni del otro, por lo que hubo varios accidentes de tránsito. Ahora el semáforo funciona, pero los accidentes siguen. Y como antecedente, los ruidos a maquinaria son tan fuertes que uno no puede ni dormir”, finalizó Miguel.

Detalle
Frente a este panorama Guillermo Lanfranco, gerente de Relaciones Institucionales de la empresa Aguas Santafesinas, dijo que “lo que se rompió fue un bypass, un sistema que evita el conducto tradicional que en este caso es la cloaca máxima y lleva los líquidos por otra cañería, en este caso la toma está en Bulevard y Francia, con caños que van por arriba de la la dársena de la calle a una boca que está en Urquiza, y ahí vuelve al conducto de la cloaca. Esto es lo que nos permite trabajar en ese tramo de cañería que estamos reparando”.

—¿Qué fue lo que ocasionó que este bypass se rompiera?
—Falló el enlace entre un diámetro y otro de cañería. Hubo una falla y estas cuestiones en las obras suelen suceder. Ahora lo que se está haciendo es comenzar a lavar todo el sector donde hubo derrames de líquidos, lavado y desinfectado, y después lo que se hará es reponer ese bypass ya que es necesario para seguir realizando los trabajos. Creemos que mañana vamos a trabajar en la reparación del conducto.
—Al estar cerrado este paso, ¿puede haber otro problema con los desagues?
—No. Ahora hay un caudal regulado que continúa fluyendo, pero esto no está afectando la operación de la cloaca porque ahora hay menos consumo de agua y por lo tanto hay menos caudal de líquidos cloacales.
—Los vecinos afirman que esta es la tercera vez que pasa esto. El arreglo de ahora, ¿preveerá que no vuelva a pasar algo así?
—En realidad no había pasado antes a esta escala, de que una sección de un caño se separe. Pero sí, no es algo que nosotros deseamos que suceda, son contingencias propias de un sistema que está funcionando provisoriamente para cumplir una función. Vamos a hacer todo lo necesario para que esto no se vuelva a repetir.

Comentarios