informacion_general
Martes 21 de Abril de 2015

Conocé la fecha de caducidad de tu pareja

Muchas son las parejas en las que no predomina el equilibrio. Un especialista analizó el síndrome de la asimetría, considerado hoy una de las principales causas de divorcio.

Principales síntomas del síndrome:

-Solo uno decide el destino de la pareja: uno de los dos siempre decide todo y el otro acepta eso pasivamente.

-Problemas de comunicación: si tenemos en cuenta que el diálogo es el oxígeno de un vínculo, serias dificultades para dialogar pueden representar un alto riesgo para cualquier pareja.

-Roles fijos y estáticos, sin ningún cambio: cada uno hace determinadas cosas de determinada manera y eso no se puede cambiar.

-Desenganche emocional: a ninguno de los dos le interesa cómo está el otro. Están más allá el uno del otro y no existe conexión sentimental.

-El juego del gato y el ratón: críticas y reproches constantes por parte de uno que se constituye en el perseguidor y defensa frente a esto por parte del otro que toma el rol de perseguido.

-Dificultades para compartir tiempos juntos y solos: muchas parejas comparten excesivamente tiempo con amigos o familia y eso hace que sea muy difícil que puedan encontrarse en momentos para ellos solos.

Qué podemos hacer para combatir y prevenir el síndrome
-Detectarlo a tiempo: es una cuestión fundamental con respecto a este problema, cuanto más rápido la pareja tiene conciencia de esta situación más fácilmente puede tomar cartas en el asunto.

-Intercambiar los roles de la pareja: si sos siempre quien propone hacer cosas, correte de ese lugar. Hace un esfuerzo y espera a que sea el otro el que proponga. Vas a ver que algo cambia.

-Generar ofertas de encuentro: una oferta de encuentro es una situación cotidiana en donde un miembro de la pareja invita al otro a compartir algo de todos los días, por ejemplo ella lo llama a él para que escuche una canción que le gusta mucho.

-Generar actividades juntos y actividades separados: es importante que cada miembro de la pareja pueda tener un proyecto personal y al mismo tiempo un proyecto del vínculo. Los dos son importantes y equilibran la relación.

-Generar espacios para la pareja sola: esto que puede ser obvio, a veces no ocurre, ya sea por los hijos o por compartir mucho tiempo con amigos o familia. En estos espacios se puede generar el ejercicio del diálogo y practicarlo para que pueda mejorar. – 

Fuente: Contexto