Santa Fe
Martes 28 de Junio de 2016

La emotiva historia de la carmelita que pidió una fiesta para su funeral

La joven vivía en el Monasterio de San José y Santa Teresita de avenida López y Planes 4116 y falleció luego de una dura lucha contra el cáncer. Sus allegados aseguran que su vocación era ejemplar

El pedido de oración y festejo que la hermana Carmelita Descalza Cecilia María hizo antes de fallecer el pasado miércoles luego de una dura lucha contra el cáncer que se convirtió en viral en las redes sociales en los últimos días, tiene también una carga muy emotiva para todos los que alguna vez tuvieron la oportunidad de conocer a la joven que vivía en el Monasterio San José y Santa Teresita de Santa Fe.
Así lo confirmó en diálogo con Diario UNO, la santafesina Gloria Borri de Jerkovich, de la orden Carmelita Seglar, quien aseguró estar sorprendida gratamente y agradecida a Dios por dicha repercusión.
"Nos alegra el alma ver la trascendencia que tuvo su mensaje y foto, no solo porque reflejó la sencillez que la caracterizaba (a la hermana Cecilia María) sino también por lo que implica el traspaso de su espiritualidad en las fronteras del convento", afirmó la mujer, quien además remarcó que la "sonrisa que se ve en sus fotos es la misma que la caracterizó siempre y la que nunca abandonó aún en los momentos más crudos y dolorosos de su enfermedad".
Carmelita 4.jpg

En ese marco, y al hacer mención al trabajo que la Carmelita hacía, Gloria detalló: "Era una monja de clausura que aunque recién salió del convento cuando estaba complicada de salud (hace unos tres meses atrás) al tener que viajar a Buenos Aires para hacerse atender con médicos especialistas, siempre tuvo relación con la comunidad que se acercaba hasta el convento para pedir ayuda espiritual, consuelo y oración, o llamaba por teléfono para solicitar lo mismo".
Y remarcó que por tener una vocación de servicio tan importante, "hasta el Papa Francisco se comunicó al convento de Buenos Aires donde ella estaba residiendo en el último tiempo para dejarle un mensaje de aliento y oración".
Carmelita 2.jpg

"Por todo esto que nosotros decimos que su testimonio de vida, sencilla y con mucha entrega, fue extraordinario. De hecho hasta en los momentos más dolorosos de su enfermedad nos estuvo enseñando al aceptar cada etapa con la certeza de que pronto iba a encontrarse con el amado", agregó.

Para resaltar
Hace seis meses a la hermana Cecilia María le habían diagnosticaron cáncer de lengua y la enfermedad hizo metástasis pulmonar. En las últimas semanas, su enfermedad se agravó y debió ser hospitalizada. Según cuentan sus allegados, la pérdida de su salud no logró borrarle su sonrisa, por lo que desde su lecho la joven no dejó de orar y ofrecer los sufrimientos que sobrellevaba con la certeza de que su encuentro con Dios estaba cerca.
Fue por ello que un día, en un trozo de papel escribió su último deseo: "Estaba pensando cómo quería que fuera mi funeral. Primero poco de fuerte oración, y después una gran fiesta para todos. ¡No se olviden de rezar pero tampoco de celebrar!".
Dicho testimonio y sus fotos hablan por sí mismos, de hecho decenas de personas lo compartieron en las redes sociales, tocando los corazones de quienes la conocieron y también de los que no.

Un poco de su historia
Cecilia María (43 al momento de su fallecimiento) provenía de una familia numerosa cristiana muy comprometida con la Iglesia (tiene un tío sacerdote también) que la acompañó siempre en su voluntad al dar sus primeros votos a los 26 años como carmelita descalza y en el año 2003 al hacer su profesión perpetua.
"Ella vivía en clausura en el Monasterio de San José y Santa Teresita de Santa Fe, ubicado en avenida López y Planes 4116, dedicada a la oración y la vida contemplativa", comentó Gloria Borri de Jerkovich y concluyó: "Era conocida por ejemplar vocación, su dulzura y permanente sonrisa, además de por su esplendor al tocar el violín con una devoción muy particular".


Comentarios