Viernes 18 de Noviembre de 2016

Jóvenes profesionales

Con una delegación compuesta por 13 valores, el Club Regatas de Santa Fe participa de una nueva edición del Campeonato Argentino que arrancó ayer en la pista nacional de Tigre, Buenos Aires. "Iremos a recolectar todos los frutos del entrenamiento", reconoció el entrenador Mauro Hoyos.

Ayer se puso en marcha en la pista nacional de Tigre, Buenos Aires, una nueva edición del Campeonato Argentino de Remo que concluirá el domingo, el cual es fiscalizado y controlado por la Confederación Argentina y que trascenderá el nivel habitual, ya que participarán atletas de Chile, Brasil, Perú, Uruguay, Colombia y Paraguay.
El dato mayúsculo de esta oportunidad tiene que ver con la calidad de corredores, ya que pese a tratarse de un nacional, la actuación de otros país realza aún más el nivel, siendo muy importante para el espectáculo, el público y los propios protagonistas que tendrán, en muchos casos, el privilegio de competir con personas de otras culturas. En pocas palabras, estaría casi a la altura de un certamen Sudamericano, de ahí la relevancia.
Santa Fe viajó con una delegación compuesta por 13 remeros, todos representantes del Club Regatas, quienes estuvieron preparándose intensamente durante todo el año para ir en busca de la superación personal y, por qué no, de un podio. Ellos son Renata Borzone, Lucas Luraschi, Ignacio De Ninis, Carlos Galván, Benjamín González, Francisco Busso, Emanuel Trucco, Francisco Chamorro, Santiago Truchet, Herman Galiano, Camila Pascua, Adrián Pestrini y Bruno Rosati. Lógicamente que serán acompañados por los entrenadores Mauro Hoyos y Nicolás Trucco.

Trabajo en equipo
Esta es una camada que viene entrenando arduamente en pos de un crecimiento paulatino. Forman parte de un proyecto a largo plazo que arrancó hace dos años y que se espera, ya desde esta competencia, tener los primeros réditos. Desde el inicio se les inculcó que todo debe darse con pasos cortos y sin desesperación, factores fundamentales en un atleta de nivel nacional y muchos de estos chicos comprendieron cómo era la cosa y ahora están en el momento en el que se sienten preparados para ir por más.
Así lo entiende su entrenador, Mauro Hoyos, que le confió a Ovación cómo vinieron trabajando, además de hacer un balance del año. "Estamos entrando en una etapa donde creemos que tienen que empezar a verse los resultados. Esto más que nada, producto de la experiencia que fueron captando los chicos en estos años, sumado a la reestructuración de la comisión directiva y la suma de apoyos como Sotic, que hacen que sea momento de ver el progreso. Por eso me animo a decir que, casi con seguridad, nos irá muy bien en este Nacional. Pienso que ya es hora además, porque los chicos vienen entrenando a full y, después de pasar dos años en promocionales, ya en federados tienen que llegar los resultados", comenzó diciendo.
"La idea ya dejó de ser la de ir a probar suerte sino a competir en busca de un lugar en una final o chance de podio. Iremos a recolectar los frutos de tanto entrenamiento", agregó con total hidalguía.
Sobre la conformación del equipo, admitió que fue harto complicado a raíz de la gran cantidad de imponderables que se presentaron: "Arrancamos la pretemporada con muchos chicos, diría que más de 20. Este año fue realmente durísimo, porque tuvimos la crecida del río que nos perjudicó bastante, además de que habíamos perdido mucho lugar en el club. Por suerte recuperamos varios espacios y ahora tenemos una linda sala de remo. Una vez que encauzamos gran parte de las cosas, hicimos una pretemporada fortísima, agregándole cosas de atletismo y demás. Pero el tema coyuntural es que el remero solo piensa en salir al agua y hacer lo suyo y por eso le metimos mucha pila a la par. A medida que los chicos fueron mejorando, confeccionamos los grupos y equipos y, luego de constantes tareas, insisto en decir que estamos preparados para dar qué hablar".

El camino del progreso
Desde hace dos años, la Comisión de Remo entrante quiso darle ese empuje necesario a la actividad. No fue tarea fácil, pero tanto va el cántaro a la fuente que, producto de una gestión superadora, se alcanzaron muchos progresos. "En cuanto a estructura, como federados, ya estamos completos; tenemos remos y botes en buenas condiciones. A eso hay que agregarle los remorgómetros y cuenta rematadas con GPS para laburar. Me animo a decir que estamos superbién y por eso iremos por mucho más. Lógicamente que todo esto que enunciaba es clave para el crecimiento que se viene dando y que seguramente a partir del año que viene será mayor. Por eso está claro que invitamos a todos a que se animen a probar esta actividad".
"Para llegar a este punto, lo primero que hicimos fue llevar a los chicos a competir para que vean cómo es una regata y traten de jugar un poco con los miedos lógicos. Que entiendan la diferencia de entrenar todos los días y competir; que aprendan que el que más trabaja es el que gana y, una vez que terminamos esa etapa, nos abocamos en inculcarle todas las cosas necesarias para jugar en Primera. Tengo mucha fe en estos chicos, porque arrancaron bien de abajo y están metidos prácticamente en un régimen profesional, porque se toman muy en serio lo que hacen", expuso sobre las condiciones deportivas de los talentos del club.
Para cerrar, el Negro, como también se lo conoce en los rincones de Regatas, explicó una de las cosas que más lo llevó a retomar esta pasión por el remo, ya que el estudio había pasado a ser la prioridad en su vida (sin dejarlo del todo claro está).
"Lo que más me gusta de estos chicos es que me transmitieron esas ganas de intentar buscar cosas. Porque sino fuese así, quizás ni yo esté acá. Crecieron en todo sentido, no solo como deportistas sino también como personas y eso es algo que el deporte también te da. El grupo en general, no solo de los dirigentes sino también el de los padres, es inmenso y por eso contamos con un equipo profesional, con elementos de primera y al que solo le restan ver los resultados", finalizó.


Comentarios