Ovación
Viernes 17 de Julio de 2015

Guerrero de plata

El santafesino Santiago Grassi tuvo una actuación colosal y se quedó con el 2º puesto de los 100 metros mariposa, pulverizando su propio récord nacional, que le valió también su clasificación a los Juegos Olímpicos de Río 2016.

El santafesino Santiago Grassi sigue acrecentando su historia al atesorar ayer, en una actuación formidable, la medalla de plata en los 100 metros mariposa de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, con un tiempo de 52”09/100 que, a la postre, le sirvió para echar por tierra con su propio récord argentino. Vale recordar que en la etapa eliminatoria se había quedado con el Heat 2, con un crono de 52”34/100 que le valió para meterse directamente en los próximos Juegos Olímpicos (marca A).

Llegó a esta competencia con la idea de superarse a sí mismo. Sabía que le tocaría medirse con rivales de fuste y reconocimiento mundial, pero no se dejó amedrentar y fue en busca de su sueño: clasificarse a Río 2016. Aunque el destino le tuvo otra grata sorpresa que quizás ni él mismo se esperaba, llevarse la presea de plata, rompiendo su nueva plusmarca nacional, la cual era de 52”68/100, conseguida en el torneo Maria Lenk de Río de Janeiro el 8 de abril pasado, superando por una centésima el registro que ostentaba el cordobés José Meolans, desde mayo de 2003. Y no hizo una, sino dos veces, ya que en la clasificación ya había pulverizado su mejor tiempo.
Pero el deporte dejó refrendado una vez más que es sinónimo de superación. En la final, terminó detrás del estadounidense Giles Smith a nada más que 05/100 (52”04) y por delante del canadiense Santo Condorelli (52”42/100). En pocas palabras, una performance superlativa para un chico que recién tiene 18 años y cuyo talento todavía es una grata incógnita.

“Todo se puede, nada más hay que proponérselo. Esto es para vos, Gordito (su entrenador, Adrián Tur); lo logramos, gracias. La verdad estoy muy feliz”, fueron las primeras consideraciones que brindó tras semejante carrera el representante de Unión.
“Sinceramente no lo puedo creer. Para mí era muy difícil, porque no vine con esta mentalidad a los Panamericanos. Más que nada mi prioridad era bajar mi mejor marca para así obtener el pasaje para Juegos Olímpicos. Cuando lo logré por la mañana, ahí cambió todo, ya que me propuse ir en busca de más, de correr y competir. Sabía interiormente que si bajaba todavía más el tiempo, todo podía darse. Salió más que bien, quedé a nada más que a cuatro centésimas del primero, pero eso no me afecta, estoy chocho”, agregó con la algarabía lógica después de semejante conquista.

“Toda la natación argentina viene muy bien. Creo que se nos está dedicando mucho tiempo, el Enard nos apoya un montón y eso se vuelca en los resultados. Yo llegué acá sabiendo que había entrenado bien y que nada más tenía que volcar todos esos conocimientos. Le agradezco a toda mi familia, que la amo, a mi equipo de trabajo y quienes me apoyaron todo este tiempo”, concluyó.

Comentarios