informacion_general
Miércoles 02 de Diciembre de 2015

Las 10 plantas venenosas que pueden estar en tu jardín

Seguramente, la mayoría forma parte del paisaje de tu vida cotidiana. Pero hay que tener cuidado, porque pueden llegar a ser tóxicas.

Pueden estar en el jardín de tu casa, en alguna maceta del balcón o en las plazas y espacios verdes que se encuentran en tu barrio. Muchas de ellas te pueden parecer lindas y forman parte del paisaje de tu vida cotidiana. Pero cuidado: pueden llegar a ser tóxicas y peligrosas. Hay plantas ornamentales y otras de consumo cotidiano que generan ciertas toxinas que pueden poner en riesgo la salud.
Para minimizar los riesgos, en la Fundación Miguel Lillo recomiendan hacer un inventario de las plantas que se posee y llevarlas a la institución para que indiquen cuáles son peligrosas y qué medidas tomar. No hay que demonizar a la planta, sino tomar los recaudos para evitar riesgos, advierten.  Acá te mostramos algunas de ellas.

 PLANTAS ORNAMENTALES 

Euphorbias (estrella federal, corona de Cristo, etc.)
Poseen látex, una mezcla de compuestos químicos de aspecto lechoso, que son irritantes en las mucosas y en la piel. 

Aloe Vera
Tiene conductos secretores, ubicados cerca de la epidermis, con antraquinonas, que son laxantes poderosos. De todas formas es una planta medicinal usada como tópico para quemaduras en la piel y como refrescante post solar natural. Solo hay que usarla con precaución. 

Hortensia
Tanto las flores como las hojas son tóxicas. Contiene hidracianosidos, glucósidos cianogenéticos que, por hidrólisis, producen ácido cianhídrico, pariente del cianuro. 

Laurel de jardín o adelfa 
Es una planta muy tóxica. Tiene heterócidos cardiotónicos. Si se consume cualquiera de sus órganos actúan sobre el músculo cardíaco generando arritmias taquicárdicas y, en muy altas concentraciones, hasta la muerte. 

Tártago 
Muy común en sitios baldíos. La semilla es tóxica, porque tiene una proteína llamada ricina, que inhibe la síntesis ribosomal, causando muerte celular si se consume. Por ejemplo, tres semillas bastan para matar a una gallina. 

Costilla de Adán, cala, oreja de elefante, potus 
Todas estas plantas producen cristales de oxalato de calcio que son irritantes al contacto con piel y ojos. Si se las consume pueden causar náuseas, vómitos y hasta edema de glotis. Cabe destacar que hay que tener particular cuidado con los frutos de la hiedra, que son sumamente tóxicos. 

Árbol paraíso 
Su fruto es peligroso, porque contiene alcaloides, saponinas y triterpeno. Se manifiesta con síntomas digestivos, nerviosos, cardiovasculares y respiratorios. 

Azalea
Las hojas y las flores contienen diterpenos, que son las granayotoxinas que provocan hipotensión y bradicardia (pulso lento). Los síntomas se intensifican cuanto mayor es la cantidad ingerida. Genera salivación extrema, vómitos, diarreas y dificultad para respirar. 

Narciso, clivias y agapantos 
Son muy populares debido a la belleza que poseen sus flores, pero las hojas y sus bulbos pueden poseer sustancias tóxicas que constituyen una amenaza. Presentan alcaloides y glicósidos tóxicos (lincorina y galantamina). Los síntomas suelen aparecer rápidamente, como vómitos, diarrea, dolor abdominal, anorexia, salivación, letargo y palidez de las mucosas. 

Lantana o bandera española 
Toda la planta y sus frutos deben su toxicidad a triterpenos denominados lantadeno A y B. Estas sustancias son hepatotóxicas. Además generan dermatitis a personas suceptibles.

Fuente: La Gaceta.