Santa Fe
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

Impulsan crear el mediador barrial para buscar solución a los conflictos de la ciudad

Nexo. El concejal Franco Ponce de León ingresó un proyecto para instaurar la figura. Será un tercero imparcial que favorecerá el diálogo directo entre las partes para arreglar el problema

Crear en el ámbito de la Municipalidad de Santa Fe la figura del mediador barrial es el propósito del proyecto de ordenanza que ingresó el concejal Franco Ponce de León (FPCyS-CC-ARI); y se espera que sea tratado en las próximas sesiones. Esta persona actuará a solicitud del interesado como un tercero imparcial y neutral, propiciando la comunicación directa entre las partes en miras a la búsqueda creativa y cooperativa de la solución de conflictos interpersonales barriales.

Será uno por cada distrito municipal (son ocho), dependiendo su organización de la Secretaría General y de la Dirección de Derechos Ciudadanos del municipio. El procedimiento de mediación comunitaria se ajustará a las siguientes pautas, las cuales deberán ser comunicadas a las partes por el mediador en la primera audiencia: imparcialidad del mediador en relación a los intereses de los vecinos que intervienen; libertad y voluntariedad de las partes en conflicto; tratamiento igualitario de los mediados; consideración de los intereses de los menores, personas con discapacidad y adultos mayores; secreto profesional respecto de la información aportada por las partes; y celeridad del proceso.

Alcanzar el buen diálogo
El edil del FPCyS-CC-ARI fundamentó su propuesta y dijo: "A partir de esta figura, el municipio de forma directa con los mediados e indirectamente por medio de las instituciones intermedias, estaría generando conciencia en la importancia del buen diálogo, el buen trato que deben proferirse ambas partes, en la importancia radical que reviste la escucha activa y la construcción de la figura de un mediador barrial que coordinaría y acompañaría a las mismas a través de acciones de empoderamiento, empatía, trato cordial, jerarquizando los dichos y sobre todas las necesidades, dignificando de esta manera a las personas".
"La mediación comunitaria tiene una gran importancia al descomprimir la tensión social, revalorizar la buena intención de la gente, generar confiabilidad en la palabra empeñada, darle a cada vecino su rol de «protagonista del conflicto»" - Franco Ponce de León, concejal
Los temas más relevantes que se podrán trabajar en la mesa de Mediación Comunitaria son: problemas en consorcios; inconvenientes edilicios (filtraciones de agua y humedad, problemas estructurales, limpieza y mantención de espacios comunes, entre otros); uso indebido de espacios comunes (construcciones antirreglamentarias); utilización de la medianera; ruidos molestos; olores desagradables; árboles; mascotas; desavenencias vecinales, es decir conflictos que hacen estrictamente a la convivencia vecinal; problemas con inmobiliarias y particulares por situaciones que se presentan, sobre todo, al momento de finalizar la relación locativa; casos de malos tratos y discriminación proferidos en ambientes públicos y privados; y situaciones de inconducta de choferes en ocasión del transporte público de pasajeros, entre otros.
El concejal citó a la doctora María Verónica Mattar Orozco (abogada-mediadora y martillera pública, quien desempeña su actividad profesional en el Departamento de Mediación de la Municipalidad de Santa Lucía, en la Provincia de San Juan) y contó que ella considera que "es a partir de este tipo de experiencias que el municipio puede efectuar una lectura de los reclamos de los ciudadanos, de sus contiendas barriales, de sus necesidades como grupo social, elaborando un diagnóstico certero y vivencial no solo de los tipos de problemas sino también identificando aquellas situaciones generadoras de nuevos o mayores conflictos, generando así una actitud preventiva sobre aquellos temas que pueden resentir la paz social".
En ese sentido, Ponce de León expresó: "El municipio, abordando estas temáticas estaría generando conciencia en la importancia del buen diálogo, del buen trato que deben proferirse ambas partes, en la importancia radical que reviste la escucha activa y la construcción de la figura de un mediador barrial que coordinaría y acompañaría a las mismas a través de acciones de empoderamiento, empatía, trato cordial, jerarquizando los dichos y sobre todas las necesidades, dignificando de esta manera a las personas".
Embed

Objetivos y meta
En cuanto a los objetivos primordiales que se persiguen con la instauración de esta nueva figura, el proyecto establece: promover el proceso de mediación a los fines de que toda la población cuente con este mecanismo gratuito, salvando así la paz social de la comunidad; resolver las diferencias barriales tanto individuales como grupales, creando lazos de cooperación, compromiso y participación vecinal; y generar un espacio de reflexión y entendimiento a los fines de que sean los propios sujetos involucrados en el conflicto quienes puedan estar legitimados para encontrar la resolución pacífica de sus controversias y reflexionar sobre las necesidades, intereses y conductas.
También plantea que con esta experiencia, el municipio elabore un diagnóstico con los problemas suscitados e identifique aquellas situaciones que son generadoras de los conflictos, pudiendo adoptar una actitud preventiva, brindando un espacio de generación de propuestas y opciones, que vayan camino al acuerdo; además se busca generar conciencia en la importancia del diálogo, de la escucha activa, y la de conocer cuáles son las necesidades de las personas que participan de ese proceso; y por último, el primordial objetivo reside en la generación de un mayor compromiso vecinal, barrial y la participación activa de los propios actores.
Antes de finalizar, Ponce de León dijo: "La mediación comunitaria tiene una gran importancia al descomprimir la tensión social, revalorizar la buena intención de la gente, generar confiabilidad en la palabra empeñada, darle a cada vecino su rol de «protagonista del conflicto», propiciar una cultura de fuerte respeto por el otro, y uno de los caminos posibles en pos de la tan ansiada paz social".
PonceDeLeon.jpg
Iniciativa. El proyecto fue presentado por el concejal Franco Ponce de León
Iniciativa. El proyecto fue presentado por el concejal Franco Ponce de León

Quién puede ser y dónde se deberá inscribir
Será condición indispensable para ser mediador barrial tener domicilio real en la ciudad de Santa Fe; poseer interés en participar, ya por voluntad propia o por proposición espontánea que efectúen las Asociaciones Vecinales, los Centros de Salud o las instituciones educativas barriales del Distrito al cual el vecino pertenezca por su domicilio real; y recibir una capacitación gratuita, por medio de cursos de formación a cargo de los mediadores a designar por la Dirección de Derechos Ciudadanos o aquellos que resulten de convenios de colaboración que celebre el Ejecutivo con instituciones formadoras homologadas y reconocidas como tales.

Además, hallarse inscripto en el Registro Municipal de Mediadores Barriales, el que funcionará en la Dirección de Derechos Ciudadanos o en el área que el municipio estime conveniente. La inscripción será gratuita y durará un año, debiendo los interesados inscribirse al concluir cada año calendario. La documentación que deberá presentar el interesado en formar parte de este registro es el original y copia del DNI; y también del certificado expedido de asistencia al curso de formación de habilidades de mediador brindado por el municipio.
El destinatario de la mediación comunitaria será cualquier vecino de la comunidad, es decir aquellas personas de existencia física o ideal que sean partes de un conflicto o de varios que refieran a la convivencia vecinal, que asimismo tengan su domicilio en la ciudad de Santa Fe o que debido a la repercusión que posee el conflicto tenga lugar dentro de la jurisdicción del municipio.

Comentarios