Colón
Jueves 15 de Septiembre de 2016

Juega su partido más difícil

El Pampa Miguel Ángel Gambier atraviesa un muy delicado cuadro de salud producto de una enfermedad que lo viene aquejando desde hace tiempo. Su hijo Rodrigo y excompañeros como Adrián Marini y Javier López hablaron sobre él

En Santa Fe los hinchas de Colón lo conocen por su apodo. Con solo mencionarlo los recuerdos brotan por doquier. No es para menos, el Pampa Miguel Ángel Gambier se metió en el corazón del pueblo sabalero no solo por sus actuaciones con la camiseta rojinegra, sino también por su don de gente.

La huella que dejó permanece indeleble en la mente de los simpatizantes rojinegros y por eso en este momento tan delicado de salud que atraviesa las muestras de apoyo y solidaridad se multiplican por mil.

En los últimos días el Pampa sufrió una recaída y la está peleando como lo viene haciendo desde hace mucho tiempo. Siempre se caracterizó por ser un luchador tanto adentro como afuera de la cancha y por eso continúa dando batalla pese a la compleja situación.

Gambier de 57 años jugó dos temporadas con la camiseta rojinegra y se convirtió en ídolo, ya que fue el goleador en la campaña que llevó a Colón a retornar a Primera División luego de 14 años y además fue clave para que al año siguiente el Sabalero continuara en Primera con un gol clave a Belgrano en el último minuto cuando la suerte del equipo parecía echada. En 62 partidos anotó 30 goles, varios de ellos fundamentales como por ejemplo en la final de vuelta ante San Martín de Tucumán donde marcó por duplicado. Incluso existe una agrupación con su nombre que grafica de manera contundente lo que significó y sigue significando en los hinchas.

El ambiente del fútbol destaca del Pampa su profesionalismo como así también la manera de manejarse dentro de un vestuario y su postura ante la vida. Pero además los permanentes consejos que siempre le brindó a los más jóvenes y que lo pintan de cuerpo entero como una persona muy solidaria con sus compañeros.

El Pampa está jugando el partido más difícil de su vida y su entereza y dignidad para afrontar este momento lo hace más grande todavía. Acompañado por su familia y los afectos, aquellos que están cerca y los que lo hacen a la distancia, el exgoleador tiene muchas ganas de seguir viviendo y en estos casos la esperanza es lo último que se pierde en esta lucha desigual.

En diálogo con Sol 91.5 su hijo Rodrigo se refirió al momento que está atravesando su padre. "El Pampa se está recuperando, hace unos días que estaba internado y lo estábamos hidratando con suero, pero hace unos días lo trajimos a casa y se está recuperando un poco, pero luchándola con una enfermedad que es muy jodida. Hay que seguir peleando y estar con él en este momento", fueron sus primeras palabras.

A la hora de contar el origen de la enfermedad y la manera en que se fue sucediendo, detalló: "En el 2013 le detectaron un cáncer en el estómago y lo debieron operar, después de eso le hicieron sesiones de quimioterapia y ahora la enfermedad le salió en el peritoneo y está en tratamiento. Ahora los doctores están viendo qué cosas se pueden hacer. Desgraciadamente es una enfermedad interminable y la situación es muy triste pero no queda otra que seguir peleando".

El Pampa tiene dos hijos, Rodrigo de 23 años y Sofía de 27 años y permanentemente lo están acompañando en este difícil momento en donde el exfutbolista requiere de muchos cuidados y apoyo afectivo para no caerse.

La familia es un sostén importante en la vida del exfutbolista y por ese motivo no lo dejan un segundo de lado prodigándole todo su amor.

Comentarios