Policiales
Lunes 27 de Abril de 2015

Indagan hoy a subcomisario rosarino preso por supuestas conexiones narco

Era el subjefe de la comisaría 20ª en la ciudad de Rosario y le atribuyen nexos con Gustavo Cárdenas, presunto líder de una banda, que también irá ante el juez federal Marcelo Bailaque.

El juez federal Marcelo Bailaque indagará hoy al subjefe de la comisaría 20ª de Empalme Graneros que fue detenido el sábado en el marco de una investigación por comercialización de estupefacientes. Se trata del subcomisario Jorge Ocampo, a quien en su domicilio se le habría encontrado una cantidad de cocaína no especificada y un arma de fuego de la que no es portador legal. El procedimiento ordenado anteayer por una investigación iniciada por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), que fue monitoreada por el Ministerio de Seguridad de la Nación, incluyó además del allanamiento de la seccional 20ª una acción idéntica en la subcomisaría 24ª. Ambas son las unidades policiales provinciales en el barrio de Empalme Graneros y la sospecha que originó los operativos es que uniformados de esas dos reparticiones están conectados o brindaban protección a grupos que venden drogas en ese vecindario del noreste rosarino.

El procedimiento del cual es parte la detención de Ocampo integra una secuencia de 18 allanamientos concretados anteayer en Rosario y Funes donde se detuvo a ocho personas y se incautó cocaína, documentación, vehículos, celulares y armas de fuego. Del operativo participaron además de la PSA, la Policía Federal, Prefectura Naval y Gendarmería, bajo instrucción del fiscal federal Nº 3 Mario Gambacorta.

En tal despliegue también fue allanada una concesionaria de autos ubicada en Eva Perón 6458 —con resultados negativos— y domicilios particulares en Rosario y Funes.

Tuerto. Esta investigación fue comenzada por la PSA hace casi dos años, siguiendo los movimientos de Gustavo "El Tuerto" Cárdenas, un hombre que tiene antecedentes por homicidios y que se dedica presuntamente a la comercialización de drogas. La pesquisa de la PSA estuvo a punto de frustrarse cuando hace siete meses, el 23 de octubre de 2014, Cárdenas fue detenido por un hecho menor: una amenaza al playero de una estación de servicio. Cuando se lo fichó se determinó que tenía varios pedidos de captura, entre ellos uno por el asesinato del narco Roberto Padilla, alias "Tuerto Boli" (ver aparte).

Con la detención de Cárdenas entonces la PSA en octubre perdió varios de los hombres que trabajaban con él: sus celulares de contacto se apagaron. Pero luego recompuso la pesquisa hasta llegar a los procedimientos del sábado con una hipótesis fundamental: la línea de venta de droga que capitaneaba Cárdenas, hasta el sábado con prisión domiciliaria, tenía una pata fundamental en las dos comisarías de Empalme: la 20ª y la sub 24ª.

Allanamientos. Esa línea también la seguía la Policía Federal que pidió actuar el sábado. El operativo fue supervisado por la Secretaría de Seguridad de la Nación a cargo de Sergio Berni.

En los allanamientos se detuvieron a dos mujeres y seis hombres, todos mayores de edad. Además secuestraron dinero en efectivo, 216.644 pesos, 3.900 dólares, gran cantidad de cheques, 19 teléfonos celulares, seis computadoras, gran cantidad de cajas de chip, tres escopetas calibre 6.25 sin documentación, un revólver calibre 38, 120 municiones, una pistola Glock calibre 40 con un cargador y quince municiones sin documentación.

También se secuestró una moto Honda Tornado de 250 centímetros cúbicos, un Ford Taunus, dos balanzas, elementos de corte, una termoselladora, 800 gramos de cocaína y un kilo y medio de marihuana.

Escuetos. El jefe de policía de la Región Rosario, José Luis Amaya, señaló que la policía provincial no tiene más que datos escuetos sobre los operativos. El jefe de la Unidad Regional II, Miguel Oliva, cursó una nota al titular de la Delegación Rosario de la Policía Federal solicitando detalles de las acciones desplegadas. Desde allí, según Amaya, se respondió de una manera regular pero escueta.

Los datos que trascendieron es que en la comisaría 20ª de Carrasco al 2500 fue secuestrado el teléfono celular del jefe, de apellido Quiroga, y allanada la dependencia, sin resultados positivos. De la subcomisaría 24ª de Juan José Paso al 2000 se llevaron el libro de guardia y el libro de choferes.

Disponibilidad. De la vivienda particular del subcomisario Ocampo fueron secuestrados los efectos consignados. Quedó detenido en la delegación de la Policía Federal y hoy será llevado ante Bailaque.

"El subjefe de la comisaría 20ª fue puesto en disponibilidad ni bien se concretó la detención. No tenemos ninguna información sobre los motivos que derivaron en los allanamientos dado que es una investigación federal. Pero frente a una decisión de tal carácter se concretó la medida administrativa respectiva", dijo el secretario de Seguridad de Santa Fe, Gerardo Chaumont. El funcionario agregó que carece asimismo de conocimiento de qué buscaron los efectivos de la Policía Federal asignados a los allanamientos de la comisaría 20ª y subcomisaría 24ª.

El Tuerto, de su casa al calabozo

Hoy también será indagado Gustavo Armando "El Tuerto" Cárdenas, de 45 años, el traficante por el cual se descubrieron vinculaciones con efectivos de la policía provincial. La PSA allanó su casa de Reconquista 2131 en Empalme Graneros donde cumplía prisión domiciliaria aunque seguía activo en el negocio. Lo detuvieron junto a su mujer y lo trasladaron a la sede de la PSA en el Aeropuerto. En su casa no se halló droga pero sí una balanza, elementos para envolver y un arma Glock calibre 40.

Cárdenas está vinculado con hechos de violencia y narcocriminalidad en la zona noroeste de la ciudad. Según vecinos de los barrios 7 de Septiembre, Emaús, Fisherton Norte, La Bombacha y Hostal del Sol, se había impuesto sobre los dominios de Roberto del Valle Padilla Echagüe, alias "Tuerto Boli", asesinado el 4 de diciembre de 2012.

El 23 de octubre pasado Cárdenas cayó preso en una estación de servicios de Juan José Paso y Circunvalación. Fue por increpar a un playero que tomaba la patente de su Mercedes Benz C230 gris. Un móvil del Comando lo llevó a la subcomisaría 21ª y la fiscal Andrea Vega lo acusó de amenazas simples. Pero con el correr de las horas también quedó acusado formalmente por el crimen de El Tuerto Boli, masacrado de seis tiros a 50 metros de la comisaría 17ª. También lo acusan por el crimen de Ezequiel Flaherty, el 15 de marzo pasado en el barrio Hostal del Sol, hecho en el cual otros tres jóvenes fueron heridos. Y también en un homicidio de Enrique Alberto Herrera, de 43 años, ocurrido el 20 de julio último frente a una pizzería de Rauch al 800, en Parque Casas.

Comentarios