informacion_general
Lunes 02 de Mayo de 2016

Llegó el frío: diez consejos para comer bien y no engordar en el intento

Con las temperaturas bajas y el incremento de comidas calóricas, resulta más difícil cuidarse. Un listado con trucos y consejos para no subir de peso en esta época.

Con la llegada del frío, muchos empiezan a preocuparse por los kilos de más. Es que las bajas temperaturas llevan a comer alimentos con más calorías y, con esto, a aumentar de peso. Además, son la mejor excusa para disminuir la actividad física.
Quedarse dentro de la casa mirando televisión, con los pies en la estufa e ingiriendo comidas elaboradas parece ser el mejor plan para pasar la época de frío.
Además, las frutas, las verduras y la actividad física desaparecen de la lista de prioridades.
A pesar de que es difícil mantener el equilibrio cuando los termómetros marcan temperaturas bajo cero, es posible no engordar en otoño e invierno. 

LAS 10 CLAVES PARA COMER BIEN Y NO ENGORDAR EN EL INTENTO

*Consumir vegetales en cada comida: Antes de cada plato caliente, es recomendable ingerir algún tipo de verduras (ensaladas tipo lechuga, tomate, zanahoria). Esto ayudará a bajar el contenido calórico.
Verduras de estación que ayudarán a controlar el apetito: ajo, apio, batata (con moderación), coliflor, zapallo y zanahoria.
*Acompañar las carnes con ensaladas: la carne de vaca no es la única que se puede consumir. También hay que incluir el pollo, el pescado, el cerdo o cualquier otro tipo de animal.
*Moderar el consumo de alimentos con mucha cantidad de azúcar: las golosinas, chocolates, galletitas dulces, facturas y gaseosas tienen muchas calorías. Lo mejor es reservarlos para un día especial, el famoso "permitido".
*También se debe quitar siempre la grasa visible y la piel a las carnes antes de cocinarlas, así como evitar las cremas, embutidos y los postres muy calóricos.
*Disminuir el consumo de sal: este no es el único condimento. Existen otras especias que pueden dejar las comidas muy sabrosas. Se recomienda incluir pimienta, orégano, laurel, romero, albahaca, jengibre o perejil.
*Elegir cereales integrales: tienen muchos nutrientes y múltiples beneficios. Ayudan a la saciedad y son muy saludables (panes, masas integrales y arroz integral).
*Realizar actividad física: los especialistas recomiendan 30 minutos (mínimo) de actividad física por día. Esto ayudará a despejar la mente y a no pensar todo el día en la comida.
*Mantener una hidratación adecuada: beber entre dos y tres litros de agua por día. También se pueden ingerir caldos de verduras e infusiones (té, café).
*No obsesionarse con las calorías: no es necesario contar las de cada alimento que se consume. Este hábito puede resultar contraproducente. Según asegura María Florencia Roa, integrante del equipo de Nutrición de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA), "lo mejor es llevar una alimentación variada y equilibrada, prestando atención al valor nutricional de los alimentos que se consumen y no tanto a las calorías".
*Hacer la lista del supermercado conscientemente: elegir bien lo necesario y no ir al local con hambre, ya que esto lleva a comprar cosas que realmente no se necesitan.

Fuente: BigBangNews.