pais
Miércoles 29 de Julio de 2015

Hace ocho días que tenía una restricción perimetral para no acercarse a su ex, pero la encontró y la mató a puñaladas

Una mujer de 23 años fue degollada y asesinada a puñaladas en Manzanares, en el partido de Pilar, y por el femicidio está prófugo su ex concubino, quien tenía una prohibición de acercamiento a la víctima desde hacía ocho días, cuando lo denunció por violencia de género.  

La víctima fue identificada por la policía como Maira Belén Morán (23) y el hecho ocurrió alrededor de las 9.30 en el cruce de Río Orinoco y Rodolfo de la Colina, donde los médicos legistas de la Policía Científica que trabajaron en la escena del crimen constataron que la víctima estaba degollada y tenía, a simple vista, “decenas de puñaladas” en su cuerpo, según confió a Télam una fuente judicial.
El presunto femicida es la ex pareja de la víctima, identificada por las fuentes como Alberto Sebastián Moreno (26), quien permanecía esta tarde aún prófugo y era intensamente buscado por la Justicia y la Jefatura Departamental Pilar.
Según contaron distintos testigos y familiares de la víctima, la pareja había iniciado la relación hace cuatro años, tenían una hija en común y ésta no era la primera vez que Belén había conseguido una restricción que le prohibía a Moreno estar a menos de 500 metros de distancia.
Aparentemente, a las 9.30 de esta mañana el hombre interceptó a Morán cuando caminaba por Rodolfo de la Colina y Río Orinoco y comenzó a agredirla.
"De lejos llegué a ver cuando la agarraba de los pelos y le golpeaba la cabeza contra el piso. En ese momento yo corrí y le grité 'hijo de p'. Y el tipo salió disparado en bicicleta", explicó a la prensa Celina, una vecina de Manzanares, amiga de la víctima y conocida del supuesto agresor.
De acuerdo a su relató, inmediatamente intentó auxiliarla para salvarle la vida, pero "murió a los pocos minutos".
Los voceros indicaron que, además de Celina, hay varios testigos que presenciaron el crimen o la posterior fuga del asesino, y que todos lo identificaron como Moreno.
“El imputado escapó con el cuchillo ensangrentado en la mano en dirección a la estación ferroviaria de Manzanares. Estamos buscándolo”, dijo a Télam la fuente judicial consultada.
El cuerpo de Morán estaba tirado en una zanja, de costado, y con múltiples heridas de arma blanca en el cuello, el torso, las manos, los brazos y otras zonas del cuerpo.
La autopsia se iniciará a las 16 en la morgue pero el medico legista que realizó el levantamiento del cuerpo, ya le informó al fiscal de la causa que la herida mortal sería el profundo corte que la chica presentaba en el cuello y que incluso le llegó a cortar la tráquea.
La víctima llevaba consigo una cartera pequeña de donde, a pesar de haber caído en el barro y estar mojada, los investigadores rescataron un oficio judicial del Juzgado de Familia 1 de Pilar.
Según las fuentes, se trata de una orden de prohibición de acercamiento emitida el 21 de julio, es decir, hace sólo ocho días, contra el ahora prófugo Moreno.
El crimen se cometió a sólo tres cuadras de la casa de la madre de la víctima, donde Morán se alojaba desde hacía dos semanas, luego de su última pelea con su ex pareja.
La madre de la víctima, Marilen, reveló esta tarde que anoche el propio imputado le dijo que vaya preparando "tres cajones" -uno para Belén, otro para ella y el tercero para su hijo discapacitado de 10 años-, y dijo que el caso podría haberse evitado porque ayer Moreno fue tres veces a su casa a amenazar a su hija y la policía no hizo nada pese a que era evidente que estaba violando su restricción perimetral.
Fuentes policiales indicaron que a raíz de las amenazas de ayer, la comisaría de Manzanares había iniciado una causa por "desobediencia" a la restricción de acercamiento.
El caso es investigado por la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Violencia de Género de Pilar, que está siendo subrogada en esta feria judicial por el fiscal Eduardo Rodríguez.
Voceros judiciales indicaron a Télam que en esa fiscalía hay varias denuncias de la víctima hacia el ahora prófugo, pero también hay una constancia de que el 7 de julio Belén se presentó para intentar levantar las causas contra su pareja.
"Se le explicó que no se podían levantar las denuncias pero se dejó una constancia de que ella quería reiniciar la relación y volver a convivir con su pareja", dijo a Télam una fuente con acceso al expediente.
Ahora no se descarta que la chica haya hecho esa exposición amenazada, ya que el 20 de julio se presentó en la comisaría para volver a denunciar a Moyano y el 21 obtuvo la restricción perimetral.

Comentarios