Policiales
Jueves 17 de Noviembre de 2016

La condena contra los hermanos Bachelli tiene múltiples pedidos

Los imputados por el crimen de Dante Córdoba de 2013 tuvieron su paso por la Cámara este jueves.

El crimen de Dante Córdoba de 15 años volvió a tener una nueva trama en su paso por los tribunales santafesinos. Este jueves se llevó a cabo la audiencia de apelación en la Cámara donde la Defensa cuestionó el fallo que condenó a los hermanos Claudio Fabián "Pelacho" y Sergio Fabían "Pitu" Bachelli a una pena de 16 y 15 años de prisión efectiva, con lo cual solicitó una reducción en el monto de la pena y la absolución del otro imputado. Por su parte, la querella pidió que se endurezca aún más la condena para que llegue a 30 años.
El caso sucedió en diciembre del 2013 en Villa Hipódromo y tuvo como victima a Córdoba, quien recibió un disparo en la cabeza que le provocó la muerte. A su vez, resultó herido otro joven, Marcos Vidal de 18, quien sufrió un disparo que le causó graves heridas. Los autores fueron dos hombres que pasaron en moto y con un arma 9 milímetros dispararon a dos grupos de personas que se encontraban muy próximos en la intersección de las calles Juan Díaz de Solís y Gorosteaga, en el norte de la ciudad.

En la audiencia desarrollada ayer, la defensa de los condenados, a cargo de Horacio Paulazzo, cuestionó el proceso de investigación ya que según el letrado, el fallo dictado en julio por el juez de Sentencia Nº 4, Enrique Álvarez, "abandonó la imparcialidad". Por otro lado, aseguró que uno de los Bachelli fue agredido en el lugar del crimen aquella jornada cuando pasaba en su moto, por lo cual trató de evidenciar que hubo una riña previa. Con esa hipótesis, el abogado buscó tratar de establecer que posiblemente la bala que impactó en el joven Córdoba surgió del otro grupo en el que se encontraba Vidal, para quien iban dirigidas las balas aquella tarde. "Se trató de una riña, no hay dudas", sostuvo Paulazzo.
Desde la otra vereda, Federico Lombardi, abogado querellante del Centro de Asistencia Judicial (CAJ) rechazó los agravios de la Defensa y explicó los hermanos Bachelli y los testigos citados por la Defensa se contradijeron en sus testimonios en las distintas etapas, tanto de Instrucción, como en Sentencia. En tanto, indicó que los amigos de Córdoba que presenciaron todo el suceso sufrieron una serie de represalias de parte del padre de los Bachelli.
Por otro lado, Lombardi admitió que los Bachelli planeaban balear a Vidal por una vieja rabia familiar que existía de vieja data pero que en consecuencia terminó siendo asesinado un inocente, es decir, Córdoba.
A su turno, la fiscala del caso, Estela López Bustos, ratificó la pena establecida por Sentencia Nº 4 y pidió que los testimonios presentados por la Defensa a lo largo del juicio sean copiados y enviados al Ministerio Público de la Acusación para que se investigue el delito de falso testimonio. Finalmente, otro de los querellantes, Agustín Roubineau, pidió que la pena se endurezca aún más y solicitó al tribunal de alzada que la pena se endurezca y llegue a los 30 años de prisión efectiva.

En la tarde del 8 de diciembre del 2013, Dante Córdoba tuvo un desperfecto en su motocicleta y debió repararla. Acompañado por sus amigos, el adolescente que supo jugar en Defensores de Peñaloza, se dirigió hasta una gomería de Villa Hipódromo.Como el calor se hacía sentir en la ciudad, uno de los presentes compró una gaseosa para sofocar las altas temperaturas. Cuando fueron a destapar la gaseosa, una motocicleta motomel con dos sujetos apareció en escena y el acompañante sacó un arma de fuego calibre 9 milímetros y disparó al menos cinco balazos contra otro grupo de jóvenes que se encontraba muy cerca de Dante y sus amigos.
Como consecuencia del ataque armado, Vidal resultó gravemente herido mientras que Dante, sin tener nada que ver, fue alcanzado por un proyectil que le ingresó en la zona temporal derecha del cráneo y le provocó la muerte unos minutos después cuando ingresó al hospital José María Cullen. Tras el violento episodio, los amigos de las victimas sindicaron a los hermanos Bachelli, como los autores de los disparos que le costaron la vida a Dante y que hirieron a Vidal. Los sindicados estuvieron ocho meses prófugos por el crimen hasta que luego de una pesquisa llevada a cabo por agentes de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) logró arrestar, en una serie de allanamientos efectuados el 6 de agosto del 2014, a Pelacho y Pitu. En ese entonces el caso fue iniciado por la jueza de Instrucción 5ª, Susana Luna, pero luego pasó a Instrucción 4ª con Darío Sánchez a la cabeza.
Dos años después, los acusados fueron declarados culpables por el juez de Sentencia Nº 4, Enrique Álvarez, quien el pasado 27 de julio, condenó a 16 años de prisión efectiva a Pelacho por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en perjuicio de Dante Córdoba y tentativa de homicidio por la agresión a Vidal. A su vez, también se le inició una causa por tenencia indebida de arma de uso civil -un 38- ya que cuando fue detenido por la TOE tenía en su poder el arma. Por su parte, Pitu fue sentenciado a 15 años por el mismo delito de su hermano y se cree que el sujeto fue quien conducía la moto en la que circulaban antes de abrir fuego contra sus victimas.
En los próximos días, el tribunal de alzada, compuesto por los jueces, Sebastián Creus, Roberto Prieu Mantaras y Fernando Gentile Bersano, deberá resolver si deja firme el fallo, si aumenta la pena o si atiende los reclamos solicitados por la defensa.

Un asesinato en medio de un conflicto policial
La muerte de Dante Córdoba se dio en un momento donde la ciudad vivía momentos de tensión en las calles ante el levantamiento policial que mantuvo en vilo a la provincia de Santa Fe -y a la ciudad también- durante varias semanas del mes de diciembre.
Esta situación trajo a colación que en el hospital José María Cullen, se vivan momentos de tensión en su personal ya que por el dolor por la muerte del joven de 15 años se produjeron algunos disturbios en el interior del nosocomio provincial.


Comentarios