Santo Tomé
Martes 23 de Agosto de 2016

La atención es normal en el hospital Cullen

Los médicos nucleados en Amra decidieron levantar la medida que restringía la atención, luego de que dos médicos fueran agredidos en las últimas horas.

En la jornada de este lunes, un médico y un enfermero del área de Traumatología del hospital Cullen fueron agredidos y tras estos episodios decidieron realizar una medida de fuerza, restringiendo la atención en el nosocomio, moción que fue levantada en las últimas horas, y de esta manera se normalizó la atención en el área de la guardia.
Embed

Hechos de violencia
El primero de los episodios tuvo como damnificado a un médico traumatólogo que fue agredido por un paciente que estaba internado en la sala de dicha especialidad. Al parecer, el paciente bajó a preguntar cuándo iba a ser operado y el profesional le comunicó que estaba todo programado para que sea intervenido al otro día. El hombre se enojó por la respuesta y sin mediar palabra arremetió contra el médico a golpes de puño en el rostro.

El paciente volvió a la sala de internación, donde fue reducido por personal de seguridad y posteriormente trasladado a la Comisaría. El profesional fue atendido por sus colegas y luego continuó desarrollando sus tareas en el turno. La denuncia policial se realizó en el Destacamento 11, ubicado en el nosocomio.

El segundo hecho involucró a un hombre mayor que increpó a un enfermero también en la Sala de Traumatología. Esta persona amenazó al trabajador llevándose la mano a la cintura y señalando la supuesta posesión de un arma. Finalmente fue reducido por el personal policial presente en el efector y al revisarlo los efectivos pudieron constatar que no estaba armado. Tras el mal momento vivido le pidieron que se retirara del Hospital.

"No hubo fallas"
Por su parte, Juan Pablo Poletti, director del Hospital Cullen, señaló por LT10 que lo que ocurrió "fue un hecho delictivo. No puede ser que un paciente le pegue a un profesional", lamentó.
Asimismo indicó que "no hubo fallas en las medidas de seguridad, ni de control. Las diferencias no se pueden arreglar a golpes dentro del hospital". "No tenemos posibilidad de prevenir la agresión de un paciente", sentenció Poletti.

UNO//AMRA

Comentarios