Policiales
Miércoles 29 de Julio de 2015

La fiscalía de San Jorge tuvo una extraña visita en la madrugada

Desconocidos forzaron el ingreso a la sede judicial del departamento San Martín. En principio no se llevaron nada. 

Este miércoles a la mañana empleados de la Fiscalía de la localidad de San Jorge encontraron que la cerradura de la puerta había sido violentada. Tras realizar una revisación de la oficina se detectó que quienes ingresaron al lugar aparentemente buscaban celulares que habían sido secuestrados en el marco de una investigación reciente, pero no se llevaron nada. 
La fiscalía se encuentra entre la jefatura policial y la Municipalidad, en el cuarto piso de un edificio ubicado en calle Alberdi al 1100. Este es el segundo ataque a una sede del Ministerio Público de la Acusación en la provincia, desde el inicio del nuevo sistema procesal penal. El anterior fue el incendio a la fiscalía de San Javier, ocurrido el 13 de julio de este año. 
Huellas y rastros 
El titular del Ministerio Público de la Acusación de San Jorge, el fiscal Carlos Zopegni y el jefe de la Unidad Regional XVIII departamento San Martín, comisario mayor Ramón Tarragona, estuvieron al frente ayer del procedimiento de la policía científica y criminalista que trabajó en las oficinas para levantar huellas y rastros. 
También se realizó un relevamiento sobre el material probatorio que había en el lugar, referido a las más de 4.000 causas que se llevan adelante en esa fiscalía y se determinó, a priori, que las personas que ingresaron buscaban teléfonos celulares que habían sido secuestrados en una investigación reciente. Concretamente, los ladrones revisaron bolsas de consorcio que tenían elementos secuestrados y también los cajones de escritorio de Zopegni y de sus secretarios. 
El fiscal Zopegni confirmó que la fiscalía no tiene seguridad en horas de la noche. Solo cuenta con una guardia policial en los horarios de atención y cuando cierra, la comisaría del lugar es la encargada de patrullar la cuadra. Tampoco hay cámaras de seguridad específicas para el edificio o el ingreso a la oficina de la fiscalía. 
“Tenemos una hipótesis sobre quiénes pueden ser los autores de este hecho. No vamos a revelarla porque ahora va a tener que comenzar la persecución penal de estas personas. La fiscalía está en el cuarto piso de una oficina de seis. Hay muchísima gente con acceso al edificio. Tiene que haber ocurrido entre las 21 del martes y las 6 de este miércoles. Estamos centrando la investigación en ese lapso temporal y nos estamos manejando con testigos y filmaciones que puedan haber registrado los movimientos”, explicó Zopegni. 
Y consideró que deberá producirse en el corto plazo un replanteo de las condiciones de seguridad con las que cuentan las oficinas del Ministerio Público de la Acusación en la provincia. 
“Por nuestra parte, vamos a instalar cámaras de seguridad, y estamos viendo si se puede colocar algún tipo de alarma y extender los horarios de la presencia policial. De todas maneras no se puede comparar este caso con el incendio a la fiscalía de San Javier, que realmente se trató de un atentado contra la fiscala y su equipo de trabajo”, concluyó Zopegni. 

Comentarios