Información General
Domingo 13 de Agosto de 2017

Disimular no es su fuerte

El vídeo de su destrozo supera los 10 millones de reproducciones.

Hay ocasiones en que admitir el error cometido es la única forma de resolver un problema. Algo parecido debió pensar este perro cuando apareció el dueño de la casa y encontró todo el salón cubierto del relleno de un puff, una situación de la que no iba a salir exactamente bien parado.

Neil Kempy de Newport, Gales, volvía de trabajar y se encontró con la escena del crimen. Ante tal caos, sacó su teléfono para grabar la reacción de su mascota. Lejos de disimular, el perro empezó a deambular por el salón, consciente de su fechoría. Durante unos segundos, intentó esconderse tras el sofá pero pronto reapareció con gesto de ¡me rindo!

Embed