Espectáculos
Lunes 08 de Febrero de 2016

La cumbia cheta y su consagración

Agapornis y Toco Para Vos están en boga.Hablan del género del momento y del éxito que consiguen. La receta es romper los prejuicios y buscar constantemente un sonido nuevo e innovador

El circuito de la cumbia o música bailantera siempre estuvo signado por determinados grupos, siendo sus máximos exponentes Ricky Maravilla, Alcides, Gladys la Bomba Tucumana, Comanche, Los Palmeras y Sombras. A partir del 2000, la música tropical amplió sus horizontes y fue por más: la cumbia villera se apropió de los barrios y los boliches con Damas Gratis, Yerba Brava, Pibes Chorros, Green y Red. Pero todo cambió cuando Agapornis irrumpió en la escena, un grupo de rugbiers de La Plata que empezaron tocando versiones de clásicos del rock como Persiana Americana, en versión cumbia, en el tercer tiempo de los partidos. Ellos marcarían un antes y un después ya que adaptaron el género -asociado a sectores populares- a la clase media y alta con su propio estilo.
La cumbia pop o cheta, como le dicen, es un fenómeno en pleno auge no solo en Argentina sino también en Uruguay, y el Smile Festival es el evento que congrega a los exponentes del género y cautiva a miles de almas que se disponen a bailar y sonreír. El festival -que en su última edición en Mar del Plata el mes pasado congregó a más de 25 mil personas y sin dudas es el furor de este verano. 
Agapornis y Toco por Vos, una argentina, la otra uruguaya, las dos bandas referentes más populares del momento, analizaron este género que surgió hace cinco años y va camino a convertirse en un clásico. María Deal, cantante de TPV y Juan Martín Garriga Lacaze, líder de Agapornis, están ajenos a las críticas de aquellos que los acusan de “arruinar canciones” o de hacer cumbia “cheta”. “Al principio había muchas críticas por todos lados y las aceptamos y aprendimos a convivir con ellas. Pero al correr de los años, creo que la gente se dio cuenta de que nuestra intención no es insultar al rockero, al contrario, es tomar un tema espectacular y llevarlo a otro ambiente para que se pueda bailar”, asegura Juan Martín.
“Cumbia careta, cheta, no estoy de acuerdo con ese calificativo, me parece un comentario que discrimina, que señala y separa, cuando en realidad es una música que llega a muchísima gente variada”, destaca por su parte María Deal, la bella rubia uruguaya de tan solo 19 años.

Pioneros
Agapornis, con la voz de Melina Lezcano, es la banda pionera en el género de la cumbia pop e inspiraron a bandas posteriores como Toco para Vos, Rombai, Marama, entre otras, incluso no solo desde su estilo musical, también desde la formación grupal; ya que todas se componen de una banda de músicos varones y una cantante mujer y rubia. “Es gracioso”, dice Juan. Y asegura que en estos cinco años las bandas del género se multiplicaron de cuatro a cien. “Desde que arrancamos surgieron un montón de bandas. Al principio, en La Plata éramos cuatro y ahora hay cien bandas, literalmente. El ritmo de shows que tenemos es impresionante, y creo que es mejor que surjan nuevas bandas porque a la gente le gusta. Si me preguntabas hace cinco años cuánto va a durar AGP, pensábamos que era una moda que se iba a terminar en seis meses. Pero hoy hace cinco años que estamos”.
Mientras, en Uruguay sonaba mucho AGP, y Bautista, cantante y creador de TPV creó un grupo de WhatsApp y llamó a su prima, María para que sea la cantante. “Todo empezó porque queríamos tocar en una fiesta específica. Lo hicimos y salió bárbaro, y como a nuestros amigos les encantó, seguimos ensayando y nos empezaron a contratar en otras fiestas. Empezó en nuestro grupo de WhatsApp, era para divertirnos y nada más, nunca pensamos que nos iban a contratar. Pero nos empezaron a llamar cada vez más y se fue haciendo todo realidad”, contó Deal que comenzó a ser la cantante de TPV en el último año de la secundaria y se vio obligada a fusionar los exámenes finales con la fiebre de los escenarios.

