santafe
Sábado 07 de Mayo de 2016

Fueron a su casa de fin de semana y solo encontraron los escombros

La propiedad estaba en un loteo en el km 15 de la ruta Nº 1. La empresa constructora la habría tumbado por error, y la familia propietaria reclama ante la Justicia por la falta de respuestas. Los responsables del emprendimiento inmobiliario niegan ser responsables

En el 82/83, muchas de las propiedades que estaban en zonas vulnerables sufrieron el impacto de una de las crecientes más importantes de los últimos años, y particularmente, la casa en Arroyo Leyes que Claudia Di Sante recibió como regalo de casamiento por parte de su tía, tuvo agua hasta el techo. Desde ese momento, la familia simplemente la utilizaba como casa de fin de semana.
“Nosotros cada tanto íbamos a pasar el día y nos quedábamos y cuando los chicos eran chiquitos nos quedábamos todo el día ahí, la limpiábamos y le cortábamos el pasto. Lo que nunca hicimos fue ponerle aberturas porque en el lugar no había electricidad”, contó a Diario UNO Mario Sánchez, esposo de Claudia.
 Los años pasaron y el lugar se convirtió en una casa quinta, a la que cada tanto, la familia asistía y se encargaba además de mantener los impuestos al día en la comuna. 
“Íbamos en enero cuando comenzaban las vacaciones y pagábamos algunas cuotas atrasadas y otras del año adelantadas. Así hicimos este enero”, relató.
Este año, después de saldar los impuestos, Sánchez y su esposa, decidieron de paso ir hasta la propiedad a ver en qué estado se encontraba luego de la crecida de principios de 2016. 
“Por cuestiones de trabajo hacía como un año que no íbamos. La casa se veía siempre desde la ruta, pero esta vez no. Pensábamos que era por el agua, sin embargo vimos un refulado y todo lleno de arena”, prosiguió.

Lo que supusieron en un principio Claudia y Mario es que el lugar podría haber cambiado en el tiempo que ellos no fueron. Había máquinas y obreros trabajando, en el loteo Lagos del Leyes, que es donde se encontraba la propiedad y pensaron que quizás en un año la zona se había modificado mucho. 
“Dejamos el auto en la puerta del loteo, y como había barro nos bajamos con mi señora y los chicos, y fuimos caminando, vimos a tres personas en una casilla y las máquinas retroexcavadoras detrás”, advirtió.
“Les dijimos que íbamos hasta el fondo a ver nuestra casita, y seguimos, pero la casa no se veía. Entonces le dije a Claudia que se quedara en el lugar, me saqué los zapatos, caminé los 200 metros que faltaban y cuando llegué al lugar comprobé que la casa no estaba más”, reflejó.
Con sorpresa e indignación consultaron a los obreros si habían visto su casa y los mismos confesaron que la habían demolido. Sostuvieron que recibieron órdenes de “tumbar” la propiedad y así lo hicieron. 
Consultados por Sánchez, los trabajadores sostuvieron que eran empleados de SyM² y que a ellos les habían informado que todo formaba parte de un loteo privado que comercializaba la inmobiliaria Orcu.
“Le saqué una foto al cartel del loteo y nos fuimos hasta Orcu, y nos atendió el gerente y le comentamos la situación”, explicó Sánchez. 
Imagen satelital. Desde Google Earth se observaba la propiedad a unos 250 metros del kilómetro 15,5 de la ruta Nº 1.

A su vez, según manifestó Carolina Walker, abogada de la familia, que el proyecto inmobiliario aparentemente contemplaba el relleno de los lotes, pero que el de sus clientes no les pertenecía, ni tampoco se les solicitó permiso alguno para tumbar, ni rellenar con arena. 
Sostuvo también que desde la inmobiliaria se desentendieron del tema, negaron la responsabilidad e incluso minimizaron el hecho debido al estado de deterioro de la vivienda en cuestión.
Por este motivo, se enviaron cartas documento a Orcu, a la constructora SyM² y al estudio de arquitectura A+C, quienes han negado su responsabilidad en los hechos. Además se inició una mediación prejudicial y se fijó una audiencia que fue la semana pasada y a la que no se presentó ninguno de los citados. 
En este sentido, Walker informó que agotada la instancia de mediación se iniciará una demanda civil, y que mañana lunes se presentará una denuncia penal en Fiscalía.
La respuesta de los denunciados por el hecho
Consultado por Diario UNO, Leonardo Miretti, gerente de Orcu Rincón dijo querer ser muy cuidadoso con las manifestaciones públicas y sostuvo que se iniciarán acciones legales contra Claudia Di Sante, por calumnias e injurias. 
En esa línea manifestó que los damnificados están equivocados en cuanto a quién es el responsable y que desde la inmobiliaria también se está haciendo una investigación ya que se trata de un loteo abierto y no un country. Señaló además que no le consta que empleados suyos hayan manifestado haber tenido órdenes de tumbar la casa y que la misma familia reconoce que estaba prácticamente abandonada. 
Deslindó además la responsabilidad de Orcu, ya que “es solamente la empresa que lo comercializa” y consultado de los motivos por los cuales no se presentaron a la mediación, dijo que se estaba recabando la información necesaria, y “no es que se esté escapando al bulto, no se desconoce la propiedad del lote”. 
Por último admitió tener una “participación colateral” SyM², la empresa constructora, y resaltó que las mejoras que se le hicieron al lote con el refulado, sobrepasan ampliamente el valor de la propiedad destruida.

Por Coqui Toum - jorge.toum@uno.com.ar / De la Redacción de UNO Santa Fe

Comentarios