Ovación
Viernes 06 de Mayo de 2016

Fue solo un trámite

Unión demostró que está con una fructífera racha positiva al despachar este viernes en el estadio 15 de Abril a un pobre Argentinos Juniors, que pelea por no descender, por 4-0. Nelson Acevedo, Mauricio Martínez, Claudio Riaño e Ignacio Malcorra, fueron los autores de los goles

Unión hilvanó este viernes su tercera victoria consecutiva en condición de local, al superar a Argentinos Juniors por 4-0, en el inicio de la 14ª fecha del Torneo Transición. Nelson Acevedo (PT 26’), Mauricio Martínez (PT 43’), Claudio Riaño (ST 39’) e Ignacio Malcorra (ST 44’) marcaron los goles para el equipo de Leonardo Madelón, que no tendrá al defensor Rolando García Guerreño el próximo fin de semana contra Huracán, por haber llegado a la quinta tarjeta amarilla.
 
El comienzo del encuentro encontró a dos equipos muy imprecisos a la hora de manejar la pelota, y en donde la bocha pasó más por el aire que por el campo de juego, ninguno de los dos elencos se transformó en el dominador del trámite más allá de las intenciones de juego con la que salieron a jugar los de Madelón y de Sanzotti. 
Y más allá de las posiciones originales que mantuvieron Malcorra por izquierda y Gamba por la derecha, cumplidos los 10’ de iniciado el encuentro ambos intercambiaron zona de juego idea que no es sorpresa, ya que habitualmente lo realiza el equipo en los partidos.
 
Pero más allá de planteos de juego, y a pesar de que Argentinos fue el equipo que se mostró un poco más incisivo en los metros finales y en la distribución del balón, en líneas generales el cotejo era mal jugado por ambas alineaciones. Incluso recién a los 20’, Mauricio Martínez tuvo el primer tiro y fue desviado hacia la valla visitante.
 
El despertador
Luego de ese inicio de bajo vuelo enunciado líneas atrás, Unión después de los 20’ fue el que empezó a manejar los hilos del cotejo, sobre todo con las apariciones de Martínez, Rolle y Malcorra más el adelantamiento a campo de La Paternal, la presión que ejerció el Tate tuvo su efecto a los 27’, a la salida de un tiro de esquina que desembocó en un rechazo a la medialuna de Argentinos y Nelson Acevedo tomó el balón y metió un remate seco que terminó dentro de la red del arquero Lanzillota para poner el 1-0 parcial en la Avenida.
 
Después del golazo de Acevedo y hasta los 40’ el dominio fue Rojiblanco, con poco le alcanzó para justificar el triunfo pero más aún cuando a los 43’ llegó la segunda conquista y de palomita para uno de los mejores hombres del torneo: Mauricio Martínez de cabeza, al segundo palo cruzado y a cobrar. 
 
En cuatro llegadas dos fueron adentro para los hombres de Madelón, cerrándose la primera etapa con dos tantos de diferencia entre el rojiblanco y uno de los peores elencos de la competencia.
 
Lo liquidó
El segundo tiempo comenzó con Argentinos Juniors intentando llegar al descuento para tener la chance de empatar un cotejo, más allá del 2-0 justificado por parte de los dueños de casa. Pero solo fueron intenciones, porque Unión, bien parado y hasta regulando el trámite, más el cúmulo de limitaciones futbolísticas que evidenció el visitante, hicieron estéril el esfuerzo: a esto se le sumó en los primeros 15’ del partido una tapada excepcional de Nereo Fernández sobre el cabezazo terrible de Carlos Bueno.
 
Aunque obligado por el marcador negativo, el equipo de Raúl Sanzotti planteó decididamente el partido en campo santafesino y así los dirigidos por Leo Madelón se pararon hasta casi de contragolpe como para definirlo en los metros finales, cosa que en 22’ tuvo dos situaciones: una de Claudio Riaño y un tiro que tenía destino de gol de Nelson Acevedo.
 
Pero a pesar de las limitaciones que mostró el equipo de La Paternal, tampoco el Rojiblanco, luego de los 25’, fue una alineación que con el correr del reloj tuvo un trámite muy tranquilo, ya que a 15’ del final no reflejó el resultado con el rendimiento, porque quedó claro que anoche al equipo le faltó la intensidad del medio hacia arriba como para acrecentar la diferencia en el marcador.
 
El funcionamiento irregular se debió también a los rendimientos irregulares que tuvieron Rolle, Martínez, Malcorra y hasta el mismo Gamba, pero cuando apuró un poco llegó el tercero a los 39’ y con un toque suave del goleador Claudio Riaño: 3-0 y a cobrar. Parecía que estaba todo cerrado, pero quedaba la frutilla del postre con el zapatazo de Nacho Malcorra desde afuera del área para decorar el partido con una linda goleada 4-0. De esa manera llegó el pitazo final del árbitro Pablo Lunati, que no hizo otra cosa que extender esta racha positiva de Unión, que tuvo un punto de inflexión después del primer Clásico y que hoy la realidad lo tiene con mucha vitalidad y sumando. 
Claudio Cáplan / claudio.caplan@uno.com.ar / Ovación
Mirá los goles del partido:





Comentarios