Información General
Domingo 03 de Septiembre de 2017

Cada vez más gente estudia español en China, un idioma que "está de moda"

Después del inglés, es el más requerido en universidades y academias de ese país. Especialistas afirman que desde el año 2000 China vive un "boom" de alumnos interesados en aprenderlo.

La figura omnipresente de Lionel Messi, Ricky Martin, Gabriel García Márquez, Julio Cortázar y Jorge Luis Borges, el arte español, la cadencia de las palabras, el acento y sus recursos expresivos, y más recientemente el éxito de la canción "Despacito" que no para de sonar en grandes ciudades chinas, son algunos elementos que atraen para estudiar español.

Pero todo este bagaje cultural atractivo se apoya en una amplia difusión vinculada a la cada vez más cercana relación económica con países de América Latina y el Caribe, una salida laboral rápida y la necesidad de conectar con más fluidez los dos universos lingüísticos.

Según el Ministerio de Educación chino, hay 30 mil alumnos de español registrados en la enseñanza oficial, pero también hay una proliferación de academias de lenguas de las que no existen datos oficiales. Inma González Puy, directora del Instituto Cervantes en Beijing, un centro neurálgico de enseñanza y difusión del idioma, contó a Télam que "el Manual más conocido para enseñanza de español el año pasado vendió sólo en su nivel 1 cien mil ejemplares" y en el ciclo lectivo pasado, el Cervantes terminó el año académico "con más de 5.000 matrículas" y "cada vez necesitamos más profesores nativos calificados" para dar clases.

"El español en este momento está de moda, con miles de personas que vienen interesadas no sólo por la lengua, sino por la cultura y la diversidad de acentos", dijo González Puy. Para explicar este fenómeno, ella sostuvo que "la intensidad de la relación de China especialmente con América Latina en los últimos años fue el gran punto de inflexión y al ver la gran carencia, se crearon departamentos de español en todas las universidades y también se multiplicó la enseñanza en academias".

Hoy, el español es "la segunda opción de lengua extranjera", dijo Chang Fuliang, vice decano de la Facultad de Filología Española y Portuguesa de la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing, para quién también es "un idioma de moda" y "quien domine esta lengua encuentra buen trabajo. Muchos jóvenes se ven atraídos por la cultura del fútbol de los hispanos". "Está creciendo la demanda laboral, los intercambios aumentan y el obstáculo principal es la comunicación.

Sin embargo, no son muchos los que logran dominar el idioma y se nota ese desfase entre el aumento de intercambios bilaterales y el suministro lingüístico", admitió Chang a Télam.

Según Liu Dong, profesora y traductora en la ciudad de Hangzhou, al sur de China, la gran demanda de los jóvenes se vislumbra en el examen Gaokao, la instancia en la que todos los adolescentes definen su futuro académico. "Para ingresar a la carrera de filología hispánica, antes en los ejercicios había que escribir algunos párrafos, ahora es estilo ''multiple choice'' porque hay tantos para corregir que no dan abasto", explicó a Télam.

¿Por qué un chino quiere estudiar español? "El gobierno tiene muchas inversiones en Latinoamérica, se necesita mucha gente para estos proyectos. Es una salida laboral segura; también hay muchas empresas privadas que quieren hacer negocios y conectar los dos mundos", dijo Liu, que estudió ocho años hasta conseguir su doctorado. Luo Zhenzhen, de 30 años y especialista en Literatura en español de la Universidad de Estudios Internacionales de Beijing, contó que las dos premisas centrales son "el interés por conocer más la cultura de los países hispánicos y las oportunidades para buscar trabajo porque en los años recientes hay muchas operaciones de comercio, educación y turismo".

Li Fangwen, joven cantonés de 21 años que llegó a Beijing a estudiar español, busca en el idioma "una profesión relacionada con el arte", quiere ir hacer un posgrado en España o en algún país latinoamericano y sabe muy bien que "el idioma permite un buen trabajo con salario alto por los contactos económicos con la región", aunque admite que "muchos estudian por la influencia de esta lengua en Estados Unidos".

La investigadora del Instituto de América Latina de la Academia China de Ciencias Sociales, Lou Yu, señaló que la enseñanza del español es oficial desde 1952 en la Universidad de Beijing, pero "durante muchos años se conoció como lengua minoritaria comparada con el ruso, el francés o el japonés" El panorama cambió.

Mientras a finales del siglo XX, en 1999, había 12 departamentos de Español en universidades y sólo 500 alumnos; en 2017 existen 104 departamentos y más de 20 mil alumnos universitarios. En el plano literario también se ve ese crecimiento. Según Lou, entre 1949 y 1978 se publicaron 82 obras traducidas en español y fue "Que despierte el leñador", de Pablo Neruda, una de las más vendidas, pero de 1978 a 1999 hubo un giro más literario y "se dejó de lado la ideología para ampliar la literatura", dijo Lu. Las publicaciones llegaron a 277 obras traducidas en esos años y los hits fueron libros de García Márquez, quien "puso a América latina en el centro de las letras extranjeras", seguido por Mario Vargas Llosa, Jorge Luis Borges y Julio Cortázar.

Desde el 2000 a la fecha se publicaron 355 títulos y los autores argentinos ocupan el primer lugar de ventas. "Este boom se da por el estrechamiento de las relaciones, el desarrollo de la enseñanza y hechos culturales fuertes como la muerte de García Márquez, que estimularon el interés de los chinos", indicó Lu.