Ovación
Lunes 12 de Junio de 2017

La final del básquet en Grecia terminó en un escándalo de bengalas y bombas de estruendo

El clásico helénico debió suspenderse cuando a pocos minutos del cierre, por las agresiones de los hinchas de Olympiacos a los jugadores de Panathinaikos

Panathinaikos se consagró campeón tras vencer en el quinto juego de la serie final a Olympiacos. Aunque técnicamente, el partido no terminó. Cuando faltaban poco menos de dos minutos y con el marcador favorable para el equipo verde por 66 a 49, el encuentro debió suspenderse porque los hinchas del equipo perdedor agredieron a sus adversarios.

Embed


Los jugadores de Panathiaikos escaparon rumbo al vestuario mientras desde la tribuna caían bengalas y bombas de estruendo. El ambiente en el estadio El Pireo se hizo irrespirable por el humo, y la gente comenzó a huir de las gradas.

Grecia 2.jpg