informacion_general
Domingo 09 de Agosto de 2015

Qué son y cómo identificar a los miedos y las fobias

Dicen que una de cada diez personas va a tener alguna vez en su vida un ataque de pánico… Ahora, tenemos que hacer algunas distinciones como para ubicarnos en el tema. 

Los miedos, es una emoción de protección normal, frente a un peligro real este nos lleva a la precaución y a tomar determinadas medidas.
La fobia, acá ya estamos hablando de un miedo irracional, un miedo persistente, desmedido, donde la persona sabe que es irracional pero no lo puede manejar… Y esa fobia puede ser específica puede estar dirigida a un ascensor, a un animal, a volar en avión, es decir a un hecho puntual sea situación, animal, persona, etcétera, o una fobia sin un foco específico.
El ataque de pánico, que es la sensación, es un terror intenso que abruptamente aparece en la persona dura entre 15 minutos y media hora, donde la persona literalmente se siente morir, y es una sensación tan grande es decir que la fobia puede ir acompañada con ataque de pánico o sin ataque de pánico… Y el ataque de pánico, no solamente la persona siente morirse sino que tiene sensaciones físicas también como: ahogos, mareos, angustia en el pecho… Y los tres grandes miedos que aparecen frente al ataque de pánico son:
1- Volverse loco, es un miedo terrible. Se han estudiado en los últimos 20 años muchísimo los ataques de pánico y el pronóstico es muy bueno, y nadie se vuelve loco. Es decir, no hay manera de que con un ataque de pánico o con una fobia, una persona se psicotize.
2- Miedo a sufrir un infarto, entonces la persona recurre a los cardiólogos pero aunque el médico les diga que están bien el miedo vuelve. No hay manera que con un ataque de pánico haya un infarto.
3- Sensación de ahogo, por toda la angustia, la angustia es la sensación de que el pecho se cierra, no se puede respirar y también tenemos que llevar tranquilidad y decir que nadie con ataque de pánico muere asfixiado.
4- La agorafobia es una de las fobias más frecuentes con la fobia social, es la sensación de miedo intenso irracional de sentirse solo y no poder escapar, entonces eso puede pasar que la persona no vaya a los supermercados, se le angosta tanto la vida a la persona que tiene agorafobia porque no puede hacer la fila en un banco, no puede ir a comer a un restaurante, no puede ir al cine, no puede hacer un trámite, no puede  subir a un ascensor, no puede viajar en un avión, porque la sensación es de que va a quedar solo sin posibilidad de escape, entonces la persona que tiene agorafobia evita aquello que teme, esa es una de las características  fundamentales de toda fobia… Esto se transforma en un círculo entonces la ansiedad crece…
Justamente parte del tratamiento consiste en ir enfrentando poco a poco, bajo determinados ejercicios y demás, enfrentando lo que uno teme porque miedo evitado, es miedo aumentado… Y miedo enfrentado es miedo que se resuelve…
No tenemos que forzar a la persona con fobia, porque ya la persona sufre de ansiedad y la ansiedad es la preocupación persistente…
Esta es una sensación positiva cuando es medida, hay una preocupación preventiva, vamos programando determinadas conductas, en este caso la ansiedad es positiva.
Ahora, cuando la ansiedad es persistente, desmedida, constante, se retroalimenta y genera entre muchas cosas los trastornos fóbicos, o los trastornos de pánico.
Por eso hay que expresar los miedos, decirlos, lo que llamamos la terapia de la anticipación, cuando expresamos lo que tememos deja de ser peligroso.
Por ejemplo, alguien tiene miedo de tener un problema sexual, le aconsejamos que se lo diga a su compañera o  compañero… “tengo miedo a que las cosas salgan mal”; cuando una persona tiene eyaculación precoz, que tiene que ver muchísimo con los trastornos de ansiedad o con la ansiedad, evita, y cuanto más evita, más ansiedad… porque cuando vuelve nuevamente a la relación se le genera la auto observación, entonces mediante algunas técnicas programadas, vamos enfrentando esos miedos. 
Sobre algunos miedos
Es importante saber que hay personas que tienen miedo a ciertas cosas. Aquí algunos consejos para saber cómo manejarlos:
Miedo a las ratas: Lo mejor es hacer un tratamiento psicoterapéutico con algún psicólogo o con algún médico psiquiatra, especializado en trastornos de ansiedad, esto es lo más recomendable para poder ir desactivando este miedo que o esta fobia que se ha ido construyendo.
Miedo a la soledad: El miedo a la soledad es un miedo normal, el problema no es la soledad, es el aislamiento, la diferencia es que estar solo es positivo, el problema es cuando uno está aislado cuando no comunica, no conecta  con el otro entonces esto probablemente es un bloqueo en poder abrir el corazón para que el otro entre al territorio o meterse en el territorio del otro. Entonces ahí abría que investigar un poquito más que pasa con la intimidad. La soledad es positiva, el aislamiento no.
Algunos tips prácticos para tener en cuenta:
Respirar, inhalamos y exhalamos lentamente y después que exhalamos contamos hasta 5 y nos vamos relajando, esto es lo más importante, el ataque de pánico pasa, la fobia también pasa, los síntomas también pasan y poder relajarnos , tranquilizarnos y decirnos alguna frase positiva… Alguna frase que nos alivie, estoy en control, esto va a pasar, para poder relajarnos y saber que ese momento va a pasar.
Concentrarnos en el aquí y en el ahora, el presente es lo que tenemos y tenemos que conectarnos con lo que estamos viviendo ahora, porque la ansiedad es ir al futuro. “Tener miedo al miedo es la ansiedad anticipatoria”. Explicitar el miedo, poder ponerlo en palabras blanquearlo, decirlo es otra manera  que ese gigante  pierda poder, ese “Goliat” y lo podamos vencer.
Tener en nuestro álbum mental algunos recuerdos positivos, pensar en tres o cuatro recuerdos positivos, y cuando nos viene la fobia o el ataque de pánico recordar nuestras últimas batallas de victoria.
Cuando nos viene el ataque de pánico si estamos con alguien pedirle que nos abrace, decir, necesito que me abraces, relajarnos y escribir a qué hora nos vino el ataque de pánico, cuanto está durando, que síntomas tenemos para poder llevárselo luego al psicólogo, porque lo va a usar terapéuticamente.
Tomarnos diez minutos por día e imaginarnos el peor miedo exagerado, y en esos diez minutos poder sentir nuestra peor fantasía, ¿para qué sirve esto?... Un miedo se combate con un miedo mayor, dicen que: miedo mayor hecha afuera a miedo menor, cuando nos podemos enfrentar en la imaginación, exagerar ese miedo, por ejemplo, un celoso, el miedo a la muerte, miedo a un animal, etc., poder tomarnos esos diez minutos para ir enfrentando de a poquito e ir exorcizando ese fantasma.
Por Bernardo Stamateas - Especial para Diario UNO - redaccion.santafe@uno.com.ar