Policiales
Sábado 29 de Agosto de 2015

La hermana de Acuña pidió perdón a la familia de Josefina y contó que también fue su víctima

En una entrevista, la mujer relató que el hombre detenido por el crimen de la adolescente había intentado violarla cuando ella tenía 14 años. "Lamentablemente no me sorprendió", dijo sobre lo sucedido en Concordia.

Paola Acuña, hermana de Juan Carlos Acuña, único imputado por el crimen de Josefina López que conmociona a Concordia y a la provincia, realizó impactantes declaraciones. La mujer de 38 años manifestó que intentó ser abusada por su hermano cuando tenía apenas 14 años y que como ella, existieron otros abusos con tentativas de homicidio incluso.
Paola admitió que cuando se defendió de su hermano le gatilló con un arma de fuego pero el arma estaba descargada. “Si hubiera tenido balas, esta chica de Concordia estaría viva”, dijo acongojada.
En comunicación telefónica desde Baradero (provincia de Buenos Aires), Paola mantuvo una entrevista con el sitio Diario Río Uruguay en la cual precisó que es hermana de Acuña por parte de madre, aunque de padres diferentes y admitió que estaba perfectamente al tanto de lo ocurrido en Concordia con el caso de Josefina López.
"No salí por ningún medio a hacer declaraciones, pero de alguna manera necesito pedir perdón a los familiares de esta chica”, sostuvo. "Tal vez si hubiese hecho otras cosas, esto se hubiera evitado. Yo estaría presa, pero esta familia no tendría que estar sufriendo por este maniático”, resaltó.
La mujer dijo que siempre temió por la seguridad de una de sus hijas, por una amenaza que oportunamente le hizo Acuña. 
“Cuando tenía 14 años fui manoseada por él, aunque no llegó a penetrarme”, dijo. El ataque fue en la casa donde Paola ya vivía con su pareja que era efectivo de una fuerza de seguridad. La mujer dijo que tomó el arma de su concubino y gatilló, con "la mala suerte de que el arma estaba descargada”.  


Paola comentó que su caso no fue el único, ya que “tiempo antes había atacado a una chica en las vías del tren en Baradero. La chica fue golpeada, abusada pero él no fue preso”.
“Yo no sé si es que no tuve contención o tuve miedo y no lo denuncie”, dijo sobre el ataque contra su persona. Lo concreto es que después Acuña "se fue a vivir a la ciudad de Lima y estaba juntado con una chica, con la que tuvo tres hijos allá”, pero se “propasó con la cuñada y salió disparado de allá, fue cuando se fue a Alsina, más cerca de Baradero”.
Fue después de eso que se conoció el caso en el que “golpeó a una chica, la abusó y la dejó casi muerta. Pero la chica tuvo suerte porque la encontraron pidiendo auxilio, estuvo un mes peleando por su vida en el hospital y se salvó”.
Por este hecho estuvo condenado a 7 años de cárcel pero solo cumplió poco más de 3 años, “porque le dieron la libertad por buena conducta y ahora me entero lo que este desgraciado le hizo a esa joven en Concordia”. Para Paola se trata de un cuadro irrecuperable “por eso, la verdad que no entiendo a los jueces, porque a este tipo de gente hay que darles cadena perpetua”.
Para concluir con su relato, Paola Acuña enfatizó: "Lo que me hizo a mí me marcó para toda la vida”. Insistió en solidarizarse con la familia de Josefina, “si bien por más que les diga lo que les diga, sé que no hay consuelo posible para ellos”.

Fuente: UNO Entre Ríos.

Comentarios