Información General
Jueves 05 de Octubre de 2017

La verdadera historia del joven al que le negaron el trasplante de corazón por su extrema pobreza

Fernando Almeida es de Corrientes, tiene 13 años y necesita un nuevo corazón para vivir. Llegó al Hospital Garrahan esperando el trasplante que fue finalmente rechazado. La directora del nosocomio explicó la decisión.

Un reciente caso que atañe al Hospital Garrahan disparó la incertidumbre y preocupación general, luego de que se difundiera un informe en el que se esgrimen las razones para negarle el trasplante que necesita para vivir a Fernando Almeida, un adolescente correntino que padece miocardiopatía dilatada por influenza B.

Tras ser diagnosticado, el joven correntino fue derivado del hospital Juan Pablo II de la capital correntina al prestigioso centro médico para comenzar un tratamiento que le permitiese recibir un trasplante de corazón. El pequeño estuvo internado casi dos semanas hasta este lunes cuando la cúpula médica resolvió que no reunía los criterios para ingresar en la lista de trasplante cardíaco del Incucai, de acuerdo al análisis del diagnóstico, evolución y antecedentes familiares.

COMUNICADO.jpeg

Pero su situación cobró notoriedad cuando trascendió una versión que indicaba que la necesaria operación fue negada por la condición social de la familia. Algunos interpretaron que no era posible por el estatus económico. Sin embargo, desde el seno familiar del joven esto fue desmentido. La propia madre de Fernando negó este rumor, aseverando que su hijo no puede recibir un nuevo órgano por su "condición física".

"Los médicos me dijeron que Fernando no estaba en condiciones de soportar el trasplante. Me dijeron que por la droga que tiene que recibir, su riñón y el hígado no van a aguantar", contó María Elena en diálogo con el programa Buenos Días América. Su físico no reúne las funciones para sobrellevar la intervención: "Me dijeron que después del trasplante debería recibir una droga muy fuerte y su cuerpo no va a resistir", confesó la madre.


El portal de noticias Infobae consultó a Josefa Rodríguez, directora médica ejecutiva del Hospital Garrahan, quien aseguró: "Tal como lo muestra nuestra historia de 30 años, no existen limitantes para la atención de los paciente ni por origen ni por condición social".

Sus palabras caminan en línea con el comunicado oficial de la institución, en el que reafirmaron su compromiso con la salud pública y aclararon que las resoluciones para cada caso se basan en informes médicos elaborados por especialistas altamente calificados. "La decisión de un transplante se toma en el seno del equipo interdisciplinario. Y la condición que siempre se tiene en cuenta en la física", aclaró Rodríguez.

Para decidir un trasplante cardíaco se suman las evaluaciones de un grupo de expertos clínicos de la Terapia Intensiva, del Servicio de Cardiología y del Servicio de Trasplante Cardíaco, basada en estándares de evaluación internacionales y en la experiencia del Hospital.
FERNANDO1.jpg

Desde la Dirección Médica apuntaron que se trabaja para que todos los niños accedan a la atención y cuidado de su salud de manera equitativa. Los antecedentes los avalan. "Nos apoyamos en las políticas públicas, de salud y sociales para mejorar y/o modificar condiciones que puedan afectar dicho acceso. El eje de la práctica está basado en el compromiso con nuestros usuarios -niñas, niños, adolescentes y sus familias- y con la resolución de sus problemas", expresaron.

La versión que circuló puede deberse a una errónea interpretación. O quizás a otras cuestiones, ajenas a la tarea del Hospital. Al respecto, Rodríguez se limitó a remarcar: "Lo único que importa es que la madre tenga claro los motivos. Por otro lado que la comunidad este tranquila el Garrahan siempre seguirá dando respuesta. Solo nos mueve el interés de nuestros pacientes y su familia".

Ahora, el adolescente retornará junto a su madre a su provincia natal, a su hogar en el pueblo Gobernador Virasoro, donde aguardará un milagro.