Domingo 26 de Junio de 2016

La cirugía contra la obesidad mejora la diabetes en un 65 por ciento de los casos

Según el santafesino Jorge Harraca, coordinador de la Comisión de Cirugía Bariátrica y Metabólica de la Asociación Argentina de Cirugía, 11 estudios clínicos mundiales así lo comprueban. En qué casos están indicadas estas intervenciones

El santafesino Jorge Harraca, coordinador de la Comisión de Cirugía Bariátrica y Metabólica de la Asociación Argentina de Cirugía, sostiene que esta intervención es una opción más que favorable para mejorar la vida de los pacientes con diabetes y diferentes niveles de obesidad.
Según él, "son promisorios los avances en el campo de la cirugía bariátrica y metabólica que permiten en la actualidad dar una respuesta efectiva a innumerables problemas de salud que tienen los pacientes con obesidad" .
"Esta intervención no solo permite la reducción del peso –que trae aparejado beneficios psicológicos, sociales y laborales–, sino también mejora innumerables problemas de salud asociados, como la diabetes, la hipertensión arterial, las alteraciones en el colesterol y los triglicéridos (que aumentan el riesgo cardiovascular), entre muchos otros", dijo en diálogo con Diario UNO.
Y agregó: "En los últimos años se hizo muy evidente la buena respuesta de esta intervención en pacientes diabéticos. Se observó que el 65 por ciento de los pacientes diabéticos operados abandonaban la medición. Por eso, se comenzó a recomendar esta operación a personas con esa enfermedad que no necesariamente son obesos".
"La cirugía metabólica, en los casos en que con el mejor tratamiento médico no se llega al buen control de la diabetes ha sido un hecho relevante para un grupo de pacientes muy específico y cuidadosamente seleccionado. Al igual que la cirugía bariátrica, requiere de una preparación preoperatoria –tanto nutricional como psicológica- y de un seguimiento posquirúrgico que es clave para evitar complicaciones", dijo.
—¿En qué situación deben estar las personas para poder someterse a ella?
—Previo a la cirugía, deben tener una condición clínica estable respecto de sus complicaciones. Por ejemplo, si es hipertenso, la presión arterial debe estar estabilizada. Nunca la cirugía bariátrica es una urgencia: el paciente tiene que llegar en las mejores condiciones. El segundo factor es la estabilidad emocional: el paciente debe comprender que la operación es un cambio y que ese cambio va a funcionar en la medida que él interprete cómo manejar estas modificaciones que vamos a hacer. Y el tercer factor es la educación alimentaria, es decir, que los pacientes coman bien, que hagan una selección de los alimentos.
—¿Y cuáles son los estudios que avalan estas propuestas?
—Muchos. Los más reciente fue divulgado en la prestigiosa publicación Diabetes Care, y basado en los resultados de 11 estudios clínicos, las nuevas guías de tratamiento de la diabetes recomiendan la cirugía como una opción de tratamiento para pacientes con diferentes niveles de obesidad. Estas nuevas guías cuentan con el aval de 45 Sociedades Médicas y Científicas de todo el mundo entre las que se incluyen la Asociación Americana de Diabetes y la Federación Internacional de Diabetes .

Para otros trastornos
Según Harraca, la cirugía metabólica no involucra solo a pacientes diabéticos, sino a todos aquellos personas obesas que tienen otros trastornos metabólicos asociados a su obesidad y estas cirugías los mejoran.
"Se indica a diabéticos con el objetivo de mejorar los parámetros metabólicos, independientemente de su Índice de Masa Corporal (IMC). De ninguna manera es una cura de estas enfermedades que son crónicas, sino una mejoría o remisión", explicó. El IMC se calcula dividiendo al peso por la altura, al cuadrado. Es decir: IMC = Peso (KG) / altura (M)². La edad para este tipo de operaciones depende del estado general de la persona.
"Todo está sujeto a la evaluación que realiza el equipo multidisciplinario", afirmó Harraca y agregó: Si bien la indicación sería para pacientes de entre 18 y 65 años, estos límites están en revisión dado que hay situaciones clínicas que hay que evaluar en personas mayores de 65 o en adolescentes".

Intervención metabólica
La cirugía metabólica se la denomina también "para la diabetes". La diabetes Mellitus tipo II es una enfermedad altamente asociada a la obesidad, que disminuye la expectativa de vida de los pacientes que la padecen, se relaciona con enfermedades cardiovasculares, lesión de nervios periféricos, ceguera e insuficiencia renal.
La cirugía metabólica es la aplicación de las técnicas quirúrgicas utilizadas en la cirugía bariátrica o cirugía de la obesidad a pacientes con obesidad leve IMC de 30 a 35 y obesidad severa IMC 35 a 40, que padecen diabetes Mellitus tipo II que no logran alcanzar los niveles deseados de glucemia (azúcar en sangre) a pesar de un correcto tratamiento médico (medicamentos más dieta más ejercicio físico).
La principal técnica quirúrgica que se realiza para este tipo de pacientes es el bypass gástrico por videolaparoscopía. La videolaparoscopía es una forma de acceso a la cavidad abdominal que permite mediante la realización de pequeñas incisiones en la piel poder realizar la cirugía.
El beneficio de esta vía de acceso es menor dolor y rápida recuperación en el posoperatorio si la comparamos con la cirugía abierta o de grandes incisiones.
El bypass gástrico consiste en la modificación de la anatomía del aparato digestivo, creando un pequeño estómago, lo que producirá restricción en el volumen de alimentos, es decir las porciones de alimentos necesarias para sentir saciedad serán mucho menores a las originales y se saltea mediante un bypass de intestino las primeras porciones del intestino delgado, sitio donde se absorben la mayor cantidad de las grasas que se ingieren.

Las claves sobre la intervención
–Permite dar una respuesta efectiva a innumerables problemas de salud que tienen los pacientes con obesidad. No solo la reducción del peso sino que también la mejora de innumerables problemas de salud asociados, como la diabetes, la hipertensión arterial, las alteraciones en el colesterol y los triglicéridos (que aumentan el riesgo cardiovascular) entre muchos otros.
–Se indica a pacientes diabéticos con el objetivo de mejorar los parámetros metabólicos, independientemente de su. No hay duda en el caso de los pacientes con un IMC mayor a 40; o a 35, en el caso de presentar comorbilidades como es la diabetes. Y sin bien esta intervención no es la cura permite una mejoría o remisión.
–La obesidad y el tratamiento quirúrgico están incluidos dentro del Programa Médico Obligatorio (PMO) a nivel nacional para aquellos pacientes que cumplan con los requisitos incluidos en La Ley de Obesidad.
–De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de personas con diabetes y su prevalencia están aumentando en todas las regiones del mundo. En 2014 había 422 millones de adultos (el 8,5% de la población) con diabetes, en comparación con 108 millones (4,7%) en 1980.
–La cirugía bariátrica no es una urgencia: el paciente tiene que llegar en las mejores condiciones a la intervención y la estabilidad emocional es otro factor importante: el paciente debe comprender que la operación es un cambio y que ese cambio va a funcionar en la medida que él intérprete cómo manejar estas modificaciones.

Comentarios