mundo
Domingo 24 de Abril de 2016

"La felicidad no es una app que se descarga del celular", dijo el Papa a los adolescentes

Francisco dijo: "Vuestra felicidad no tiene precio y no se negocia, no es un app que se descarga en el teléfono móvil: ni siquiera la versión más reciente podrá ayudarlos a ser libres y grandes en el amor”.

La felicidad no es  una aplicación que se pueda descargar en el móvil, dijo el papa  Francisco el domingo a miles de adolescentes en una misa que  cerraba un fin de semana dedicado a la juventud.

“Vuestra felicidad no tiene precio y no se negocia; no es un app que se descarga en el teléfono móvil: ni siquiera la versión más reciente podrá ayudarlos a ser libres y grandes en el amor”, dijo en una homilía regada de aplausos en una plaza de San Pedro llena.

Ante unos 70 mil adolescentes llegados a Roma para un fin de  semana de eventos por el Jubileo dedicado al tema de la misericordia, Francisco también habló de relaciones personales: “Cualquier cosa, cuando se exprime demasiado, se desgasta, se estropea; después se queda uno decepcionado con el vacío dentro. Si escucháis la voz del Señor, os revelará el secreto de la  ternura: interesarse por otra persona, quiere decir respetarla, protegerla, esperarla. Y esta es la manifestación de la ternura y  del amor”.

“Muchos les dirán que ser libres significa hacer lo que se  quiera. Pero en esto se necesita saber decir no. Si no sabes decir  no, no eres libre”, insistió.  El sábado, el pontífice de 79 años confesó a 16 adolescentes.  Una de las elegidas explicó después cómo había temblado antes de  acercarse a la silla del papa. “Pero tan pronto como me senté,  sentí que estaba al lado de una persona normal, no del papa. Francisco realmente es uno de nosotros”, dijo Anna Taibi, de 15 años, al diario La Reppublica.

Más tarde, en medio de un concierto de rock y rap en el Stadio  Olímpico fue difundido un videomensaje suyo y la importancia de  los teléfonos móviles para los adolescentes actuales se vio  reflejada en su mensaje. Con un iPhone en la mano, dijo a la audiencia que vivir sin  Jesús era como no tener cobertura. “Asegúrense de ir siempre donde  hay una red: familia, parroquia, escuela”, afirmó.

 

Comentarios