informacion_general
Lunes 21 de Marzo de 2016

Ocho recomendaciones para evitar resfríos y gripes cuando bajan y suben las temperaturas

Este año el otoño se adelantó lo que tomó por sorpresa a los rosarinos que ante los primeros fríos se pusieron el ropero encima para frenar el impacto. Tips para evitar enfermarse.

El otoño se adelantó, las temperaturas bajaron y comenzaron a producirse los primeros resfriados y gripes del año. Es que algunos días la temperatura es alta y al otro día es baja. 
Las siguientes recomendaciones intentan controlar las variables para que el clima no tome por sorpresa ya que el organismo no sabe bien cómo reaccionar.
Mientras se está en la casa o en la oficina no hay problema, ya que seguro está bien acondicionadas. Pero todo cambia al salir a la calle. Las defensas se ponen en acción pero no siempre esto es suficiente. La ropa es la herramienta principal para combatir a los virus y enfermedades que rondan en el aire. Para eso es preciso elegir la más adecuada según la temperatura de ese día no importa que estación sea.

1. Cumplir con la higiene básica. Lavarse la nariz apenas se noten los primeros síntomas, como ser un estornudo. Es muy importante tener las manos limpias. 
2. Fortalecer las defensas con remedios naturales. Un vaso de leche caliente con miel o jugo de naranjas con miel son algunas opciones o se puede optar por añadir unas gotas de una bebida alcohólica fuerte como es el ron o el cognac. 
3. Que los pies no se enfríen. Si es necesario, colocar medias adicionales. Esto también incluye dentro del hogar. Si se mojan los pies con la lluvia, inmediatamente secar o llevar un par de medias en el bolso. No hay nada peor que pies fríos o mojados para pescarse un resfriado.
4. Seguir una buena alimentación. La dieta es fundamental. No dejar pasar muchas horas sin comer algo, desayunar de manera completa por las mañanas, comer más frutas y vegetales -sobre todo las que te aporten vitamina C- y dejar de lado el fast food o alimentos muy azucarados.
5. Beber mucho líquido. Esto es recomendable durante todo el año, pero más cuando estamos ante el cambio de estación. Al estar bien hidratado, el cuerpo tiene más capacidad de sentirse bien. No sólo agua está incluido en este grupo, también jugos e infusiones, siempre naturales.
6. Aíslar bien el hogar. Comprobar que las ventanas y las puertas no tengan espacios por donde pueda colarse el frío. Tapar las rendijas con una cinta adhesiva, evitar las corrientes de aire. Cubrirse con una manta mientras se está en el sofá y tener cuidado de no dormir destapado. Los días más cálidos o templados, aprovechar para abrir las ventanas y ventilar, quitando los ácaros, virus y demás microorganismos que pueden producir enfermedades.
7. Lleva ropa de abrigo que se pueda ir sacando. Muchos dicen que hay que hacer como una cebolla cuando se está esos días donde la temperatura puede jugarnos una mala pasada. De esta manera, podrás ir quitando por capas la ropa que es más abrigada. La que se encuentra junto al cuerpo debe ser de algodón, para absorber la transpiración. Las camisetas térmicas son muy buenas porque no permiten que el calor corporal se vaya. 
8. No andar con el pelo mojado. Es recomendable secarse el cabello apenas terminado el baño e incluso es bueno hacerlo antes de ir a dormir, es decir, ducha, secado y a la cama.