Política
Martes 07 de Febrero de 2017

La crisis financiera vuelve a agitar los rumores de una venta de SanCor

La cooperativa desmintió declaraciones de un directivo que hablaba de esa posibilidad. La inundaciones empeoraron la ya crítica situación.

La empresa láctea Sancor salió ayer a desmentir _ a través de un comunicado_ declaraciones de un miembro del consejo directivo quien había señalado que la compañía "o logra una refinanciación de la deuda o se vende". Aunque desde la cooperativa desacreditaron los dichos, que dan cuenta de un escenario apocalíptico en el corto plazo, sí ratificaron "los avances de un proceso de reestructuración", lo que expresa la crítica situación que viene atravesando desde hace varios años y que en 2016 la llevaron a deshacerse de su línea de producción de yogures y postres para sanear sus cuentas y salir de una larga crisis estructural.

"Ante declaraciones de un miembro de la cooperativa, no autorizado a emitirlas, Sancor aclaró que las mismas no reflejan la línea de acción que se lleva adelante ni el pensamiento predominante sobre los temas abordados", expresó el escueto comunicado de la empresa e indicó que "sólo los voceros habituales son los únicos autorizados a expresarse en nombre de Sancor".

Por otra parte, "se ratifican los avances de un proceso de reestructuración, y también que cuando existan hechos relevantes sobre la actualidad empresaria, serán dados a conocer por los canales frecuentes", finalizó el texto que emitió Sancor y sobre el cual los voceros de la firma no realizaron ninguna aclaración ni tampoco contestaron consultas de la prensa.

El entredicho surgió tras luego de que uno de los vocales del consejo directivo de Sancor, Carlos Castro, realizó declaraciones a una radio FM de La Carlota (provincia de Córdoba) en las cuales advirtió que o Sancor "logra una refinanciación o se vende la empresa". También que durante esta semana debería firmarse una u otra alternativa porque "no hay salida así como está y tiene que haber una definición".

La cooperativa de Sunchales es la segunda usina láctea del país, exporta a 30 países y tiene actualmente una plantilla de 3.987 empleados, con un sueldo promedio de bolsillo de 40.000 pesos.

En sus declaraciones, Castro dijo que en el marco de este proceso de reestructuración estaría la posibilidad de que se produzca el cierre de dos plantas, pero al mismo tiempo de la necesidad de construir una nueva, con lo cual se pondrían mantener las fuentes laborales.

Un primer anuncio

A fines de enero, en un críptico comunicado, la cooperativa con sede en Sunchales encendió un alerta sobre su situación, apenas seis meses después de la venta de su línea de yogures y postres al grupo Vicentín, al advertir que "la difícil situación de la lechería" afectó su "capacidad productiva y desempeño económico". En ese momento, prometió comunicar una serie de "resoluciones adoptadas" para dar una "solución definitiva" a su crisis, algo que hasta ahora no realizó formalmente.

Esas primeras enunciaciones de crisis se dieron en el marco de la negociación paritaria con la Asociación de Trabajadores de la Lechería de la República Argentina (Atilra), que demandaba completar la paritaria del año pasado con un aumento acumulado del 40 por ciento más un bono de fin de año.

En ese momento, el secretario general de Atilra, Héctor Ponce, le envió una dura carta al presidente de Sancor, Gustavo Ferrero, en la que expresó su "honda preocupación" por "las dificultades" de la compañía, que "no son nuevas y tienen su origen en problemas estructurales de su organización empresarial, la adquisición de empréstitos onerosos desde el punto vista financiero y una incorrecta visión de los escenarios nacional e internacional".

Luego del entredicho, finalmente la paritaria de toda la industria láctea cerró con una suba del 36,9 por ciento que se consolidó con el acuerdo del 13,9 por ciento sellado _que se suma al 23 por ciento del año pasado_ y que se estaría rubricando mañana en el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Según fuentes del sector, se trata de la primera vez que el Centro de Industria Lechera (CIL), la cámara que nuclea a las empresas más importantes, logra bajar las demandas de recomposición salarial del poderoso gremio. Aunque anticipan que la conflictividad podría desatarse en las próximas semanas ya que las usinas más chicas nucleadas en Apymel aseguran que no podrán hacer frente incluso a ese aumento acordado.

Sancor es una de las empresas más afectadas por las inundaciones ya que la mayoría de la materia prima la recibe de tambos de Santa Fe, donde las lluvias hicieron estrados, pero además, arrastra una crisis financiera derivada des las pérdidas originadas por la falta de pago de sus últimas exportaciones de leche en polvo a la Venezuela.

La cooperativa, que viene arrastrando una crisis financiera hace años, ahora se ve afectada por las inundaciones

La Capital

Comentarios