informacion_general
Lunes 27 de Abril de 2015

Consejos para jóvenes profesionales sobre lo que nunca deben publicar en las redes

Si bien a través de los perfiles de Twitter, Facebook e Instagram la invitación es a revelar las opiniones y la intimidad, la recomendación es cultivar la "prudencia" sobre lo que se hace público.

Qué contar en las redes sociales y qué no, esa es la cuestión que tantas veces se conversa en reuniones y que produce opiniones distintas. Es que lo que se publica en los perfiles de Twitter, Facebook, Instagram y Linkedln puede ser visto por contactos, quienes no lo son, amigos, jefes y futuros empleadores. Recomiendan prudencia.
Medios virtuales han reflexionado al respecto, intentando dar una guía para los jóvenes profesionales, quienes, si bien intentan mantener un trabajo estable, aún cuentan con la energía suficiente para "salir de joda" y todavía mantienen ese dejo de pasión adolescente para opinar con intransigencia y, por que no utopía, sobre temas delicados para la sensibilidad pública.
Para mantenerse en la “cortesía virtual”, se recomienda:
1.- No quejarse sobre el trabajo, jefe o colegas. Comentar que se está aburrido en el trabajo, o los conflictos de personalidad que se tiene con los compañeros es un craso error, que llevará, sin duda, a la lista negra en el área laboral y que, por esas casualidades de los contactos, podría hasta ser visto por un futuro empleador que puede no ver con buenos ojos que se haga público el malestar. 
2.- No usar las redes como consultorio sentimental, o cualquier asunto de índole privado. Las redes no son un diario de vida. Es recomendable imaginar que existe una línea que divide la vida personal de la vida "digital", y mantenerse dentro de las fronteras, según dónde se esté. "Si estás en las redes, por ende, no laves tu ropa sucia", aconsejan.
3.- No publicar o ser etiquetado en fotos bebiendo y de fiesta. Lo que el sentido común debiera indicar es que tu jefe o futuros jefes no debieran verte con la mirada distorsionada, mientras se postula como el rey o reina de la noche. Es preciso mantener una imagen seria en tu trabajo para atraer más respeto. Se pueden aprovechar las herramientas que existen para filtrar las imágenes en las que te etiquetan.
4.- No ser controvertidamente ofensivo en los posteos. Si bien, hoy por hoy, es de común uso escribir tus disgustos, como si las redes fueran el Sernac o el libro de quejas de todos los lugares, estamentos e instituciones reunidos, es preciso tener sumo cuidado cuando las palabras se refieran a temas sensibles.
5.- No adelantar información a la competencia: En la versión española de Forbes, ya habían pensado en este tema, y además de los puntos antes mencionados, reiteran el recato a la hora de compartir qué se está haciendo. Primero realizar el trabajo y luego compartirlo en las redes sociales es lo recomendable.