Miércoles 06 de Julio de 2016

Iban a lavar dinero con remedios de hospitales santafesinos

Detectaron un sobreprecio de casi 200 millones de pesos. Los blísteres llevaban un rótulo de Santa Fe para su reparto gratuito

Unos cien mil comprimidos de un antibiótico que el gobierno provincial había licitado para los hospitales públicos santafesinos fueron secuestrados por la Aduana en un cargamento con destino a Venezuela con enorme sobrefacturación.
Los blísteres que fueron incautados en el aeropuerto de Ezeiza llevaban la leyenda "Gobierno de Santa Fe - Distribución Gratuita" ya que era una exigencia del Ministerio de Salud. El laboratorio Klonal ganó la licitación pero nunca hizo la entrega aquí e intentó enviarla a la administración de Nicolás Maduro con un sobreprecio de casi 200 millones de pesos en un claro intento de lavado de dinero.
"La noticia nos generó gran indignación; es una maniobra que al menos inicialmente mancha la gestión pública de Santa Fe", reconoció el director de la sociedad del Estado santafesino Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF), Guillermo Cleti.
El LIF fue el organismo que licitó meses atrás una serie de fármacos, entre ellos unos 104 mil comprimidos de Cirprofloxacina 500, un antibiótico contra las infecciones urinarias y gastrointestinales.
La licitación fue adjudicada por 112 mil pesos al laboratorio Klonal, una firma nacional con más de 30 años de trayectoria en el mercado farmacéutico. Pero la partida nunca fue entregada al LIF para que sea repartida en los hospitales públicos santafesinos.
"Hicimos las intimaciones correspondientes, vía correo e incluso a través de carta documento porque la demora complicaba nuestro abastecimiento. Todo está documentado", aclaró. Esta semana las autoridades sanitarias santafesinas se enteraron dónde estaban los remedios gestionados. Una investigación del portal Infobae reveló que a mediados de abril, personal de Aduana en Ezeiza incautó un cargamento de medicamentos con destino a Venezuela por varias irregularidades.
Según la web porteña, los agentes aduaneros notaron que los medicamentos estaban rotulados con la leyenda "Gobierno de Santa Fe - Distribución Gratuita".
Y además detectaron que el permiso de embarque indicaba un valor declarado de la mercadería de casi 13 millones de dólares. Sin embargo, la factura emitida por el laboratorio al exportador era por solo 11 millones 764 pesos. Entre el valor declarado y el efectivamente pagado había una diferencia de 176 millones de pesos.
De acuerdo a la revelación periodística, los medicamentos estaban destinados al Ministerio del Poder Popular para la Salud de la República Bolivariana de Venezuela.
"Es probable que el laboratorio tenía lista la partida para entregarnos pero alguien les avisó que podían hacer un gran negocio con sobreprecio si lo mandaban a Venezuela y no tuvieron tiempo de fabricar otros blísteres y mandaron los que estaban rotulados para Santa Fe", conjeturó una fuente de la Casa Gris.
"Si se confirma todo lo que trascendió periodísticamente, que estamos tratando de reconstruir de manera oficial, fue un claro intento de lavado de dinero", resaltó Cleti.
"Se exportaba una partida de medicamento que gestionó la provincia pero que nunca recibió por valores mucho mayores a los que costaba para después ingresarlo al circuito legal", explicó.
Cleti advirtió que para la provincia el perjuicio fue doble. "Por un lado, no logramos abastecernos del medicamento que es de uso frecuente en los hospitales, y además se incautó un cargamento con nuestra leyenda que es una exigencia de la licitación para evitar robos o repartos incorrectos", indicó. Tras aclarar que el medicamento "solo se puede usar como antibiótico para infecciones urinarias y gastrointestinales", el director del LIF resaltó que no se puede utilizar como precursor químico.

"Estamos indignados, esto mancha la gestión pública de Santa Fe", manifestó, tras lo cual confirmó que se iniciarán acciones judiciales contra el laboratorio.