Judiciales
Miércoles 06 de Septiembre de 2017

Dos policías fueron imputados por favorecer el negocio de drogas del clan Bergallo

Se trata de dos agentes que prestan servicios en la policía de la provincia y que fueron indagados ayer ante el juez federal de Santa Fe, Francisco Miño, en el marco de la causa que investiga a un organización vinculada a la venta de estupefacientes en el barrio Yapeyú.

Dos agentes de la policía de Santa Fe, C. "Pipi" Maldonado y A. Nazara, que prestan servicios en la actualidad, fueron imputados en la jornada de ayer por la Justicia federal en el marco de la causa que investiga al narcoclan familiar liderado por los hermanos Miguel y Luis "Coco" Bergallo. ´

La imputación estuvo a cargo del fiscal federal Nº 2, Walter Rodríguez, quien le atribuyó el delito de "confabulación", contemplado en el artículo 28 bis de la ley Nacional 23.737 de estupefacientes. A su vez, también se les imputó el incumplimiento de los deberes de funcionario público.

La atribución de los hechos se dio en el marco de la audiencia indagatoria desarrollada ante el juez federal Francisco Miño, luego de que el fiscal Rodríguez formule el pedido el pasado 18 de agosto.

Sobre Nazara y Maldonado pesa haber formado parte del clan Bergallo, que fue desbaratado el pasado 7 de julio en una serie de allanamientos efectuados por agentes de la Prefectura Naval Argentina en distintos puntos de la ciudad y también en una vivienda de la ciudad de Cañada Rosquín, en el departamento San Martín.


0021119138.jpg
Uno de los sindicados lideres de la organización fue pre candidato en la última elección al Concejo.
Uno de los sindicados lideres de la organización fue pre candidato en la última elección al Concejo.





Para la Justicia federal, Maldonado era quien se encargaba de conseguir compradores, efectuar entregas –tipo de muestras– y también coordinar los puntos de encuentro para entregar estupefacientes.

Por su parte, Nazara fue sindicado como quien, por medio de su función como agente, suministraba información que habría sido utilizada por el clan familiar para esquivar los investigadores.

En este sentido, la Fiscalía a cargo del caso sostiene, en base a una serie de escuchas, que ambos funcionarios policiales confabularon el negocio de los estupefacientes que eran procesados y distribuidos por los sindicados líderes, Miguel y Luis Bergallo.

La causa se destapó a principios de julio tras la orden de detención que fue solicitada por el fiscal Rodríguez y otorgada por el juez Miño. En ese entonces, fueron desarrollados 18 allanamientos en domicilios vinculados a la venta de marihuana y cocaína en el barrio Yapeyú y zonas de influencia del norte de la ciudad de Santa Fe.

• LEER MÁS: Cómo operaba el clan Bergallo: órdenes desde la cárcel, connivencia policial y amor de pareja

La causa tiene detenidas y procesadas a ocho personas: Roberto "Beto" Herrera, Cándida Sandoval, Judith Segovia, Silvia Elsa Díaz y María Laura Lamanna, sindicados como los laderos de lo hermanos Miguel, Fabián y Luis "Coco" Bergallo. Estos dos últimos fueron acusados de haber sido los organizadores del comercio de estupefacientes, mientras que el resto de la banda tuvo diversas imputaciones vinculadas a la ley de drogas 23.737.

Apartados de la fuerza

Además de haber sido imputados, los dos agentes policiales fueron apartados de la fuerza por orden del ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, luego de que el fiscal de la causa le remita un informe para determinar alguna medida administrativa.

Ante tal situación, desde la cartera de Seguridad, el pasado 30 de agosto, se dictó el pase a disponibilidad hasta tanto no se resuelva la situación procesal de los agentes policiales que, por el momento, esperan quedar procesados en la causa o se les dicta el sobreseimiento.