Ay Andrea
“Ay Andrea, vos sí que sos ligera, ay Andrea, qué puta que sos”, rezaba el hit de los Pibes Chorros allá por el 2001. Así como años más tarde, los chicos de Supermerk2 aconsejaban a sus seguidores que “Si tu viejo es zapatero, zarpale la lata”. Y la lista de canciones es interminable. Los tópicos sobre drogas, vandalismo y promiscuidad que caracterizaron a la cumbia villera quedaron atrás. Hoy AGP, TPV, Rombai, Marama, entre otras, hablan de historias de amor veraniegas, de divertirse hasta el amanecer y de aventuras sin fin.
“Creo que nuestra llegada a tanto público se dio porque empezamos haciendo covers. Y desde hace dos años empezamos a hacer temas nuevos y propios. Juan Cruz, el tecladista y yo, escribimos sobre amor y diversión, pero ni a palos entrar en temas de la cumbia villera, porque no es el mensaje que nosotros queremos transmitir. Para nosotros lo importante es transmitir alegría”, destacó Juan Martín, autor de Me Estoy Enamorando, que recita “La noche está empezando, todos salen a bailar, y yo me siento en soledad, una vez más”.
María cuenta que en su casa nunca se escuchó cumbia villera, y que las pocas veces que puso algunos temas con sus amigas, su padre le decía “Sacá eso”. “Por eso lo que más me gusta de esta movida es que nuestras letras son románticas y lindas. Mi familia me rebanca, les encanta la música que hacemos”.

Influencias
María y Juan Martín confiesan que son del palo del rock, siendo sus artistas preferidos Charly García, Soda Stereo, Pink Floyd. Pero entonces, ¿qué los llevó a formar una banda de cumbia, completamente antagónica al rock? “Cuando arrancamos hicimos el cover de Persiana Americana de Soda Stereo y Si te Vas, de Shakira. Nuestro objetivo siempre fue divertirnos. En nuestro ambiente estaba de moda el reggaeton, y por más que nos guste el rock, la intención desde el día cero fue hacer música para fiestas. Y esto fue decantando en lo que hoy se denomina la cumbia pop, que le gusta a tantas personas”, cuenta Juan Martín.
—¿Cómo reaccionás a los que dicen: “¡¿Cómo van a hacer esta versión en cumbia?!”
—Juan Martín: al principio había muchas críticas por todos lados y las aceptamos y aprendimos a convivir con ellas. Pero con el correr de los años, creo que la gente se dio cuenta de que nuestro fin era totalmente respetuoso para con las bandas. Hicimos covers de Soda, Maná, Fito Páez, entre otros. Y cada vez que nos cruzamos con Albel Pintos o con Axel, nos tiraron la mejor onda y eso nos da un gran apoyo para la gente que está en contra. Nuestra intención no es insultar al rockero, al contrario, es tomar un tema espectacular y llevarlo a otro ambiente para que se pueda bailar.

El público y los prejuicios en el género
Los prejuicios hacia el género tropical se fueron perdiendo y el público fue aumentando exponencialmente y, tomando de referencia los millones de reproducciones de los videos de estas bandas en YouTube y los miles de concurrentes al Smile Festival. Sin embargo lo más llamativo no es el carácter cuantitativo del público, sino el cualitativo. Resulta que el público que va a un festival de cumbia pop es el mismo que va a uno de rock. “Hoy la cumbia es un género que escucha todo el mundo. Antes estaba vista como la cumbia villera para otros estratos sociales. Hace cinco años es la música más popular y se escucha hasta en la playa”, analiza Juan Martín. Pero, ¿el fan de Mario Pereyra, por ejemplo, máximo exponente de la música santafesina, también escucha AGP? “Esos son los más complicados. Conozco a mucha gente que escucha las dos cosas. Pero algunos fanáticos no pueden aceptar que surjan otros subgéneros y que a la gente les guste”.

Comentarios