Viernes 19.09.2014

Principalmente soleado y agradable

Min.: 13% | Máx.: 25 °C

Información general Lunes, 25 de junio de 2012 | 01:00

Investigación de científicos rosarinos les da una estocada mortal a las superbacterias

Es que estas nuevas formas bacterianas pueden hacer intratables algunas enfermedades. Por eso cobra tanta importancia la tarea del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR)...

La resistencia de ciertas bacterias a los antibióticos plantea un gran desafío a la medicina actual. Es que estas nuevas formas bacterianas pueden hacer intratables algunas enfermedades. Por eso cobra tanta importancia la investigación de un grupo de científicos del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR) que le dio un duro golpe a las llamadas superbacterias. El estudio, que logró nada menos que desentrañar la compleja identidad y estructura del "enemigo", se publica hoy en la prestigiosa revista científica internacional Nature Chemical Biology.

El hecho de que los exigentes editores de Nature hayan validado la investigación ya dio sus frutos: los científicos consiguieron un subsidio de dos millones de dólares que les permitirá trabajar junto a investigadores de Cleveland (Estados Unidos), Bristol (Inglaterra) y Montevideo, en el posible diseño de fármacos que inhiban la resistencia bacteriana.

El grupo de expertos tiene al frente al doctor Alejandro Vila y está integrado por la doctora Julia Cricco (investigadora de Conicet e IBR); el doctor Javier González (quien fue tesista de Vila y actualmente realiza un post doctorado en Baltimore); el doctor Pablo Tomatis (también tesista de Vila, hoy está terminado su post doctorado en Zurich) y la licenciada Rocío Meini (quien está desarrollando su tesis doctoral de Conicet).

Paso a paso

En diálogo con UNO Medios, Vila explicó los alcances del estudio: "Las bacterias usan un grupo de enzimas denominadas metalo-beta-lactamasas para destruir a los antibióticos y consiguen que éstos pierdan su eficacia terapéutica. Por lo tanto, se necesita diseñar fármacos inhibidores de estas enzimas. Una de las limitaciones históricas en el diseño de estos fármacos es que gran parte de los estudios bioquímicos que se hacen en los laboratorios son en enzimas puras (in vitro). Se consigue que estos preparados actúen dentro del tubo de ensayo pero pueden tener poco poder de acción in vivo (en el organismo) ya que deben entrar a la célula bacteriana y accionar dentro de ella. El nuevo estudio logró determinar el estado de las enzimas dentro de la bacteria".

Gracias al trabajo de los científicos del IBR "ahora se conoce bien a ese enemigo que está en la célula bacteriana, lo que permite proyectar inhibidores que actúen en forma exitosa para frenar la resistencia a los antibióticos".

La historia

Dicen que las casualidades no existen, y tal vez este axioma se pueda aplicar a este caso. Porque la historia de este descubrimiento tiene capítulos que parecen azarosos, pero no lo son. Julia Cricco, una de las investigadoras, fue la primera tesista del doctor Vila, allá por el 2000. Su tesis sobre resistencia bacteriana obtuvo algunos resultados "que en ese momento no comprendimos del todo", dicen. Pasaron varias generaciones de tesistas hasta que González retomó el tema. Entonces ya contaban con una tecnología que les permitió avanzar para desentrañar aquellos enigmas.

Vila relató recordó que "enviamos el paper para que lo publicaran en Nature, pero como son muy estrictos, durante más de un año tuvimos que trabajar para perfeccionar el estudio. Allí sumamos a Rocío Meini quien es mi última tesista y finalmente lo logramos. Para el equipo es un paso muy importante ya que es una revista que además de prestigio da una visibilidad de alto impacto y porque toda la tarea se realizó en nuestro laboratorio, en Rosario".

Dejanos tu comentario