pais
Jueves 03 de Marzo de 2016

Horacio Rosatti justificó haber sido designado por decreto por Macri

Alto tribunal. La comisión de Acuerdos del Senado realizó este jueves la audiencia pública para examinar al candidato del gobierno para integrar la Corte Suprema de la Nación

 
El jurista santafesino Horacio Rosatti, propuesto por el Poder Ejecutivo para integrar la Corte Suprema de Justicia, justificó ayer ante la Comisión de Acuerdos del Senado la decisión del presidente Mauricio Macri de designarlo por decreto al señalar que fue “un mecanismo que está en la Constitución Nacional”, que fue utilizado en “una coyuntura difícil”. 
 
“Fue un proceso utilizado para salir de una coyuntura difícil porque no es una situación normal tener tres miembros sobre cinco (en el máximo tribunal), ya que si hay disidencias no sale un fallo”, argumentó Rosatti, quien ratificó que no mantiene “ningún tipo de relación” ni con el presidente Mauricio Macri, ni con el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Incluso, el jurista comentó que no solo no votó a favor del partido gobernante en los comicios presidenciales del año pasado, sino que además muchas de sus opiniones son “bastante distintas a lo que piensan las autoridades actuales”. 
 
“No los conocía antes del decreto (por Macri y Peña) y no tengo ningún tipo de relación ni la he tenido”, insistió Rosatti, quien vinculó su postulación a su “trayectoria en la especialidad del derecho constitucional”. 
 
Durante casi seis horas el exministro de Justicia de Néstor Kirchner fijó su posición ante diversas consultas que le hicieron los legisladores y representantes de asociaciones civiles.
Entre varias de las temáticas abordadas, Rosatti se mostró a favor de que los jueces paguen el impuesto a las ganancias, consideró que debe ser despenalizada la tenencia de estupefacientes para uso personal, defendió la implementación del juicio por jurados, adjudicó al Parlamento el “control legislativo” de los DNU y evaluó que las medidas que se toman desde el poder político “no deben ser revisadas judicialmente”. 
 
Sobre su designación en comisión, que luego fue revertida por el Poder Ejecutivo, Rosatti sostuvo que esa opción “está en la Constitución Nacional, donde se plantea la duda de si una vacante que se genera en la Corte debe ser cubierta durante el receso del Senado o si es posible completarla”, pero advirtió que el mecanismo “es excepcional”.
Entendió que se trató de “un proceso para salir de una conyuntura difícil porque no es situación normal tener tres miembros sobre cinco”, ya que “no puede haber disidencias. Si las hay no sale fallo y esto no da dinámica”.
 
El jefe del bloque de senadores del Frente Para la Victoria-PJ, Miguel Pichetto, pidió en este punto la palabra para aclarar que la oposición “no comparte la interpretación que le daría al Ejecutivo la posibilidad de utilizar ese mecanismo” y consideró que las “expresiones de decreto (para nombrar jueces) son todas vinculadas a la dictadura militar”.

El líder de los senadores de Cambiemos, Ángel Rozas, insistió con que se trató de una “excepcionalidad”, en un “país –dijo– que vive de sobresaltos en sobresaltos” y aseguró que “el presidente tomó un atajo, no con la intención de violentar la Constitución o el sistema preestablecido”. Rosatti recibió 1.016 adhesiones y 13 impugnaciones ante la comisión de Acuerdos. 

Comentarios