santafe
Martes 16 de Febrero de 2016

Instan a denunciar irregularidades en el transporte de los alimentos

Desde el área de Producción del municipio piden dirigir los reclamos a través de la línea gratuita o vía mail

A través de un mensaje, un lector de Diario UNO denunció el mal accionar de un vehículo dedicado al traslado de alimentos. En este caso puntual, el lector retrató el momento en el cual se bajaban productos lácteos de una camioneta utilitaria sin equipo de frío. A esta situación, el denunciante agregaba que el local que recibía la mercadería tenía la costumbre de apagar las heladeras durante la noche.
Desde la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (Assal) distinguieron dos aspectos. En primer lugar, la habilitación de los vehículos según el uso previsto que tengan. Hay categorías que pueden transportar productos con frío y otros que no. “En la categoría A y B vienen con equipo mecánico de frío, mientras que otros son refrigerados. Todos esos pueden transportar carnes, lácteos, pescados, etcétera”, explicó Eduardo Elizalde, perteneciente al Área de Auditoría de la Assal.
Por otro lado, hay vehículos que cuentan con habilitación pero no llevan equipo mecánico de frío ni refrigeración por trasladar alimentos secos. “El tema es que en este caso están utilizando un vehículo habilitado para otro fin. Usan un vehículo que está habilitado para trasladar alimentos sin cadena de frío, para llevar lácteos, que no lo deberían hacer”, sostuvo el especialista en torno a la consulta realizada. Luego explicó que ante la amplitud del territorio que se debe controlar, la Assal establece acuerdos para trabajar en coordinación con municipios y comunas, los cuales son los responsables del control dentro de cada localidad.
En Santa Fe, la responsabilidad está a cargo de la Secretaría de Producción de la Municipalidad.“Cada municipio tiene su sistema de comunicación con respecto a cualquier tipo de denuncia de tipo alimentaria”, aclaró Elizalde quien agregó que la verificación y la sanción queda en manos del municipio.
En tanto, desde la Secretaría de Producción de la Municipalidad, aseguraron que reciben denuncias vinculadas con esta problemática a través del 0800-777-5000. “Lo que importa es indicar la patente para poder citar a la persona y notificarle a qué categoría está inscripto si es que no se pudo verificar”, explicó Soledad Álvarez, responsable del área quien reiteró la necesidad de contar con la identificación correspondiente en torno a los comestibles que se transporten.
“Nosotros recibimos constantemente denuncias –aseguró la consultada–. Estas se dan por medio de la vía telefónica y a través de correos electrónicos”. En ese sentido, Álvarez destacó el nivel de compromiso de los santafesinos. “Muchas veces los vecinos informan distintas situaciones y en el caso que compete inspeccionamos, labrando las actas de infracción que correspondiere”, afirmó.
En relación a la metodología para denunciar el mal accionar del transportista, desde el área de Producción aseguraron que para poder accionar se tiene que dar in fraganti la situación para que se pueda verificar. En caso de que la denuncia sea respaldada por medio de fotos, la Secretaría lo único que puede hacer es citar al propietario del vehículo para que explique la situación.
Por otro lado, aclararon que ante la posibilidad de que un local apague las heladeras en horario nocturno, es complicado verificarlo ya que esto se produce dentro de un ámbito cerrado. En caso de que se constate de que un comercio se vea involucrado, el municipio procederá a la sanción del local. “Siempre que hay riesgo para el ciudadano, el área de Seguridad Alimentaria tiene facultades para proceder a la clausura del local”, la cual será de carácter transitorio hasta tanto se regularice la situación que causa riesgos para la ciudadanía. Además indicó que se está trabajando en la incorporación de inspectores para dar una mayor respuesta sobre todo en los controles de rutina que se requieren en la ciudad, dado que cada vez hay más comercios.

La cadena de frío
En lo vinculado con la pérdida de la cadena de frío, hay alimentos que son mucho más riesgosos que otros. En ese sentido, los cárnicos ocupan el primer puesto, ya que puede darse el crecimiento de la flora microbiológica. “La mayoría de los alimentos tiene una flora inicial, que crece exponencialmente con la temperatura”, destacó Elizalde. “Independientemente de que hay muchos alimentos que se descomponen, si una persona ve una carne descompuesta, no la va a consumir por su aspecto”, agregó el especialista. Sin embargo hay otros comestibles que son más complicados, como por ejemplo una hamburguesa que debería ir congelada. Si se calienta, se descongela y luego se vuelve a congelar, hay un período en el medio de ese alimento que tuvo una temperatura óptima para el crecimiento de baterías dentro de esa carne molida.“Cuando la persona lo compra no puede percibir el estado de la mercadería ya que está congelada”, destacó.
El problema de los transportes es que si no están refrigerados, cortan la cadena y empieza una reproducción de los microorganismos y producción de toxinas de microorganismos y cuando vuelve a la temperatura habitual el consumidor no se da cuenta porque lo compra frío.
En lo relacionado con los lácteos, tampoco se puede distinguir. Pero en lo que atañe a la leche, cuando se corta la cadena de frío, el fluido se corta y se va a sentir el sabor ácido antes de consumirla. “Pero no es que tenga un riesgo en la salud de la persona o que se pueda intoxicar”, agregó y explicó que esto pasa cuando la leche se pasteuriza y en este proceso se matan todos los organismos patógenos. Mientras que los yogures se acidifican más pero tampoco se vuelven peligrosos.
Por último, el efecto en los quesos es de exudación del suero. Para después dar lugar al crecimiento de hongos. “La gente no se enferma por esto por tratarse de alimentos pasteurizados”, aclaró el especialista. Al momento de explicar cuáles son los efectos sobre los alimentos en los casos en que algunos comercios opten por apagar las heladeras o freezer, este accionar derivará en un acortamiento de la vida útil de los alimentos sin generar mayores problemas en la salud de las personas.

Comentarios