LAS RAZONES
Miércoles 10 de Febrero de 2016

La ciudad donde los autos de lujo de Mercedes Benz y Porsche se venden baratos

Chennai, la cuarta metrópolis de la India, sufrió una inundación que dañó centenares de autos que son rematados. Hay vehículos que se vendieron a una sexta parte de su precio original. Los detalles.

Las inundaciones que sufrió la ciudad india de Chennai en diciembre dejaron un desastre para muchos automovilistas, pero para otros configuró la única oportunidad de conseguir el auto que siempre quisieron tener y sus exiguos bolsillos no se le permitieron. A la ciudad (ex Madrás), ubicada al sur de la India y a 1.800 kilómetros de Nueva Delhi, le dicen precisamente la Detroit del país por sus plantas fabriles.
En medio de una línea extensa de coches usados, Jambu Kumar busca un Mercedes. Llegó para aprovechar la subasta de los autos dañados por las inundaciones del año pasado.
Dueño de un negocio de autopartes, Jambu siempre quiso tener un Mercedes pero nunca tuvo el dinero para comprarlo. Ahora espera encontrar una ganga por menos de un millón de rupias (14.677 dólares).
"Mi esposa me dijo que si iba a la subasta, debía volver con un Mercedes. Si mi padre estuviese vivo, estaría muy orgulloso de mí”, dice Kumar, el primero de su familia en tener auto propio.
 
Alrededor de Jambu y de otros interesados, una multitud de concesionarios de automóviles usados, compradores y operadores de vehículos de alquiler, hay cientos de autos estacionados, muchos de ellos de marcas de lujo como Audi, BMW o Jaguar.
 
Muchos de los vehículos todavía están cubiertos de barro seco y con sus tapizados visiblemente dañados por las peores inundaciones que sufrió Chennai en un siglo.
 
Uno de los más entusiastas es Jyotiram Chougule, dueño de un taller de reparación de automóviles llegado desde la ciudad occidental de Pune, a unos 1.000 kilómetros de distancia. Cuando tres de sus clientes oyeron hablar de la subasta, pusieron a Chougule en un avión a Chennai. Habían leído en los periódicos que un Porsche Cayenne 2012 afectado por las inundaciones se había vendido por 500.000 rupias (7.344 dólares).
 
“Estoy cazando autos de lujo para mis clientes: Jaguar, Range Rover, Porsche son sus opciones preferidas”, dijo el mecánico. No hay Porsches disponibles ese día de modo que Chougle toma las imágenes de un Jaguar y un Audi, y las envía a sus clientes a través de WhatsApp.
 
“Estoy un poco confundido. Nunca he estado en esta ciudad. Nunca he estado en una subasta, pero tengo que conseguir los autos para mis clientes”, dijo. Se calcula que unos 40.000 vehículos resultaron dañados por las inundaciones. Alrededor del 40 por ciento de ellos son lo que las aseguradoras llaman pérdida total. Pero eso también significa que son demasiado caros de reparar. Las aseguradoras, golpeadas por una avalancha de reclamos, han extraído con grúas los autos para revenderlos a través de un grupo de firmas como la de Gautam.
 
Los informes dicen que los seguros de autos integrarán el grueso de más de 50.000 reclamos por casi 740 millones de dólares que surjan. Gautam dice que su compañía ha recibido vehículos en nombre de 18 compañías de seguros y está buscando vender más de 1.500 dañados por las inundaciones.
 
La firma ya ha subastado 700 automóviles en los últimos 40 días a través de tres áreas que han alquilado en la ciudad. Más de 700 concesionarios de toda India se han inscripto para hacer ofertas.
 
En las subastas de su firma, un Mercedes Benz Clase S 2014 se vendió por 4,4 millones de rupias (64.000 dólares), menos de la mitad de su precio de mercado. En el otro extremo, un compacto se subastó por un precio tan bajo como 20.000 rupias (300 dólares).
 
Gautam cree que muchos buscan y encuentran en las subastas el auto de sus vidas. “Tiene que ver con la aspiración de cada uno”, dice Gautam. “Algunos compradores están recibiendo aquí las ofertas de sus vidas”.
 
Le encanta contar la historia de un director de la empresa de construcción con cara de sueño que llegó una mañana en pijama y se entusiasmó tanto que terminó comprando un Audi a un tercio de su precio de mercado.
 
Los subastadores insisten en que el agua destruye principalmente los sistemas eléctricos y electrónicos de un auto inundado y no mucho más, la mayoría de los vehículos no tienen ninguna señal de daño evidente.
 
Ellos dicen que pagar entre 70.000 y 200.000 rupias (entre 1.028 y 3.000 dólares) ayudará a reemplazar y arreglar el sistema electrónico y circuitos eléctricos. La mayoría de los autos, en su opinión, pueden ser puestos en marcha en los baratos talleres del país.
Pero el experto en automóviles Hormazd Sorabjee, editor de la revista Autocar India, no está muy seguro de eso. “El agua es el peor enemigo de un auto. Hay que cambiar muchas cosas. Arreglar la electrónica y los sistemas eléctricos puede no ser suficiente”, opina. “Yo diría que la compra de un auto dañado por la inundación es una apuesta arriesgada”, agregó.
 
Pero Prem Kumar, un comprador prolífico en el depósito de chatarra, cree todo lo contrario. Con 15 mecánicos y 50 electricistas, Kumar, de 29 años, recoge autos defectuosos por decenas. Él se gana la vida vendiendo autos confiscados a los morosos, pero por los inundados espera hacer un buen dinero comprando autos dañados, reparándolos y vendiéndolos a los concesionarios de automóviles usados. Ya ha comprado más de 50 vehículos el mes pasado, los ha apilado para las reparaciones y afirma haber vendido 20 de ellos.
 
Kumar muestra un Jaguar 2015 que compró en la subasta por 1,7 millones de rupias. Una ganga, dice, en una sexta parte del precio original. “He estado en este negocio desde que tenía 16 años. Sé lo que estoy haciendo”, asegura.