barrio Altos del Valle
Domingo 02 de Octubre de 2016

Hallaron una "trampa mortal" para delincuentes y se salvaron

Policías descubrieron y desmontaron de un galpón un sistema que consistía en un arma cargada con un cordón atado al gatillo que, al estirarse, la detonaba. El propietario del lugar-que está identificado y es buscado- pretendía así repeler el posible ingreso de delincuentes o cualquier extraño.

Este domingo, policías de la Subcomisaría 8° del barrio Altos del Valle de Santa Fe, desactivaron un sistema de fabricación casera y artesanal dispuesto en el interior de un galpón ubicado en adyacencias a las vías ferroviarias y callejón Roca, consistente en un arma de fuego cargada en el que queda el gatillo del arma sujeto a un cordón dispuesto disimuladamente en el piso, y que frente a la presencia de un desconocido o incauto que ingrese al predio la estiraría al caminar produciendo la detonación del disparo con tres consecuencias posibles: la muerte del incauto, resultar baleado con heridas de diversa consideración, o resultar ileso, siendo esta tercera la ocurrida cuando anoche los agentes policiales verificaron el lugar.
La novedad sobre el hallazgo del arma, la identidad del propietario del galpón, el secuestro del mecanismo fue informado a la Jefatura de la Unidad Regional 1° La Capital de la policía santafesina y al fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, Estanislao Giavedoni, que ordenó formarle causa al dueño del predio por: "arma de fuego de uso prohibido", recomendando hallarlo a la brevedad.

La denuncia
Este domingo, cuando faltaban algunos minutos para llegar a la una de la madrugada, vecinos que viven en inmediaciones de la intersección que forman las vías ferroviarias y callejón Roca en el extremo norte de la ciudad de Santa Fe, denunciaron a la central policial 911, un intenso tiroteo entre desconocidos que llevaban terror a los habitantes de distintos barrios.
El operador del 911 policial, envió suboficiales y patrulleros de las agrupaciones de Orden Público y de Cuerpos, una decena de suboficiales en cinco patrulleros llegaron al lugar minutos después para verificar la denuncia de los vecinos. Entonces, iluminaron con sus linternas un galpón existente en la zona y apuntados por los vecinos del barrio que habían perdido el sueño. Un viejo suboficial a punto de retirarse de las filas policiales fue el que divisó una soga tirada en el piso y no permitió que el resto de sus subordinados ingresaran al predio. Así, evitó una tragedia.
El suboficial es un hombre mayor, con 29 años y medio de servicio cumplidos en la fuerza policial, se dio cuenta que el dispositivo, conocido en el litoral argentino como "cimbra", y que es un término perteneciente al argot policial santafesino, estaba dispuesto en el lugar. Se trata de un arma de fuego, generalmente escopeta, que estando cargada es ubicada en un lugar disimulado, y de su gatillo va atada un soga que se extiende en el ingreso a un predio o una zona que se intenta proteger, con tres consecuencias posibiles: la muerte del incauto, resultar baleado con heridas de diversa consideración, o bien, ileso. Generalmente, es un recurso usado por los delincuentes que buscan refugio en las zonas de islas del litoral argentino.
La novedad sobre el resultado del procedimiento policial fue informada a la Jefatura de la Unidad Regional 1° La Capital de la policía santafesina, y éstos enviaron a agentes de la Policía Científica (PC) para realizar los peritajes criminalísticos que ordena el protocolo. Además, fue informado sobre el caso el fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación (MPA) Estanislao Giavedoni, que ordenó que al propietario del predio en el que fue hallado el sistema de disparo se le formara causa por la presunta comisión del delito de: "arma de fuego de uso prohibido". El dueño del predio no fue hallado, aunque la Policía logró obtener su identidad, y ahora es intensamente buscado.


Comentarios