Ovación
Viernes 10 de Junio de 2016

Gallay y Klug, rumbo a Río

El equipo de Messi se mide ante Panamá en el Soldier Field de Chicago

Si no puedes volar entonces corre, si no puedes correr entonces camina, si no puedes caminar entonces arrástrate, pero hagas lo que hagas, sigue moviéndote hacia delante". Ahí está él, con saco negro y camisa blanca, apoyado en un atril. Lo escuchan miles de personas. Es 1966 y Martin Luther King da uno de los tantos discursos contra el racismo en el estadio Soldier Field, el mismo en el que esta noche jugará el seleccionado. En otro plano, el deportivo, la frase del mártir que peleó por los derechos humanos se ajusta a un equipo que se mueve por Estados Unidos con hambre de títulos, la mirada fija al frente y un solo objetivo: ganar la final del 26 de junio.
Chicago abruma. Para continuar con el plan, la Argentina llegó a una ciudad que hace sentirse pequeña a cualquier persona que camina por sus calles, entre los gigantescos rascacielos que rodean el hotel donde se aloja el plantel. Uno de los más visitados, la torre Willis, permite -por 22 dólares- observar desde 442 metros de altura los recovecos del río Chicago, que atraviesa el centro. El blues, con el festival internacional gratuito que comenzará hoy en el Grant Park, se respira en el ambiente y define a la ciudad como la "capital mundial" de este género musical. La "milla magnífica", ese trecho de comercios y hoteles de lujo de la avenida Michigan, es el éxtasis para los que hacen del consumismo un estilo de vida, tan afín a este país; aquí gustan llamarla la "Champs Élysées estadounidense". Y el merchandising de la NBA, en la que Michael Jordan se convirtió en leyenda como comandante de Chicago Bulls, se vende en todas las esquinas. No es fácil conmover a una urbe inmensa y variada; por eso, la presencia deLionel Messi en las tapas de los principales diarios locales vale doble y genera optimismo en los organizadores, que esperan ver completa la capacidad de 61.500 espectadores que tiene el estadio.
El Soldier Field, la actual casa del equipo de fútbol americano Chicago Bears, impacta por su estructura. Fue construido en 1924, a metros del lago Michigan, en homenaje a los soldados caídos en la Primera Guerra Mundial. Con un estilo grecorromano que se luce detrás de las tribunas, sus columnas se disfrazan de Partenón, y las puertas, de Coliseo Romano. Adentro, la tecnología le ganó a la historia: fue remodelado en 2003 y sumó comodidades, aunque le quitaron oficialmente la designación de Hito Histórico Nacional que había conseguido en 1987.
Por este estadio pasaron los históricos siete conciertos de The Rolling Stones y shows de Paul Mc Cartney, Maddona y Pink Floyd, entre otros. Esta noche, como en el Alemania 1 vs. Bolivia 0 inaugural del mundial Estados Unidos 1994, se vestirá de "soccer", porque la banda de Messi quiere seguir tocando.


Canchallena.com

Comentarios