mundo
Sábado 26 de Marzo de 2016

Fuerzas de Estados Unidos abatieron a un importante líder del Estado Islámico

El jefe del Pentágono señaló que se trataría del iraquí Abd al Rahman Mustafa al Qaduli, "número dos" de la organización yihadista. También indicaron que esta semana murieron "varios terrotistas clave".

El jefe del Pentágono, Ashton Carter, y el máximo comandante militar de Estados Unidos dijeron ayer que el país se prepara para reforzar su contingente militar en Irak y anunciaron que un importante miembro del grupo yihadista Estado Islámico (EI) murió en un ataque de fuerzas estadounidenses aparentemente en Siria. "Estamos eliminando sistemáticamente al gabinete del Estado Islámico", dijo Carter en el Pentágono, en Washington, junto al jefe del Estado mayor conjunto estadounidense, general Joseph Dunford.

Dunford, por su parte, dijo que pronto elevará al presidente Barack Obama una serie de recomendaciones sobre formas de incrementar el apoyo de Estados Unidos a las operaciones terrestres del ejército iraquí contra el EI. "Creemos que habrá un incremento en las fuerzas estadounidenses en Irak en las próximas semanas, pero esa decisión aún no se tomó", explicó el general Dunford. Estados Unidos cuenta con 3.870 militares en Irak, un contingente que ha entrenado a 17.500 soldados iraquíes y a 2.000 policías, según cifras oficiales.

Carter señalo que "varios terroristas clave" del EI murieron esta semana en operaciones estadounidenses. "Las fuerzas armadas estadounidenses mataron a varios terroristas del EI esta semana, incluyendo, creemos, a Haji Imam, que servía de ministro de finanzas y era responsable de algunos asuntos externos y tramas (terroristas)", precisó el secretario de Defensa.

El jefe del Pentágono, que no quiso decir dónde se realizaron las operaciones ni si fue un ataque aéreo o terrestre, describió a Imam como un islamista radical "bien conocido", responsable de tramas fuera de Siria e Irak. Según medios estadounidenses, entre ellos la cadena de noticias CNN, Haji Imam es el apodo de un comandante del EI llamado Abd al Rahman Mustafa al Qaduli, pero Carter no se refirió a él por este nombre ni confirmó informaciones de prensa de que era el "número dos" del EI.

"Reemplazable". Preguntado por la relevancia de la muerte del islamista radical, Carter admitió que "los líderes pueden ser reemplazados". "Hemos eliminado al líder que supervisa la financiación de las operaciones del EI, lo que daña su capacidad para pagar a los combatientes y para reclutar", defendió, sin embargo, Carter. "La eliminación de este líder terrorista del EI dificultará la capacidad de la organización para llevar a cabo operaciones tanto dentro como fuera de Irak y Siria", añadió. Ni Carter ni Dunford ofrecieron más detalles de la operación, pero medios estadounidenses afirmaron que tuvo lugar en Siria, donde el EI controla extensos territorios contiguos con los que domina en el vecino Irak. Según fuentes de CNN, el ataque fue ejecutado por fuerzas especiales estadounidenses en Siria, y Washington seguía los movimientos del jefe islamista desde hacía tiempo.

Al Qaduli era uno de los cuatro líderes "clave" del EI para Estados Unidos, que ofrecía hasta 7 millones de dólares por información relacionada con él. El Departamento de Estado lo describía como "un líder del EI que volvió a unirse al grupo" en Siria "después de su salida de prisión a comienzos de 2012".

Al Qaduli formó parte del grupo fundamentalista islámico Al Qaeda en Irak —del que nació el EI como una escisión— desde 2004, y fue el "número dos" del líder de esa organización, Abu Musab al Zarqawi, muerto por Estados Unidos en 2006. En mayo de 2014 fue declarado "terrorista" por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos y, por tanto, estaba sujeto a sanciones.

La noticia llegó después de que el 14 de marzo último, Estados unidos confirmara la muerte de un alto mando del EI conocido como "Omar El Checheno" causada en un ataque aéreo en Siria 10 días antes. Dunford coincidió con Carter en que el "impulso" de la campaña en las últimas semanas está a favor de la coalición internacional contra el EI pero advirtió que la lucha está lejos de concluir. "De ninguna manera diría que estamos a punto de partir la columna vertebral del EI o que la lucha se ha terminado", señaló.

Otro fuerte revés. En otro fuerte revés para los yihadistas, fuerzas sirias reconquistaron ayer la ciudadela de Palmira, que domina la ciudad antigua, en manos del EI desde hacía cerca de un año. "Nuestras fuerzas armadas (...) tomaron el control de la antigua ciudadela de Palmira, tras infligir numerosas bajas en las filas del grupo terrorista", afirmó esta fuente. El EI se había apoderado del castillo de Palmira el 23 de mayo de 2015 y desde entonces, la ciudad y sus ruinas se encontraban bajo su control. El ejército sirio, apoyado en tierra por la milicia shiíta libanesa Hezbolá, por un comando de las fuerzas especiales rusas y por la aviación de Moscú, había comenzado a ingresar en Palmira el jueves.

Los mamelucos construyeron este castillo en el siglo XIII en la colina que domina la antigua ciudad de Palmira, y ambos forman parte del Patrimonio Mundial de la Unesco.

La reconquista de la ciudad sería una victoria simbólica y estratégica para el presidente sirio Bashar Assad, ya que, según los expertos, quien controla esta posición, domina del vasto desierto que se extiende desde la zona central de Siria hasta la frontera con Irak. La ciudad contenía numerosos tesoros arqueológicos que fueron destruidos por EI.

 

Comentarios