santafe
Domingo 13 de Marzo de 2016

“La idea es que sea un lugar social”

Con las bochas como bandera, esta entidad se erige como una de las principales integrantes de la Asociación Santafesina y su presidente, Sergio Picatto, confía en que se puede seguir creciendo: “La mentalidad de esta comisión es la de invertir”.

Casi oculto, en barrio Los Hornos existe una institución que derrocha pasión por las bochas. Es el club Granaderos que, con sus tradicionales postales de amigos, que además de disfrutar del deporte de la precisión, se congregan todos los días a disfrutar de una copa o una buena partida de cartas. Todo con la excusa de pasar un buen momento en un lugar sin igual.
No le sobra nada, ya que la tiene que pelear como todos, pero su presidente, Sergio Picatto, resaltó todas las cosas que se realizan en pos de estar a la altura de las circunstancias, mucho más si se tiene en cuenta que allí se realizará hoy el primer torneo de la temporada.
“Hace tres años tomamos las riendas del club con la idea de fomentar la parte social. Esta institución comenzó con la práctica del fútbol, después se le agregaron las bochas, que finalmente terminó siendo su única disciplina. Desde el primer momento se intentó mejorar los baños, se arregló el salón, el frente, y cambiarle un poco la cara para que el vecino se integre un poco. En sí, el club era conocido solo por la gente que jugaba a las bochas, pero el barrio casi que no lo conocía”, narró.
A lo que agregó: “Poco a poco fuimos impulsando cosas con el fin de ir mejorando día a día. Se empezó a alquilar el saloncito, a darle un poco de vida en pos de que las personas puedan acceder a cosas nuevas. Todo esto enfocado también en generar los recursos para mantener la actividad de las bochas, que es bastante difícil hoy en día para todos los clubes. Este es un deporte que no produce ganancia y que necesita de un mantenimiento en las canchas y en la afiliación a la Asociación. Vale aclarar que no todos los clubes lo hacen, pero nosotros siempre quisimos cumplir con todo. Así que esta es nuestra realidad, haciendo un poquito de esfuerzo para avanzar y darle a los socios lo mejor que podemos”.
Entre sus conceptos, dejó entrever que la economía no es un tema fácil, pero que así y todo se las arreglan para estar siempre al día: “Tenemos un cuadrito donde están siempre los últimos tres balances. El resto se va archivando. En estos momentos tenemos unos pesos a favor, que quizás sea poco, pero para nosotros es más que importante, ya que nos permite hacer un montón de cosas. La mentalidad de esta comisión es la de invertir. Entonces ya sabemos que ese superávit ya tiene un destino. Admito que a veces nos endeudamos al desarrollar determinadas cosas, pero lo hacemos sabiendo que a la larga recuperaremos la inversión y volverán a aparecer los ingresos. Cada cosa es bien pensada. Tenemos gente que siempre nos da una mano y eso nos permite mantenernos. Somos conscientes de lo que tenemos y lo que podemos hacer”. 
Ideales
“Como lo dije antes, la idea es que este sea un club social. Que el vecino, aunque no juegue a las bochas, se haga socio y disfrute de las instalaciones. La cuota es muy baja y se puede aprovechar un montón el lugar. Se pueden hacer reuniones familiares y otro tipo de acontecimientos. Nos está faltando un poco que los chicos se acerquen, pero eso no depende de nosotros, es un tema largo de explicar y debería salir de la Asociación Santafesina, que no mueve un dedo para incentivar a que los chicos se diviertan con este deporte. Se nota mucho acá en La Capital, porque en la región y otras provincias hay pibes de todas las edades jugando, incluso hay muchas mujeres. Pero acá se ve muy poco. Si es por mí, me encantaría que los chicos vengan, sería muy lindo. Es más, aquellos que quieran ir pueden hacerlo gratis, nosotros no les cobramos, porque lo que más queremos es que tengan una opción más como deporte”, expuso Sergio sobre la posibilidad latente de brindar un servicio a la sociedad.
En una de las ya recurrentes inquietudes, se le consultó al presidente el por qué eligió estar en este lugar, sabiendo que hay que brindarle mucha o más dedicación que a cualquier otra cosa. “Tengo una familia que me banca sabiendo que les quito tiempo de atención. Esto realmente es algo que uno viene mamando desde chico, en mi caso de mis padres. Mi papá fue presidente en el Club El Litoral; falleció hace dos años, pero antes le había dicho que sería presidente de Granadero y él casi me mata (risas). Esgrimió que lo único que tendría sería ingratitudes, pero yo preferí arriesgarme, porque me sentía en la necesidad de hacerlo crecer y, si no lo lograba, dejaría. Después de tanto trabajar, cuando me detengo, me digo a mí mismo «valió la pena». Por supuesto que me tocó pasar malos momentos, pero pongo el lomo y disfruto de trabajar acá. Me emociona”.
Finalmente, contó cuáles son las expectativas sobre el torneo que arranca precisamente hoy: “Las mejores. Se nos fueron varios jugadores, como pasa en la gran mayoría de los clubes, pero estamos en condiciones de hacer un buen papel. Buscamos que se sientan a gusto de venir a jugar a acá y la verdad es que me estoy llenando de satisfacciones. Me siento respetado por todo lo que hacemos y eso me pone muy contento”. 

Comentarios