Policiales
Miércoles 19 de Agosto de 2015

Hace dos años estafó a una rosarina y ahora da la cara tras engañar a conocida porteña

La hermana de Flavio Mendoza denunció a Javier Bazterrica por quedarse con 5 mil dólares de ella. En Rosario tiene una causa abierta.

El 3 de agosto de 2013 La Capital publicó la primera noticia sobre Javier Bazterrica. El muchacho había engañado a una joven estudiante de derecho de 24 años a la que le prometió amor eterno y le robó 80 mil pesos, según ella misma relató en aquel entonces a este diario. La joven olvidó aquel duro momento en su vida y ayer pidió por favor que no se la mencione en esta crónica. Es que el estafador continúo sus aventuras, aunque él sostiene que las mujeres lo persiguen con mentiras porque quedan "despechadas" tras su alejameinto. En ese sentido, hace diez días La Capital tomó contacto con la porteña Adriana Mendoza, hermana del conocido performer y director de Stravaganza, Flavio Mendoza, después de que una fuente alertara que Bazterrica había estafado a la mujer en 5 mil dólares. Entonces el caso ganó todos los medios de la Capital Federal y al timador no le quedó otra que dar la cara.

El hombre se llama Javier Bazterrica y hace dos años, a la joven rosarina, le dijo que jugaba al polo, que vivía gran parte del tiempo entre Londres y Dubai, que era dueño de campos y descendiente de una importante familia porteña dueña de un tradicional sanatorio. Como si fuera poco, aseguró ser contador y agente bursátil. Usaba varios nombres. Al de Bazterrica se sumaron Nazar Anchorena, Beccar y otros.

Causa abierta
En Rosario, a la joven le birló 80 mil pesos con el argumento de que podía poner el dinero en un plazo fijo que nunca concretó. Mantuvo su mentira comentándole que se trasladaba con el "auto blindado de su padre, un conocido y millonario empresario porteño", pero el auto nunca apareció. En realidad, el padre del muchacho "trabajó en una empresa de seguridad como vigilador", dijo el abogado de la joven, Hernán Tasada, en 2013.

El úncio trabajo conocido de Bazterrica fue el de mozo en el restaurante Campo Argentino y en otros bares de Capital Federal. En su paso por Rosario estuvo 15 horas demorado en la seccional 3ª tras la denuncia que hizo la joven estudiante, caso que fue judicializado en Correccional 6ª por el abogado Tasada en representación de la joven.

En el mismo mes de agosto de 2013 Bazterrica vino a declarar a Rosario y lo hizo frente al juez Rodolfo Szvala. Cuando regresó a Buenos Aires lo hizo en un remís. Fue hasta su presunto domicilio en la ciudad de Martínez, y en el trayecto le contó al chofer su libreto de millonario y su amorío con una rosarina, lo que lo había llevado a mudarse a la ciudad. "Al llegar a Buenos Aires buscó un lugar apartado en Martínez donde me hizo estacionar frente a unas oficinas. Bajó del auto con la promesa de volver minutos después con el dinero y lo estuve esperando 6 horas pero nunca volvió a aparecer", contó el remisero a La Capital mientras exhibía una factura impaga de 1.530 pesos.

En el portal
El 2 de agosto pasado Adriana Mendoza publicó en su muro de Facebook : "Fui engañada por este hombre Bazterrica, me sacó 5.000 dólares para invertir en la Bolsa. Creí". Y eso desató una tormenta mediática. La mujer desfiló por los canales de TV y el caso se viralizó.

Finalmente Bazterrica apareció en el programa "El diario de Mariana", que conduce Mariana Fabiani por Canal 13. Junto a su abogado, Gastón Marano, planteó "su verdad". Pero mientras el programa iba al aire Flavio Mendoza irrumpió en el estudio y desafió a Bazterrica a ir a la puerta del canal para así tomarlo a golpes y vengar el desaire sufrido por su hermana. El asunto no pasó a mayores.

Días antes Bazterrica, de impecable pantalón blanco, botas de montar y chombas típicas de las usadas para practicar polo, sostuvo en una nota que le hizo el portal Infobae que Adriana Mendoza "nunca" le dio 5 mil dólares "ni nada. La historia con ella empezó por Facebook. Vino dos veces a buscarme a mi casa. Empecé ofreciéndole gente para que vaya a ver Stravaganza y nos empezamos a enganchar. Al poco tiempo le dije que vivo en Martínez y se quedaba en casa a pasar la noche. Esto duró tres meses y medio".

En ese marco el muchacho dijo que Mendoza "está despechada. En su momento le di otro nombre porque tuve un problema con una chica de Rosario que me quiso embromar y me acusó de robarle 80 mil pesos. Me retuvieron en su casa de Rosario once horas contra mi voluntad. Pero terminé sobreseído en esta causa" sostuvo, aunque su abogado dice que de esa causa no tiene información ya que él tomó el caso a partir de la denuncia de Mendoza.

Condena mediática
El abogado Marano dijo ayer a La Capital que la denuncia de Adriana Mendoza "no tiene una base más que inicial en la que habría manifestado que le arrebató a través de engaños 5 mil dólares. Estaremos atentos a ver cómo lo acredita. Lo único que tengo es esa denuncia. Bazterrica no fue citado a indagatoria por esta causa y tiene una situación procesal perfecta. No hay pruebas de un delito efectivo cometido por él pero ya tiene una condena mediática. Ahora da la cara para decir su verdad".

Bazterrica cayó preso la semana anterior porque una mujer, Marianela, denunció que le había robado su auto. "Esta chica entró a Facebook por sugerencia de su hermana y observó que él le dio otro nombre: Máximo Javier, ya que Javier Bazterrica no lo usa por el problema en Rosario. Entonces denunció el presunto robo y mi cliente cayó demorado unas horas, pero ya está libre de culpa y cargo. Marianela le prestó el auto y el sobreseimiento está firme", abundó el abogado

En la nota de Infobae le preguntaron a Bazterrica si se creé un "gigoló". Y el contestó: "Jamás viví de las mujeres. Con Adriana (Mendoza) pagaba las salidas y las expensas. No es una mujer de plata". Y aclaró: "Estoy dispuesto a un peritaje psiquiátrico. No hubo mentiras, maltratos, nada. En Adriana gasté mucho más que en Marianela: me salió 60, 65 mil pesos como mínimo".

Sobre la joven de Rosario no habló. Y de los 80 mil pesos que la estudiante dijo haberle dado y que nunca recuperó, tampoco abundó. La historia de Bazterrica se agranda y está a poco de ser un mito urbano, o quizás el guión de una serie de TV. Dicen que las engañadas ya llegan a cien y su abogado, si bien no controla el futuro de su cliente, argumentó: "El quiso decir su verdad. No le interesa ser un personaje mediático. No haremos un raíd televisivo, sólo aclararemos esta situación".

Fuente: La Capital

Comentarios