informacion_general
Martes 22 de Diciembre de 2015

Buscan lanzar al mercado un "supercondón" que aumenta el placer y previene el sida

El condón no sólo contiene una sustancia gelatinosa reforzada con antioxidantes que atacan al virus del VIH en caso de que se rompa, sino que ésta estimula las terminaciones nerviosas para dar mayor placer.

Un equipo de científicos indo-estadounidenses del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, financiado por la Fundación Bill Gates, desarrolló un tipo de preservativo cómodo, con capacidad de aumentar el placer sexual y al mismo tiempo evitar el VIH.
La doctora Mahua Choudhury, investigadora del centro, dijo que la idea fue crear un producto que protegiera al usuario y, a la vez, le ayudase a disfrutar del sexo.
El condón no sólo contiene una sustancia gelatinosa reforzada con antioxidantes que atacan al virus del VIH en caso de que se rompa, explicó Choudhury a la BBC. Los antioxidantes "también estimulan las terminaciones nerviosas y por eso generan mayor placer sexual". La investigadora afirmó que mucha gente no usa preservativos porque, según asegura, "no la ayuda a tener placer sexual".
Datos de la ONU indican que, pese a que ha habido avances en las últimas dos décadas, millones de personas en el mundo aún no tienen acceso al condón o no lo utilizan por barreras psicológicas o tabúes.

Según el Fondo para la Población de la ONU, el uso del condón para mantener relaciones sexuales con personas que no son la pareja regular varía desde 80% en países como Namibia hasta menos de 40% en otras naciones, incluyendo a algunos con altas cifras de afectados por el VIH.
Entre los jóvenes de 15 a 24 años, el uso de preservativos varía desde el 80% en algunos países latinoamericanos hasta 30% en naciones de África Occidental.
Este condón es el resultado de una iniciativa de la Fundación Bill Gates para crear un nuevo tipo de preservativos. Hace dos años, Gates y su esposa, Melinda, pusieron a disposición de emprendedores fondos de hasta 100 mil dólares para desarrollar una "nueva generación" de condones más finos y eficaces.
El centro de la Universidad de Texas fue uno de los beneficiados. "Hasta el momento se trata sólo de un prototipo -aclara Choudhury-, pero hay mucho interés". La investigadora prevé que el "supercondón" estará disponible en el mercado dentro de un año y con un costo inferior a un dólar.