Ovación
Miércoles 27 de Julio de 2016

Higuaín y una declaración que duele

El propietario de Nápoli, Aurelio De Laurentiis, afirmó que le pase del Pipita a la Juventus es "una traición en su máxima expresión".

Gonzalo Higuaín "traicionó" al Nápoli fichando por su rival, la Juventus de Turín, según afirmó el propietario del conjunto napolitano Aurelio De Laurentiis, pese a haber recibido 90 millones de euros por la venta del delantero internacional argentino.

"Hay gente que piensa que hablar de traición es exagerado, pero yo creo lo contrario porque hay una traición en su máxima expresión en su elección por la ingratitud mostrada", indicó De Laurentiis al periódico Corriere dello Sport.

"Obviamente debo tener en cuenta el papel jugado por la Juventus, pero esperaba un comportamiento diferente por su parte", añadió.

En el traspaso récord en el fútbol italiano, el Pipita finalizó el martes su vinculación de tres años con el conjunto del sur de Italia, para firmar por cinco años con la Juve, donde percibirá cerca de 7,5 millones de euros al año.

Desde que comenzaron las negociaciones entre Juventus y Nápoles los seguidores de San Paolo se sintieron decepcionados con el hombre que estuvo cerca de llevarlos al Scudetto. La marcha del argentino, que firmó una temporada excepcional con el Nápoles, al que condujo al subcampeonato de la Serie A, al anotar 36 goles en 35 partidos del campeonato, dejó 90 millones de euros en las arcas del Nápoles, una cantidad nunca alcanzada por un traspaso en Italia.


"Desastre" para Totti"
El de Higuaín es el tercer fichaje más caro de la historia, por detrás de los realizados por el Real Madrid para hacerse con los servicios del galés Gareth Bale en 2013 (101 millones de euros procedente del Tottenham), y de Cristiano Ronaldo (94 millones de euros en 2009 procedente del Manchester United).

Económicamente el negocio es inmejorable para Aurelio De Laurentiis, que trajo al Pipita del Real Madrid por 40 millones de euros luego de vender al uruguayo Edinson Cavani al PSG en aquel verano por 64 millones.

Las redes sociales se han llenado de mensajes de decepción por la traición, han aparecido bufandas y camisetas del jugador quemadas y en carteles de partidos de pretemporada, con Higuaín en primer plano, su cabeza ha sido cortada.

"Es cierto que había una cláusula, así que no fue incorrecto... pero la despiadada naturaleza del fútbol significa que no hay respeto por el sentimiento", expresó el dirigente napolitano.

"Es la segunda mayor traición de la historia, después de la de Judas a Jesús", tuiteó el miércoles un tifoso del Nápoles.

"Los aficionados van al estadio a divertirse y a ver a jugadores leales a un equipo, esperando no ser traicionados. El hecho de que Higuaín haya cambiado el Nápoles por la Juventus es un desastre", lanzó por su parte el capitán de la Roma Francesco Totti, que toda la vida vistió la camiseta giallorossa.

Llegado el miércoles a Turín, Higuaín se dio un baño de masas ante centenares de aficionados de la Juventus, congregados en el aeropuerto para recibirle. Luego de firmar varios autógrafos, se desplazó a la sede del club, desde cuyo balcón posó con la camiseta con el dorsal 9.