Los Monos
Martes 15 de Noviembre de 2016

"Guille" Cantero volvió a Santa Fe tras diez meses en el sur

Fue trasladado al penal de Coronda. La medida fue autorizada por dos jueces por razones de cercanía familiar. Compartirá celda con Ema Chamorro, que llega hoy.

En pleno enero, la denuncia sobre movimientos extraños y drones sobrevolando la cárcel de Piñero motivó su traslado a una cárcel federal a más de mil kilómetros de Rosario. Diez meses después volvió: Ariel "Guille" Cantero, preso como uno de los jefes de la banda de Los Monos y por comandar un grupo narco, fue trasladado ayer a la cárcel de Coronda, donde ocupará una celda acondicionada con medidas especiales de seguridad. En el camino quedaron varios reclamos judiciales para ser alojado más cerca de su familia, la denuncia de un juez provincial que lo acusó de una amenaza telefónica y la muerte de su sobrina de 16 años en un accidente de tránsito, cuando viajaba a visitarlo a la prisión de Rawson en septiembre pasado.

La medida se concretó a raíz de dos dictámenes judiciales favorables. El juez provincial Edgardo Fertitta, primero, y su par federal Marcelo Bailaque, después, avalaron el traslado a Coronda de Cantero y de Jorge Emanuel "Ema" Chamorro, preso como miembro de la banda. Hasta ayer Chamorro seguía en Ezeiza. Su traslado a Coronda está previsto para hoy. Cuando eso ocurra, él y Guille compartirán una celda especial con cámaras de vigilancia las 24 horas y muros adicionales, sin contacto con el resto de la población.

Unos diez días atrás se pronunció a favor del traslado el juez de Sentencia provincial Edgardo Fertitta, quien realiza el trámite previo al juicio oral en la causa 913/12 por asociación ilícita y por el crimen del bolichero Diego Demarre, ejecutado en mayo de 2013. Por esa muerte Guille está procesado como autor y Chamorro como partícipe. En una ocasión previa el magistrado se había negado porque al consultar al Servicio Penitenciario santafesino (SP) recibió como respuesta que no existía un lugar acorde.

Pero esta vez reiteró la consulta y el SP contestó que sí contaba con disponibilidad en Coronda. El magistrado constató que el lugar era apropiado y aprobó el traslado. Los abogados defensores lo reclamaban por cuestiones de cercanía familiar, de humanidad y de ejercicio del derecho de defensa. Luego de expedirse, Fertitta giró el trámite a su colega federal Bailaque, quien tendría la última palabra. El llevó adelante la causa por narcotráfico que afrontan Cantero y Chamorro tras el operativo Los Patrones, de diciembre de 2015. Una veintena de personas fueron acusadas de narcotráfico tras el secuestro de 600 kilos de marihuana y el hallazgo de una cocina de cocaína. Una causa con procesamiento confirmados y a la espera de juicio oral. Bailaque también dio el visto bueno al traslado.

El ministro de Seguridad de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, dijo ayer que la movida "será por unos días mientras dure un oficio judicial y luego volverán a una cárcel federal". El abogado defensor Fausto Yrure replicó que los oficios no hablan de una medida transitoria: "El oficio judicial no dice en absoluto que el traslado sea temporario. Es más, está basado en cuestiones de dignidad y humanidad, citando reglas internacionales y tildando al alejamiento de la familia como una condición indigna". Desde la cartera de Seguridad aclararon que la medida se sostendrá hasta que finalice el juicio oral provincial.

Cantero estuvo diez meses alojado en la cárcel federal de Rawson, a 1.440 kilómetros de Rosario. El domingo a la tarde partió en un utilitario del Servicio Penitenciario Federal y arribó ayer la Unidad Penitenciaria Nº 1 de Coronda.

Cantero y Chamorro habían sido remitidos a cárceles federales en enero pasado, luego de que el Ministerio de Seguridad de la provincia denunciara supuestas maniobras para provocar una fuga de integrantes de Los Monos de la prisión de Piñero. Desde allí fueron derivados a Ezeiza.

A los cuatro días a Guille lo trasladaron a la Unidad Nº 6 de Rawson y a Chamorro a la Nº 9 de Neuquén. Disconformes, tramitaron ante Bailaque su retorno a una cárcel más cercana y el magistrado dispuso que los alojaran en Ezeiza, Marcos Paz o Buenos Aires. Con ese permiso Chamorro viajó a Ezeiza (luego de ser apuñalado en el corazón por otros internos y permanecer 18 días en coma) pero Cantero prefirió quedarse en el sur.

El llamado
Una nueva gestión que realizaron ante Fertitta para volver a Santa Fe fue rechazada a fines de agosto. A la semana, el juez denunció que "Guille" llamó al juzgado y dejó un mensaje amenazante: "Decile al juez que se meta el traslado donde ya sabe. Que lo voy a matar". Se constataron llamadas procedentes de la cárcel de Chubut. El 22 de septiembre Guille iba a ser imputado de esa amenaza por teleconferencia. Un día antes, su familia viajaba al sur a visitarlo y el Peugeot 208 en el que iba se despistó en un paso a nivel. Su sobrina Daiana, de 16 años e hija del asesinado Claudio "Pájaro" Cantero, falleció en el accidente.

El jueves pasado, en tanto, Chamorro denunció por teleconferencia apremios sufridos en Ezeiza. El camarista Daniel Acosta ordenó que lo revise el cuerpo forense de la Corte Suprema y se informe a la Procuración de la Nación.

Comentarios