santafe
Domingo 26 de Abril de 2015

La Casa de Juan Diego busca sumar socios para reactivar su actividad

La entidad, que desde hace más de 15 años trabaja en pos de la asistencia y formación a chicos en situación de calle, necesita de la ayuda de todos.

Con el objetivo de recaudar fondos para seguir impulsando acciones de prevención, promoción, asistencia, orientación y formación para los niños y jóvenes que viven en situación de calle, los miembros de la comisión directiva de la asociación civil La Casa de Juan Diego lanzaron una campaña de creación de nuevos socios. Asimismo y en consecuencia, la entidad se encuentra planificando un festival folklórico a beneficio que tendrá lugar el próximo 14 de mayo en el auditorio del cine-teatro Luz y Fuerza.
Dichas actividades se realizan con el fin de reactivar el trabajo que realiza la institución, que el año pasado atravesó un momento crítico vinculado a la falta de recursos para dar respuestas fundamentales a las situaciones complejas que viven los chicos que llegan a la entidad, las cuales están principalmente relacionadas con el consumo y la imposibilidad de acceder a un lugar de alojamiento.
En diálogo con Diario UNO, el director del Centro de Día de la ONG, Gustavo Vogel, detalló cuál es la realidad que vive la institución actualmente e instó a los ciudadanos a sumarse y colaborar.
—Se había hablado en un momento del posible cierre de la entidad, ¿cuál es la realidad hoy?
—Sí, fue un momento difícil que pasamos hace ya más de un año, pero por suerte  y de a poco, más allá de que lamentablemente muchas veces se debió restringir la atención, la situación está un poco mejor  y hoy tenemos una población diaria de entre 25 y 30 jóvenes que son nuestra prioridad porque pudimos alcanzar una estabilidad en su formación y contención; y ellos se suman esporádicamente otros niños o adultos que están vinculados por ser de su grupos familiar, por ejemplo. Aunque nos gustaría y sabemos que hay muchos más que necesitarían vincularse a estos espacios, es lo que hoy podemos cubrir con muchas dificultades.
—¿Y cómo llegan esos chicos a la Casa de Juan Diego?
—En general por el boca a boca de ellos mismos, porque se conocen de la calle o de los barrios donde en general la falta de instituciones de contención sigue siendo un gran déficit, sobre todo en lo que refiere a lograr el paso a paso de estos chicos, es decir que primero cubran su necesidad básica que es revincularse con su familia y revertir su situación de calle y consumo, para luego pasar a incentivar su proceso de empoderamiento.  
En ese contexto, Gustavo Vogel agregó: “No es casualidad que a estos chicos les cueste revertir esas situaciones, porque hablamos de jóvenes que están desvinculados del sistema institucional porque como siempre decimos, si bien existen oportunidades de capacitación que brinda el Estado, las mismas son inaccesibles para ellos en el sentido de que para poder cumplir con un horario deberían tener un techo. Y es aquí donde en general está el problema.
—¿Y cuáles son las propuestas que brinda la Casa en este sentido?
—Nosotros, en la medida que los jóvenes se referencian con el lugar, tenemos básicamente dos propuestas más estructuradas que se vinculan con la posibilidad de que terminen la escuela primaria y la secundaria para luego introducirlos a la noción del trabajo como un eje dentro del proyecto de vida y posibilitador de ingresos. En tanto les brindamos talleres para que aprendan herrería, carpintería, cocina, corte y confección; además de incentivarlos a que realicen proyectos individuales basados en intereses que ellos mismos tengan.
Y en esa línea, Vogel agregó: “Por eso es que fundamentalmente estamos trabajando en lo que es la generación de recursos, porque queremos poder consolidarnos como institución al darles una respuesta en la medidas de la continuidad de sus procesos cuando ya están en sus hogares. Como dijimos primero bregamos porque los chicos se ubiquen con sus familias o en lugares propios, pero a veces los mismos están alejados y tienen que tomar hasta cuatro colectivos para llegar a la Casa (ubicada en Junín 2141); o cuesta ayudarlos quizás en la formación de su propios proyectos laborales a futuro”.
En ese sentido es que la institución hoy está impulsando la campaña de socios por costo mensual mínimo de $30. Además y como consecuencia se encuentra organizando el tercer festival solidario a beneficio, el cual tendrá un costo de entrada de $40.
“También invitamos a los que quieran a poder acercarse a nuestra institución para ayudarnos con todo el material que consideren que pueda ser de utilidad para nosotros, siempre y cuando esté utilizable por supuesto. Puede ser de construcción, herramientas, mobiliario, pañales y leche, o por supuesto también dinero en efectivo”, dijo Gustavo Vogel y concluyó: “El sistema de colaboración puede ser ocasional o gradual, para nosotros todo sería de gran ayuda”. 
Para colaborar con dicha institución, los interesados pueden comunicarse al teléfono de la casa 4557153 o a los celulares 154680291 y 154779054. También pueden escribir al correo: lacasadejuandiego@yahoo.com.ar

Comentarios