Policiales
Lunes 07 de Diciembre de 2015

Investigan fraudes ocurridos en cajeros automáticos de la ciudad

En Santa Fe opera una banda que se dedica a realizar estafas en los cajeros. Todo surgió a raíz de distintas denuncias. Hay una persona detenida.

La Policía de Investigaciones (PDI), en conjunto con el fiscal Andrés Marchi, del Ministerio Público de la Acusación, realizó un operativo de constatación durante el domingo en cinco cajeros automáticos de la zona centro pertenecientes al Nuevo Banco de Santa Fe. Dicho operativo se dio en base a reiteradas demandas –radicadas en comisarías de la ciudad– de usuarios que denunciaron el “hurto por extracción de dinero en cajeros automáticos”.
Hasta el momento, se constataron cinco expendedores de dinero de la ciudad: San Lorenzo al 2600, Mendoza al 3400, Rivadavia 3400, Bulevar Pellegrini al 2600 y otro ubicado en avenida Facundo Zuviría. Por el tema, hay una persona que se encuentra detenida y que tendría estrecha vinculación con la banda que realiza las estafas en la ciudad, la cual se estima que es proveniente de otra provincia.

Modus operandi
El ilícito se comete cuando el usuario coloca la tarjeta de debito en la ranura y esta queda trabada sin poder retirarla. De esa manera, el usuario supone que el cajero le retuvo la tarjeta. Cuando se retira, integrantes de la banda se presentan en el cajero –de manera encubierta– para extraer el código PIN. Una vez logrado eso, realizan la estafa al momento de la extracción del dinero. Según se estima, los delincuentes colocan un adaptador en la ranura donde se ingresa la tarjeta.
Cabe destacar que quienes realizan este tipo de delitos son conocidos como los “pescadores”, ya que roban a sus víctimas sin ejercer la violencia y además sin conocerlas.

Antecedentes 
En la ciudad de Rosario, en el 2011, la policía de la provincia detuvo a un hombre y sus dos hijos tras detectar que realizaban una estafa similar a la que hoy se registra en Santa Fe. En aquella ocasión, los delincuentes operaron en los bancos de Córdoba, Macro, Galicia, Credicoop. Además, los ilícitos se efectuaron durante los días feriados o fines de semana largos. Se calcula que los robos oscilaron entre los 500 y los 1.600 pesos.
Por otra parte, en el 2013, fue apresado un hombre, en la ciudad de Buenos Aires, que se dedicaba a realizar estafas en cajeros automáticos a través de una forma novedosa: “clonación de tarjetas”, a través de cámaras de seguridad colocadas en las instalaciones del cajero.
Modalidades 
Skimme: realiza una captura del registro de la banda magnética y de las claves del cliente del banco. En esta modalidad, los estafadores utilizan abrepuertas falsos y una cámara oculta cercana a la boca de expendio.
Pescador: introduce un elemento en forma de v, el cual está adherido a un pegamento que cuando el usuario ingresa su tarjeta, esta queda trabada y simula un problema técnico. 
Trampa dispensadora: coloca un elemento que obstruye la ventana donde se retira el dinero. El usuario cree que el cajero le canceló la operación y lo abandona. Luego, aparece el delincuente, quita la traba y se hace del efectivo.
Por Ignacio Mendoza - ignaciomendoza@uno.com.ar / De la Redacción de Diario UNO Santa Fe

Comentarios