pais
Miércoles 19 de Agosto de 2015

Gerente de compañía eléctrica estaba colgado de la luz

Uno de los gerentes de la cooperativa eléctrica de la ciudad de Neuquén, responsable de controlar los medidores, estaba colgado de la luz.
La noticia, que tuvo una amplia repercusión política al interior de la cooperativa CALF, fue difundida este miércoles por el diario La Mañana de Neuquén, que aclaró que una cuadrilla llegó a la casa por error tras una denuncia anónima y se encontró con la insólita situación.
Todo se originó cuando un anónimo denunció en la institución que en la calle Fotheringham, a una altura determinada, había un domicilio "enganchado" del poste de luz.
Un equipo de inspectores concurrió al lugar, pero se equivocó de dirección y en vez de dirigirse a Fotheringham, fueron hacia Nordenström (la continuación), a la misma altura.
Al llegar, notaron que en el exterior de una vivienda había una visible irregularidad en la conexión eléctrica y comenzaron a inspeccionar el lugar hasta que un joven salió del domicilio advirtiendo a los empleados que su padre era "un funcionario de CALF".
"Se verificó el medidor para determinar si había un empalme y se corroboró que no había consumo; pero se dieron cuenta de que en
la parte superior del medidor, en la trifásica, pasaba electricidad y estaba enganchado", reconoció el vicepresidente primero de CALF, Rubén Domínguez.
El funcionario concurrió al lugar, se labraron las actas y se llamó a un escribano que diera fe de las actuaciones de un caso que sería tratado por la Justicia.
"Se trataba de la casa de una señora fallecida hace unos años, madre de un funcionario de alto rango de la cooperativa, que tenía una conexión irregular en el servicio eléctrico", señaló Domínguez, al tiempo que dijo que se notificó al gerente involucrado, del que prefirió no revelar su identidad.
Sin embargo, fuentes reservadas indicaron que se trataría del gerente a cargo de la transferencia de medidores y que anteriormente se desempeñaba en el área Disciplina del Mercado, también conocido como "fraude".
Domínguez sostuvo que se inició una investigación administrativa para determinar la responsabilidad o no del funcionario.
Para ello, se deberán elevar las actuaciones, determinar si el funcionario era heredero directo de la señora fallecida y su grado de responsabilidad en este proceder.
Por lo pronto, se sabe que el medidor estaba en una caja de madera y no de plástico, como corresponde, y que tampoco contaba con un disyuntor.
Mientras se determina su grado de responsabilidad y el tiempo en que ese domicilio no pagó por el servicio, fuentes consultadas señalaron que el gerente enganchado cobraría un sueldo de entre 60 mil y 80 mil pesos.
Según puntualizó el vicepresidente primero de CALF, Rubén Domínguez, la investigación administrativa a partir de las pruebas suministradas a la mesa ejecutiva, que involucra a un gerente de esa cooperativa,  se resolverá en un plazo perentorio de 10 días.
Fuente: Noticias Argentinas

Comentarios