Información General
Jueves 20 de Abril de 2017

Interrumpieron un velatorio y se llevaron el cadáver para realizarle la autopsia

El hombre había fallecido tras ser atacado a palazos por dos delincuentes. Desde el hospital no informaron de la "muerte violenta" y entregaron el cuerpo a sus familiares.

Los familiares de un hombre de 51 años que murió golpeado en Mendoza tras un asalto debieron interrumpir por algunas horas el velorio del cuerpo para que le realizaran la autopsia.

Omar Cortez, de 51 años, fue golpeado el domingo por ladrones que intentaron robarle su bicicleta en Rodeo del Medio, una zona chacras y fincas, y murió este martes en el hospital.

En el hospital les habían entregado el cadáver a los familiares, sin avisarle a la policía.

La actuación de la Justicia de Mendoza para empezar a investigar un homicidio esta vez se tornó un poco más complicada e incómoda de lo normal, publica el Diario UNO de Mendoza.

"Interrumpir un funeral para llevarse un cuerpo fue una situación bastante desprolija e incómoda".

Omar Cortez circulaba alrededor de las 21:00 del domingo por San José y San Ignacio de Rodeo del Medio, Maipú, cuando fue interceptado por dos ladrones.

La intención de los delincuentes era llevarse la bicicleta pero Cortez se resistió al robo y le pegaron con un palo, la víctima soportó el ataque y se quedó con su rodado.

Malherido llegó hasta su casa, ubicada en el barrio Covisurco, en el distrito Colonia Bombal, de Maipú. Su hija decidió llevarlo al hospital Alfredo Perrupato, en San Martín y en ese nosocomio fue operado, pero por la gravedad de las lesiones murió a las 7:30 del martes.

Médicos del Perrupato firmaron el acta de defunción del hombre y le dieron al cuerpo a la familia para que lo velaran y enterraran. Recién en la noche del martes las autoridades judiciales se enteraron del deceso. Fue cuando investigadores de la Fiscalía de Maipú llegaron a la casa del hombre para entrevistar a la hija.

No encontraron a nadie en la vivienda y los vecinos les dijeron que Omar había muerto. Hasta ese momento la Justicia investigaba la tentativa de robo y lesiones.

Con el crimen consumado, los pesquisas empezaron a rastrear las cocherías de la zona para saber en dónde lo estaban velando. Finalmente llegaron a la casa velatoria en la madrugada del miércoles para explicarles a los familiares que debían llevarse el cuerpo para hacerle la autopsia.

"Fue una situación bastante desprolija e incómoda", sostuvo una fuente del caso, que aseguró que pedirán explicaciones en el hospital Parrupato para saber por qué ante una muerte violenta no dieron intervención a la Justicia.

Los restos de Cortez fueron restituidos a su familia en la mañana del miércoles, para que finalizaran el velorio y lo sepultaran.

El caso, caratulado como "homicidio criminis causa", está en manos del fiscal Gustavo Pirrello y se espera que en un par de días preste declaración su hija.