santafe
Lunes 04 de Enero de 2016

La crecida del río y la ola de calor dificultan la provisión del agua en la ciudad

Aguas Santafesinas reconoció problemas con el servicio porque los camalotes no permiten que se capte el caudal de agua habitual. Aseguran que no hubo, ni habrá cortes del servicio. Trabajan en la limpieza de una toma. Reclamo de los vecinos.

La producción y distribución de agua potable en la ciudad de Santa Fe se está haciendo a máxima capacidad desde hace varios días. En la actualidad, la empresa Aguas Santafesinas SA (Assa) enfrenta dos inconvenientes: por un lado, la extensa ola de calor que azota a la ciudad y la región centro del país desde hace casi 10 días. Por otro, la crecida del río hizo que una gran cantidad de camalotes dificultaran el trabajo de una de las tomas de agua –la ubicada sobre el riacho Santa Fe– que posee la empresa.
Tal como anticipó Diario UNO en la edición del domingo, Assa está realizando una serie de maniobras para evitar inconvenientes en la provisión de un servicio vital. En un principio se especuló con hacer un operativo especial y más específico en el lugar, lo que iba a demandar parar las bombas de toma de agua. Sin embargo, la tarea que estaba prevista para la madrugada de este lunes, aún ayer no se había confirmado. Lo que se iba a hacer era una remoción mecánica de los camalotes que rodeaban la toma y que podían entorpecer la provisión del líquido que luego se trata en la planta de Assa.

Limpieza de las tomas
Este domingo, uno de los voceros de la empresa le dijo a Diario UNO que hasta el momento se viene desarrollando una tarea de limpieza de la toma con las mismas bombas extractoras. El mecanismo es de impulsión inversa y de esa manera, en lugar de tomar agua se la expulsa y se libera el lugar de camalotes y de todo lo que puede generar una obstrucción.
Además, la empresa aclaró que la otra toma de agua –ubicada a la altura de Colastiné Norte– no tiene los mismos problemas que la del riacho Santa Fe y que trabaja con normalidad.
De todas maneras desde la empresa se volvió a insistir en el uso responsable del agua potable, ya que ante la alta demanda por la ola de calor hay barrios a los que llega con muy baja presión.
Por eso es necesario que los usuarios que cuentan con un servicio en niveles habituales de prestación, realicen un uso responsable y solidario del agua potable, evitando derroches innecesarios.
En ese sentido, Assa recomendó no utilizar el agua potable en actividades que no son imprescindibles y que pueden postergarse, en particular las que demandan importante cantidad: lavado de autos y veredas, regado de jardines, lavarropas, llenado o renovación del agua de piletas de esparcimiento.
Además, recordar que una manguera con salida continua de agua gasta 500 litros por hora: evitar su uso. En la ciudad de Santa Fe las ordenanzas municipales establecen que “el lavado de veredas está permitido únicamente mediante el empleo de baldes o en su defecto mangueras provistas de sistemas de corte, tipo gatillo o interruptores o pulsadores, en su extremo” para evitar el derroche (Ord. 11.751/2010); asimismo fijan que esta tarea puede realizarse los martes de 0 a 18 y los sábados de 8 a 18 (Ord. 9.835/1994). El no cumplimiento de lo establecido será pasible de las sanciones contenidas en el Código Municipal de Faltas.
Cabe recordar que no están permitidas las bombas contactadas directas a la red que causan riesgos y perjuicios directamente a las cañerías de sus instalaciones internas y de sus vecinos.

Reclamo de los vecinos
En muchas zonas y barrios de la ciudad los vecinos vienen informando sobre la fata de presión en el agua, lo que hace que muchos no puedan contar con el servicio. Oscar Pintos, titular del Enress, señaló a los micrófonos de LT10 sobre este tema que: “recibimos la queja de muchos vecinos por deficiencias en el servicio de agua. Sobre todo en la zona norte, noroeste y el sur de la ciudad. Nosotros vamos a pedirle explicaciones a la empresa, durante esta semana. Pensamos que las altas temperaturas y las complicaciones en la planta potabilizadora ocasionaron esta situación”.
Además, manifestó que “nosotros recomendamos que primero reclamen a la empresa y luego al Enress. Le pedimos a la empresa que privilegie el servicio a los clientes sensibles (hospitales, geriátricos y sanatorios) y a los evacuados. A los vecinos le pedimos que hagan un uso racional y solidario del agua”.      

Comentarios