El mundo
Lunes 01 de Agosto de 2016

La conmovedora carta de despedida de una mujer con cáncer a su familia

Una madre americana, Heather McManamy, falleció de cáncer hace ya siete meses, dejando a su marido Jeff y a su hija Brianna, de 4 años. A Heather se le diagnosticó un cáncer terminal en 2013. Sin embargo, antes de irse, quiso estar presente de alguna manera en la vida de su hija para que la pequeña Brianna pudiera conocerla a través de sus palabras en los momentos importantes de su vida.
Para ello, escribió varias cartas para cada uno de esos momentos.
Su marido Jeff, padre de la pequeña, decidió hace meses rendir tributo a su fallecida esposa compartiendo una de sus cartas, conmoviendo al mundo entero. Una carta llena de vitalidad, ironía y buen humor que, aún a día de hoy sigue siendo copmartida en redes sociales por todo el mundo. Las palabras de Heather rezan así:
"Tengo buenas y malas noticias. La mala noticia es que, al parecer, estoy muerta. La buena noticia es que si estás leyendo esto, es que tú no estás muerto (al menos que tengan wifi en el más allá). Sí, lo sé, esto apesta. Es un asco más allá de las palabras, pero estoy tan feliz de haber vivido una vida llena de amor, de alegría y de amigos increíbles. Soy afortunada de decir honestamente que me voy sin remordimientos y después de dedicar cada gramo de energía a vivir al máximo. Los amo a todos, gracias por esta vida maravillosa. Sea cual sea tu religión te pido que respetes a los que no somos religiosos.
Por favor, no le digas a Brianna que estoy en el cielo, porque en su mente eso significaría que yo elegí estar en otro lado y por eso la dejé. En realidad, hice todo lo que pude para estar aquí con ella. No estoy en el cielo, estoy aquí. Pero ya no en el cuerpo de mierda que se volvió contra mí. Mi energía, mi amor, mi risa, todos esos recuerdos increíbles están aquí contigo.
Por favor, no pienses en mí con lástima o tristeza. Sonríe sabiendo que lo pasamos súper juntos y ese tiempo fue increíble. Odio a la gente triste. Más que nada, me encanta hacer reír y sonreír, así que por favor, en lugar de insistir en las trágicas palabras de cariño al final de mi historia, ríete de los recuerdos que hemos forjado y la diversión que tuvimos. Por favor, si estás leyendo esto, cuéntale a Brianna historias para que ella pueda saber cuánto la amo y lo orgullosa que siempre estaré de ella.
Quiero que le digas a mi hija que no hay nadie que la ame más que su madre. Cada momento junto a ella fue la felicidad total. Y no le digas que perdí contra el cáncer, porque el cáncer puede haber tomado todo de mí, pero nunca se llevó mi amor, ni mi esperanza, ni mi alegría. No fue una 'batalla', solo era la vida, que a menudo es brutalmente aleatoria e injusta. Yo no perdí, ¡maldita sea! La manera en que viví durante años con cáncer es algo que me parece una gran victoria. Por favor, recuerda eso."
Embed
Fuente: .lasprovincias.es

Comentarios